© Desconocido
Los drásticos sacrificios que algunos actores le imponen a su cuerpo tienen a veces consecuencias importantes, como la decisión de Ashton Kutcher de someterse a una estricta dieta a base de fruta para meterse mejor en la piel del personaje que interpreta en su próxima película, el fundador de Apple Steve Jobs.

El actor de 34 años confesó durante su paso por el festival de Sundance, donde precisamente se presentó la película 'Jobs', dirigida por Joshua Michael Stern, que acabó en el hospital dos días antes de comenzar el rodaje, según ha informado el diario 'USA Today'.

"Estaba doblado por el dolor, y los niveles de mi páncreas estaban completamente fuera de lo normal, lo que fue aterrador teniendo en cuenta las circunstancias", apuntó el intérprete de Cedars Rapids (Iowa). Kutcher se refería al hecho de que Jobs falleció el año pasado a consecuencia de un cáncer de páncreas, un personaje también habituado a la dieta estricta de frutas, nueces y otros granos. La conclusión del ex marido de Demi Moore es que esa clase de régimen puede desembocar en problemas serios para la salud, por lo que recomienda abstenerse.

Además de los hábitos alimenticios, el protagonista de 'Dos hombres y medio' aseguró a un grupo de periodistas reunidos en Park City (Utah), sede del festival fundado por Robert Redford, que invirtió muchas horas en estudiar los gestos y la forma de hablar del genio informático, identificado con la pasión por la tecnología de Jobs.

Habló además de la determinación del californiano. "Era un hombre que fracasaba y se volvía a subir al caballo, algo con lo que todos nos podemos identificar de alguna manera".

Pese a las horas de estudio y el esfuerzo por entender al personaje, la cinta no ha salido muy bien parada tras su paso por Sundance, aunque la figura de Kutcher se salva de la quema. Es, de momento, su proyecto más ambicioso como actor.