inflamación y el alzhéimer
© Desconocido
Se calcula que el número de personas con alzhéimer se incrementará en los próximos años.
Una multiproteína proinflamatoria, denominada NLRP3, puede, según un artículo que se publica en Nature, contribuir en el desarrollo y progresión de la enfermedad de Alzhéimer. Los autores creen que este hallazgo podría contribuir al desarrollo de terapias que, al bloquear la molécula, podrían ser eficaces.

Se estima que el número de personas con alzhéimer va a ir aumentando dramáticamente en las próximas décadas. Varios equipos de investigadores en todo el mundo están investigando con precisión cómo se desarrolla la enfermedad. En este trabajo, un equipo de científicos bajo la dirección de la Universidad de Bonn y la Universidad de Massachusetts (EE.UU.), con la participación del Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas, han descubierto que esta nueva vía de señalización identificada en ratones está involucrada en el desarrollo de la inflamación crónica que causa un mal funcionamiento de las neuronas y su muerte.

Memoria espacial

Según los científicos de la Universidad de Bonn, al bloquear la proteína NLRP3 en un modelo animal del alzhéimer se logra una protección en cuanto a la pérdida de la memoria espacial. El equipo de Eicke Latz también ha visto que este bloqueo evitaba la inflamación en el cerebro al reducir los niveles del péptido beta amiloide en la enfermedad de alzhéimer.

Los investigadores también estudiaron cerebros humanos post mortem de pacientes con alzhéimer y encontraron pruebas que apoyan la relación entre la proteína NLRP3 y la inflamación cerebral característica de la enfermedad. En conjunto, afirman, los resultados apoyan la hipótesis de que la proteína beta-amiloide induce la activación de NLRP3 y favorece así la progresión del alzhéimer a través de la inflamación.