El nuevo cohete de la NASA Space Launch System está siendo probado en el túnel transónico de la agencia en Langley, en Virginia.
© nasa.gov
La NASA está probando su nuevo cohete gigante Space Launch System (SLS) que, entre otras misiones, tendrá la capacidad de volar a un asteroide. Pero antes de que pueda hacerlo, debe ser probado en el túnel del viento.

La primera misión del cohete más allá de la órbita terrestre tendrá lugra no antes de 2017, siempre que el programa no caiga en un 'precipicio fiscal'. En este momento, los ingenieros de la NASA están ocupados ultimando el diseño del vehículo de lanzamiento, y prueban un modelo de 10 pies en el túnel transónico de la agencia en Langley, en Virginia.

"La prueba incluye el mayor modelo de vehículo integrado para ser probado en el túnel de viento para el SLS", asegura John Blevins, Ingeniero Principal de Aerodinámica y Acústica del SLS "Va a simular el entorno de vuelo transónico que el cohete SLS realizará durante su vuelo".

La información obtenida de las pruebas de túnel de viento proporcionará datos sobre las fuerzas estructurales que el SLS soporta durante el lanzamiento y la aceleración desde un vuelo subsónico a supersónico.

En septiembre de 2011 la NASA presentó su nuevo sistema de lanzamientos espaciales, el Space Launch System (SLS), destinado a transportar al hombre a los asteroides y a Marte. Está previsto que el primer lanzamiento de prueba de un vuelo tripulado tenga lugar en 2021. Se calcula que el coste del innovador vehículo será de unos 18.000 millones de dólares.