© Agencia Reforma
Antes de entrar en la atmósfera terrestre, el meteorito pudo haber tenido un peso de 45 mil 359 kg.
Una serie de fragmentos de meteorito que cayó en California, el 22 de abril pasado, forman parte de una condrita carbonácea, uno de los más extraños objetos que ha caído en la Tierra, revelan estudios de la Universidad de California en Davis, SETI y la NASA.

Los objetos, que han sido llamados Sutter's Mill, en honor al sitio donde algunos de los fragmentos fueron hallados, sobrevivieron a una entrada a 28.6 kilómetros por segundo que superó los récords de alta velocidad, reporta Peter Jenniskens, investigador del SETI en la más reciente edición de la revista Science.

"Puede haber provenido de una órbita cercana a aquella de una familia de cometas de Júpiter. El meteorito pertenece a una rara y primitiva clase de meteoritos que contienen algunos de los materiales más viejos en el sistema solar", señala el especialista.

"La mineralogía y otras características geoquímicas de esos fragmentos son inesperadamente diversas y complejas, sugiriendo que las superficies de los asteroides que engendran estos meteoritos son más complejas que lo que se pensaba anteriormente".

Los investigadores estiman que el meteorito se formó hace 4 mil 500 millones de años, y pudo desprenderse de su cuerpo matriz, que pudo ser un asteroide o un cometa, hace unos 50 mil años, cuando inició su viaje que terminó sobre el cielo de California, Estados Unidos.

"Mientras viajaba a la Tierra, viajó en una órbita excéntrica alrededor del sistema solar, cruzando Júpiter, el Sol, pasando por Mercurio y Venus", añade Jenniskens.

"Cuando entró cayó mucho más rápido que el objeto que cayó en 2008 en Sudán. Si hubiera sido un objeto más grande pudo haber generado un desastre, pero parece ser una historia con un final feliz en este caso", añade Qing zhu Yin, geólogo de la Universidad de California en Davis.

Antes de entrar en la atmósfera terrestre, el meteorito pudo tener un peso estimado de 45 mil 359 kilogramos, pero ante la fricción con la atmósfera terrestre se desintegró, por lo que investigadores y coleccionistas privados han recobrado menos de un kilo de material.

Objetos como Sutter's Mill pudieron haber caído en océanos de la Tierra primitiva, creen los investigadores, por lo que este nuevo objeto les permitirá identificar algunos de los materiales clave que pudieron dar origen a la vida en el planeta.