© NASA
Eyección de masa coronal del 23 de enero de 2013.
Una eyección de masa coronal (CME) del Sol expulsada el 23 de enero causó esta mañana una tormenta geomagnética, especialmente a nivel de los polos.

A las 0 hora UTC del sábado se anunció que la llegada de las partículas de masa coronal impulsadas por el viento solar, afectarían la Tierra especialmente entre las 01:00 y 13:00 hora UTC, en las zonas polares, en latitudes sobre 65 grados, informa el Centro de Previsión Espacial de la Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

A las 1:36 hora UTC la tormenta geomagnética era activa, según informa NOAA.

Una actualización extendió la alerta hasta las 13:00 hora UTC del 27 de enero.

Las eyecciones de masa coronal o CME están compuestas por las partículas cargadas electromagnéticamente del plasma solar.

Los principales impactos son leves fluctuaciones en las corrientes eléctricas y la aurora podrá ser visible en Canadá y Alaska.

Las tormentas geomagnéticas solares se producen cuando los iones cargados electromagnéticamente provenientes del Sol chocan con el campo magnético que protege la Tierra y la derivan a nivel de los polos. Esto causa un cambio de polaridad de las partículas con la consiguiente aurora austral y boreal.

Varias expulsiones de masa coronal menores se registraron el 23 de enero. Una de ellas es la que alcanzó a la Tierra el sábado con características leves, las demás eran dirigidas hacia otras direcciones.

"En el pasado, las CME de esta velocidad (del viento solar) no han causado tormentas geomagnéticas sustanciales. Estas a veces causan auroras cerca de los polos, pero es probable que afecten los sistemas eléctricos en la Tierra o interfieran con GPS o sistemas basados ​​en satélites de comunicaciones", comunicó previamente la NASA.