© USGS
Terremotos de 5,0 grados en Mindanao y 5,2 grados en Masbate
Dos temblores de al menos 5,0 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudieron en las pasadas 24 horas las regiones central y sur de Filipinas, sin que se informara de víctimas o daños en el primer seísmo, mientras que el segundo, de 5,2 grados, dejó nueve personas heridas y ocasionó daños a comercios y edificios. No se alertó de tsunamis en ninguno de los incidentes.

El primer temblor, de 5,0 grados, se produjo en la noche del lunes, a las 21.58 (13.58 UTC) en la provincia de Davao del Sur y con epicentro en las coordenadas 5,35ºN, 125,79ºE, a unos 36 kilómetros al sureste del municipio de Sarangani o a 1.144 kilómetros al sur de Manila.

El hipocentro del terremoto de origen tectónico se localizó a 5 kilómetros de profundidad, según datos del Instituto Filipino de Vulcanología y Seismología (Phivolcs). El seísmo se sintió con intensidad I en la ciudad de General Santos y no generó expectativas de ocurrencia de réplicas.

El segundo temblor, de 5,2 grados de magnitud en la escala de Richter, ocurrió a las 7.06 de hoy (23.06 UTC del lunes 5 de marzo) y su epicentro se situó en las coordenadas 12,40ºN, 123,63ºE, a 3 kilómetros al norte de la ciudad de Masbate o a 387 kilómetros al sureste de la capital. El hipocentro del temblor, también de origen tectónico, se ubicó a 23 kilómetros de profundidad.

Este segundo temblor arrastró tres réplicas, uno de 3,5 grados y dos de 3,3 grados en un periodo de 20 minutos y ocasionó daños a infraestructuras. Además, llevó a las autoridades locales a suspender las clases en la ciudad de Masbate.
El movimiento telúrico ocasionó destrozos en escaparates de algunos comercios y heridas leves a nueve personas, que fueron tratados en el hospital provincial de Masbate. También provocó el derrumbamiento de un edificio abandonado y el pánico entre algunos habitantes.

El seísmo se sintió con intensidad VI en la ciudad de Masbate, intensidad IV en la provincia de Sorsogon, intensidad III en Samar del Norte, intensidad II en la ciudad de Legaspi (sureste de Luzón), e intensidad I en municipios del norte de la isla de Aklan.

Los seísmos se producen dos meses después de otro de 6,9 grados en la provincia de Negros Oriental, el pasado 6 de febrero, el mayor ocurrido en el país este año y en la que más de medio centenar de personas murieron, mientras que otras sesenta siguen dadas por desaparecidas.