© Desconocido
El "nudista caminante" Stephen Gough pasó más de seis años en prisiones de Escocia por negarse a usar ropa. Las autoridades han dejado en claro que no quieren mantenerlo tras las rejas, pero el caminante no renuncia a sus principios.

Su liberación más reciente ocurrió el viernes pasado, pero se espera que no pase mucho tiempo antes de que vuelva a la cárcel. Hasta ahora la cuenta va por 18 sentencias.

Así se va escribiendo el libreto de la disputa más prolongada y posiblemente más extraña entre un individuo y las instituciones encargadas de imponer la ley en el Reino Unido.

Libre por segundos

Algunas de las temporadas que Gough ha pasado en libertad han durado apenas unos segundos. Una vez se lo arrestó por negarse a vestirse para salir de prisión.

Los delitos por los que ha sido sentenciado incluyen quebrantamiento del orden público y desacato al tribunal.

El nudista, un ex infante de marina de 53 años, ha recorrido largos trechos del territorio británico llevando sólo botas, medias, una mochila y, a veces, un sombrero.

En Inglaterra escapó de la policía, pero en Escocia no dieron ese beneficio. La fuerza de seguridad y los tribunales allá consideran que andar desnudo en público es una perturbación de la paz.

La actitud de Gough también se radicalizó. El caminante se niega a vestirse para asistir a los juicios o en la estación policial.

Pero esta situación ya está cansando a al menos una de las partes. Y no es la del nudista.