© PRI | Policía de West Yorkshire
´Estoy patidifuso. No me esperaba esto´, señaló Stan Worby, de 39 años, a la cadena británica ITV.
Un repartidor de comida china confesó hoy ser el hombre que disfrazado de Batman entregó en una comisaría de policía inglesa a un delincuente, que resultó ser amigo suyo y con el que había pactado esta "broma".

Stan Worby, de 39 años, concedió hoy una entrevista a la cadena británica ITV para dar su versión de lo ocurrido en la madrugada del 25 de febrero en Bradford, suceso que ha dado la vuelta al mundo desde que se difundieran ayer imágenes de los hechos.

"Estoy patidifuso. No me esperaba esto" afirmó Worby, que se siente especialmente molesto por haber sido definido como un "justiciero rechoncho" después de que se viera en las imágenes divulgadas por la policía a un Batman poco atlético escoltando hasta la comisaría a un individuo.

"Llevaba puesto el chándal debajo. No puedo llevar sólo esto (el disfraz), es demasiado fino", explicó el repartidor en alusión a las temperaturas invernales de Inglaterra.

Según su versión, Worby acompañaba a su amigo Daniel Frayne, de 27 años, a la comisaría, después de que éste último fuera requerido por las autoridades acusado de delitos de fraude y manipulación de objetos robados.

El repartidor aceptó compañarle a la 01.30 de la madrugada del 25 de febrero tras haber asistido a la final de la Copa de la Liga inglesa que el que el Bradford perdió ante el conjunto galés Swansea y ambos acordaron que se disfrazara del popular superhéroe.

El disfraz, más cercano a los grises y negros de la versión de "Batman" de los 60, ha provocado carcajadas dentro y fuera del Reino Unido.

"Obviamente se trataba de una broma. Algo entre Daniel y yo", aseguró Worby en la entrevista.

La policía de West Yorkside publicó un mensaje en su página de Facebook para dar con el misterioso justiciero, que únicamente dijo "he capturado esto para vosotros" antes de "desvanecerse en la noche para luchar contra el crimen y el miedo en Bradford", según las autoridades.