Seis focas dibujadas en el interior de la Cueva de Nerja tendrían una data de 43 mil años, el registro más antiguo para una obra de arte.
© Desconocido
Seis pinturas rupestres de la Cueva de Nerja -en España-, que representan a focas y que tienen una antigüedad de entre 42 mil y 43.500 años, podrían convertirse en el registro más antiguo de arte hallado hasta ahora y en el primero no atribuible a los Homo sapiens. Esto, porque los científicos que las analizaron postulan que podrían haber sido realizadas por neandertales, lo que según José Luis Sanchidrián, profesor de Prehistoria de la Universidad de Córdoba y líder de la investigación, "es un bombazo académico".

Sanchidrián explicó a EFE que un conjunto de restos orgánicos hallados junto a las pinturas -exactamente a 10 centímetros de éstas- fueron mandados a datar a un laboratorio experto en el área, en Miami, EE.UU., cuyos resultados arrojaron una antigüedad de 42.000 a 43.500 años. Ahora intentarán extraer un velo de pintura de los dibujos para hacer el mismo procedimiento y confirmar el hallazgo.

Hasta ahora, el Mamut de Vogelherd, descubierto en 2006, en Alemania y con una data de 35 mil años, era considerado la obra de arte más antigua de la humanidad. Se trata de una pequeña figura de marfil con forma de mamut y que fue tallada en un pedazo de colmillo de este animal hace 35 mil años, por los cromañones que habitaron esa región europea.

¿Neandertales?

El experto de la U. de Córdoba dice que los restos de carbones analizados estarían relacionados con la iluminación de las pinturas, ya sea para realizarlas o para verlas. "La fecha obedece a neandertales, por lo que se nos abre una expectativa increíble. Los carbones están al lado de las focas, que no tienen parangón en el arte paleolítico, y sabemos que los neandertales comían focas", dijo el experto a EFE.

Sanchidrián dice que a lo anterior se suma el hecho de que no existen pruebas de que nuestra especie (los Homo sapiens) irrumpiera en la península Ibérica de sur a norte, ni tampoco existen muestras similares de arte en el norte de Africa.

Para el conservador de la cueva, Antonio Garrido, aunque hasta ahora, las dataciones de restos orgánicos más antiguos encontrados en esta cueva son de 24.480 años, del período gravetiense del Paleolítico superior inicial, mientras que los restos humanos más remotos son de 19.000 años.