© Desconocido
Polémica foto de un supuesto ET accidentado en Roswell, Nuevo México, en 1950
Datos sobre los secuestradores de aviones el 11S o evaluaciones sobre el "incidente Roswell" son parte de las revelaciones que el FBI pone a disposición del público en una nueva desclasificación de información. El informe del FBI sobre Roswell devela la presencia de tres alienígenas tripulando naves sobre Nuevo México.

El FBI (Federal Boreau of Investigation) publicó más de 2.000 documentos digitales en una "sala de lectura virtual", donde presenta investigaciones sobre Al Capone, Marilyn Monroe y los secuestradores de aviones del 11 de septiembre de 2001. La sala es llamada "The Vault".

"El nuevo sitio incrementó de manera significativa el número de archivos del FBI disponibles al público, aumenta la velocidad por la que esos archivos pueden ser vistos y contiene un robusta capacidad de búsqueda", sostiene David Hardy, Jefe de la Administración de Archivos del FBI. "Esto refleja el fuerte compromiso para construitr veracidad y confianza sobre los archivos del bureau".

Según publica Fox News, algunos de los documentos lanzados por petición a través del Acta de Libre Información incluyen detallada información acerca de la cronología de los movimientos de los secuestradores de aviones anteriores al 11S, incluídos sus registros telefónicos y los vuelos de entrenamiento realizados en Florida y New Jersey.

Sin embargo, la revelación más sorprendente es la del caso Roswell, cuando un ovni supuestamente chocó en el desierto de Nuevo México en 1950. El documento, perteneciente al agente especial Guy Hottel con oficina en Washington, revela el envío de un memo al director de la oficina en marzo de 1950.

"Un investigador de la Fuerza Aérea sostuvo que tres de los llamados 'platillos voladores' fueron recuperados en Nuevo México", reporta el documento fechado en marzo de 1950. "Fueron descritos como de forma circular y con puntas en el centro, de unos 50 pies de diametro. Cada uno estaba ocupado por tres cuerpos de forma humana pero de sólo 3 pies de alto (90 cm), vestidos con trajes metálicos de fina textura. Cada cuerpo estaba sujetado de la misma forma que se usa en los testeos de aviones de alta velocidad".

"De acuerdo con el informante, los platillos fueron hallados en Nuevo México porque el gobierno disponía de radares de alta potencia en el área y se presupone que esos dispositivos causaron un mal funcionamiento en los platillos. No se intentaron nuevas evaluaciones posteriores al hecho".