© NASA
El director Charles Bolden aseguró que la agencia espacial está tratando de desarrollar tecnologías que desvíen un objeto que pudiese pasar cerca de la Tierra.

Charles Bolden, director de la NASA, recomendó rezar en caso de la aparición de un nuevo asteroide, debido a la ausencia de un sistema operativo de destrucción de cuerpos celestes.

En respuesta a la pregunta sobre una estrategia o un sistema operativo de destrucción de cuerpos celestes peligrosos, Bolden advirtió que es imposible crearlos a corto plazo. Incluso, una misión espacial con armas nucleares requeriría una gran cantidad de tiempo.

"Con la información de la que disponemos, no conocemos ningún asteroide que vaya a poner en peligro a la población de Estados Unidos. Pero si eso ocurre en las próximas tres semanas, recen", dijo al Comité de Ciencia de la Cámara de Representantes.

John Holdren, asesor de ciencia de la Casa Blanca, aseguró que la NASA está tratando de desarrollar tecnologías que desvíen un objeto que pudiese pasar cerca de la Tierra.

"Las posibilidades de que un objeto cercano a la Tierra nos golpee provocando una enorme cantidad de víctimas y destrucción de infraestructuras son muy pequeñas pero las consecuencias potenciales de tal acontecimiento son tan grandes que tiene sentido asumir seriamente el riesgo", comentó Holdren.

El pasado 15 de febrero un meteorito cayó en la región rusa de los Urales. La onda expansiva causó daños en edificios de seis ciudades y más de mil 200 personas resultaron heridas. En marzo el Ministerio de Emergencias ruso anunció que organizará un departamento que se dedique a prestar asistencia a la población en caso de un "ataque espacial".