exoplanetas
© NASA
El cinturón de asteroides "Just Right" puede ser amigable para la vida.
Astrónomos sugieren que la presencia de un cinturón de asteroides evolucionando en torno a su estrella, más la existencia de un planeta grande como Júpiter, que ejerce una gran influencia gravitacional, es determinante en la formación de vida de un planeta similar a la Tierra.

"Esto puede parecer sorprendente pues los asteroides son considerados un fastidio a causa de su potencial impacto con extinción en masa en la Tierra", destacó la NASA.

Según la teoría presentada por la investigadora Rebeca Martin de la Universidad de Colorado en Boulder y el astrónomo Mario Livio del Instituto de Baltimore, las ocasionales colisiones de asteroides con los planetas pueden proporcionar el impulso para el nacimiento y evolución de vida compleja, informa la NASA.

Basándose en modelos teóricos, las observaciones de Júpiter y las observaciones de los discos de restos de detritos en torno a estrellas jóvenes, Rebeca Martin explica que hasta el momento, de todos los sistemas planetarios observados, solo una pequeña fracción tiene un planeta gigante como Júpiter, "justo capaz de producir una cintura de asteroides adecuada", según NASA.

El cinturón de asteroides es una zona del Sistema Solar entre las órbitas de Marte y Júpiter por donde transitan, tal como lo dice el nombre, innumerables asteroides. Algunos de ellos, como Ceres, Palas, Vesta, Higia y Juno, se caracterizan por tener una masa mucho mayor al resto.

Toda la masa junta del cinturón de asteroides corresponde al cuatro por ciento de la masa de la Luna.

La influencia de Júpiter juega un papel gravitatorio importante sobre los cuerpos celestes en el Sistema Solar. Los que están con órbitas en su cercanía, como los asteroides del cinturón, o los que pasan vecinos a este gran planeta, como es el caso de algunos cometas, se ven influenciados en su viaje en torno al Sol.

Cuando sus órbitas cambian, algunos de ellos pueden ser desviados a pasar cerca de la atmósfera terrestre y causar impactos.

El planeta es un gigantesco cuerpo gaseoso, formado principalmente por hidrógeno y helio, que no tiene una superficie interior definida. Tiene un radio 1,068 veces el Sol desde su centro. Es once veces el diámetro de la Tierra pero mucho menos denso. Su volumen es de solo 1,3 veces la Tierra, pero su masa, es de 318 veces la de nuestro planeta.