© Desconocido
Desde que el Consejo Directivo del Parlamento peruano decidiera el pasado 14 de diciembre aprobar una ley para aumentar en gran medida el bono de representación de los legisladores, los peruanos han realizado constantes manifestaciones para su anulación.

Ante esto, la Mesa Directiva y la Junta de Portavoces por unanimidad acordaron "dejar sin efecto el acuerdo referente al incremento de la función de representación", declaró el martes el presidente del Congreso, el parlamentario por Gana Perú Víctor Isla.

Isla alegó que "no se ha explicado correctamente a la población y no se ha entendido" el por qué de este incremento en el sueldo de los congresistas, que según la ministra de Justicia, Eda Rivas fue un aumento "disfrazado".

La medida permitía una subida de 4.400 euros mensuales en concepto de gastos de representación, la cual recibió muchas críticas de la ciudadanía y los medios de comunicación peruano desde un principio.

La presión puesta por los peruanos indignados, trasmitida por la prensa en Lima, obligó al Congreso a invalidar la recién emitida ley de aumento en los gastos de representación.

De acuerdo con un sondeo realizado en 2012, el Parlamento peruano sufre gran descredito entre los ciudadanos. Casi el 65 % de los peruanos no se siente representado por ese poder del Estado.