egresados universitarios chinos
© STR/AFP/Getty Images
Estudiantes universitarios y egresados se sientan en la acera ofreciendo servicios de tutoria, en Xi'an, provincia de Shaanxi, China. Milliones de profesionales en China se están encontrando sin ninguna promesa de empleo, o terminan haciendo labores para los cuales están sobrecalificados.
Millones de estudiantes universitarios que se gradúan cada año en China se enfrentan a esta dura realidad: un título universitario ya no garantiza un buen puesto de trabajo. De acuerdo a un economista de Hong Kong, no hay una solución fácil, ya que los problemas estructurales con la economía basada en el sector manufacturero limitan la necesidad de la educación superior.

Educadores, analistas, y la prensa estatal comentaron recientemente sobre la difícil situación de los egresados universitarios en China. Un informe de 2012 de MyCOS Institute, una firma de investigación educativa con sede en Beijing, proporciona algunas cifras que dan una idea aproximada de la magnitud del problema, los expertos coinciden en que las cifras relacionadas con el empleo en China no son generalmente muy confiables.

Según MyCOS, cerca de 570.000 estudiantes que se graduaron en 2011 aún no han encontrado empleo, lo que representa aproximadamente el ocho por ciento de los 7,58 millones de graduados en ese año.

Además del desempleo, también existe el problema del subempleo que enfrentan los egresados universitarios en China. El informe de MyCOS no dice cuántos de aquellos que tienen puestos de trabajo están haciendo un trabajo adecuado a su nivel educativo, pero el problema de los profesionales llevando a cabo labores para los cuales su grado no es requerido ha sido ampliamente discutido en la prensa china.

Los analistas creen que una disminución en la demanda de la mano de obra asociado con títulos universitarios junto con un creciente número de graduados, ha llevado a la actual presión de empleo, informó el portavoz estatal Xinhua. Observadores académicos atribuyeron la causa del problema a las universidades matriculando demasiados estudiantes, de acuerdo a China Daily.

Larry Chang, catedrático de finanzas en la Universidad China de Hong Kong, está de acuerdo con la opinión común de que existe una sobreoferta de graduados universitarios en China, pero él va más allá de la opinión generalmente aceptada sobre el motivo por el que hay una sobreoferta.

En un artículo ampliamente difundido en páginas web chinas, Lang relaciona el desempleo a la manera como está establecida la economía china usando su teoría económica 6+1.

Según la teoría 6+1, hay una cadena de producción dura y seis cadenas de producción suaves en una cadena industrial para casi cualquier tipo de producción. La cadena dura representa procesamiento y fabricación, y las seis cadenas suaves consisten en diseño de producto, adquisición de materias primas, logísticas y transporte, procesamiento de pedidos, gestión de ventas al por mayor y venta al por menor.

En esta cadena industrial, la cadena de procesamiento-manufactura es el paso en el proceso laboral que crea el 10 por ciento del valor del producto, y las otras seis cadenas, vitales en el proceso de creación de valor, crean el restante 90 por ciento.

Lang toma como ejemplo una muñeca Barbie. El precio de venta de una muñeca Barbie es de casi 10 dólares en almacenes Walmart en Estados Unidos. En esta cadena de industria internacional, las seis cadenas, propiedad de las empresas fuera de China son responsables por 9 dólares de ese precio, mientras que la cadena dura, que es la fabricación en China, solo puede tomar el crédito por 1 dólar.

Lo que es cierto de la muñeca Barbie aplica a gran parte de la producción económica de China. La competencia económica global es feroz, y los vínculos más rentables en la cadena de producción a menudo no son controlados por empresas chinas.

La explicación de Lang ayuda comprender una observación hecha por Huang Teng, presidente de la Universidad Internacional de Xi'an y presidente de la Junta de Síndicos de la universidad. Huang dijo a China Daily que en comparación con los países desarrollados, China no cuenta con demasiados estudiantes universitarios, son muy pocos.

Debido a que China, según Lang, no controla las medidas económicas que siguen a la fabricación, su economía difiere de las de los países desarrollados.

Lang dice que los chinos asumieron erróneamente que fomentar más estudiantes universitarios ayudará a la economía a desarrollarse más rápidamente, sin darse cuenta que la premisa de esta teoría es en realidad defectuosa.

Según Lang, a fin de que los egresados universitarios puedan encontrar un empleo apropiado, China necesita las seis cadenas suaves en la cadena industrial, en vez de una única cadena dura.

Tomando una fábrica como ejemplo, Lang señala que desde el gerente hasta el agente de seguridad, ninguna posición requiere de un título universitario para cualquiera de sus obreros.

Debido a que la actual estructura industrial en China se basa principalmente en la cadena dura, Lang concluye que ésta es la causa fundamental del desempleo y el subempleo de los egresados universitarios.

El problema de empleo que enfrentan los jóvenes instruidos en China crea distorsiones futuras en el mercado laboral. Si los estudiantes no pueden conseguir trabajo después de graduarse de la universidad, es posible que decidan continuar estudiando, consiguiendo más y más títulos. Por consiguiente, según Lang, los estudiantes se les hace incluso menos probable conseguir un puesto de trabajo que se adapte a su nivel educativo. Los estudiantes muy cultos pueden eventualmente quitarle puestos de trabajo a los que tienen menos educación, pero cuya educación es más adecuada para los puestos a cubrir.