© Desconocido
Los sextillizos que nacieron el pasado me de abril en Pearland, Texas, han consumado el milagro y ya están juntos en casa. Lauren y David Perkins ya pueden disfrutar de sus pequeños después de que el último de los bebés haya recibido el alta para reunirse con sus hermanos. Leah ha sido despedida con una fiesta en el hospital infantil de Texas y toda la familia unida ha celebrado que por fin están juntos.

Según informa el diario Daily Mail, Lauren y David Perkins, de Pearland (Texas) ya disfrutan de sus seis pequeños en casa. Benjamín, Leví, Andrés, Allison, Leah y Caroline nacieron el pasado mes de abril en el Texas Children's Pavilion después de 30 semanas de embarazo.

Los pequeños nacieron con pesos comprendidos entre los 430 gramos del más grande y los 280 gramos del más pequeño. A pesar de lo diminutos que eran, los bebés lograron respirar por su cuenta y salieron adelante, pero Leah no fue tan fuerte y necesitó respiración asistida y una cirugía después del nacimiento.

El más pequeño de los sextillizos tuvo que luchar mucho más que sus hermanos para salir adelante. Leah fue sometida a tres operaciones intestinales graves y fue alimentada mediante una sonda durante el tiempo que estuvo en la UCI.

Ahora los seis pequeños descansan tranquilos en su casa de Texas, ajenos a la expectación que se ha generado en torno a su nacimiento. "Estamos muy emocionados de tener a nuestros hijos bajo el mismo techo", afirman los felices padre en el citado diario, "este es un trabajo de tiempo completo, pero nos sentimos bendecidos, hemos sido elegidos para asumir esta responsabilidad".