© DPA
La operación de rescate de los nueve mineros atrapados en una mina en el sur de Perú terminó hoy con éxito en presencia del presidente del país, Ollanta Humala, y en medio de la expectativa general de los peruanos, que la vieron en directo por televisión.

Los mineros, en aparente buen estado a pesar de haber quedado atrapados desde el jueves pasado, salieron del túnel principal de la mina poco después de las 07.00 de la mañana (12.00 GMT) y fueron recibidos por sus familiares, el presidente Humala y miembros de su gobierno.

Los rescatados han sido identificados como Jacinto Pariona, de 59 años, su hijo Roger Pariona, de 32; Félix Cucho Aguilar, de 41; Edwin Bellido, de 34, y los hermanos Santiago y Juan Tapia, de 22 y 23 años, respectivamente.

Además fueron socorridos, Carlos Huamaní, de 47 años, Jesús Ccapatinta Raymi, de 35, y Julio César Huayta, de quien no se tiene otros datos.

Tras el rescate, dos de los mineros afirmaron a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) que vivieron un "infierno" durante los días que permanecieron atrapados.

Bellido relató que dentro del socavón tenían un área de unos 50 metros y que bailaban y corrían para pasar sus días.

Era "un lugar feo, de barro. Nos contábamos chistes y por la manguera preguntábamos qué día era", precisó.

"Que se sientan contentas mis hijitas porque casi he vuelto a vivir", señaló Bellido dirigiéndose a sus dos pequeñas hijas.

Jesús Ccapatinta, otro de los mineros rescatados, también señaló que dentro del socavón afrontaron "un infierno y un calvario", aunque también anunció que espera seguir trabajando en las minas, pero con mayores medidas de seguridad.

Aunque el derrumbe se produjo el pasado jueves a mediodía, los trabajos profesionales de rescate comenzaron el sábado con la participación de expertos de grandes empresas mineras.

Los especialistas que llegaron a la mina tuvieron que construir un encofrado de madera en el túnel de acceso para evitar los constantes derrumbes que retrasaron el rescate.

La mina de cobre había sido abandonada en los años 90 pero su entrada no fue dinamitada como exige la ley y, desde entonces, ingresaron los denominados mineros informales sin las adecuadas condiciones de seguridad.

"Tarea y misión cumplida", afirmó satisfecho Humala tras concluir hoy el rescate.

El gobernante advirtió, sin embargo, del peligro en el que trabajan los mineros informales y ratificó los esfuerzos que hace su gobierno por formalizarlos y regularizar esta actividad.

Añadió, en ese sentido, que el Ministerio Público y la Contraloría tendrán que actuar frente a las empresas informales que están "explotando" a los trabajadores mineros.

"Estos trabajos de minería informal ponen en riesgo la vida y estabilidad de las familias, necesitamos formalizar" el sector, reiteró.

El gobernante reveló, además, que entre los mineros liberados está un exartillero del Ejército, al que no identificó, y que lo acompañó en la rebelión que protagonizó en el año 2000 contra el gobierno de Alberto Fujimori.

En la zona de la mina informal también estuvieron los ministros de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana Jara, de Energía y Minas, Jorge Merino, y de Salud, Alberto Tejada.

Durante los siete días que permanecieron atrapados los trabajadores recibieron aire, alimentos y bebidas a través de una manguera que también permitió que se comunicaran con el exterior.

Los nueves mineros, con gafas de sol, fueron atendidos inicialmente por personal sanitario y serán ingresados en centros hospitalarios de Ica, a 38 kilómetros de distancia de la mina, para ser examinados, al tiempo que también recibirán ayuda psicológica junto a sus familiares.

Según varios expertos que participaron en el rescate, es previsible que en los próximos días se ordene el cierre definitivo del túnel y se dinamite la entrada a la pequeña mina de cobre.