La Ciencia del Espíritu
Mapa


2 + 2 = 4

La ardua tarea de educar a quien cree saber

© Desconocido
La educación es un proceso que no es sencillo... Mucho más aún si a quien queremos moldear tiene ciertas convicciones que lo hacen poco permeable: ¿cómo podemos abrir estas barreras de manera eficiente?

Educar es un arte que nunca terminamos de desarrollar: expande nuestras capacidades y es la forma más eficiente de aprender. Pero a veces ¡cuesta mucho!

El nivel de desafío con el que nos encontramos al educar está marcado en gran medida por el grado de conocimiento que poseen tanto el educador como el educando. Dicho de otra manera, la calidad de información que tienen los cerebros de quienes participan del acto educativo es la que determinará qué tan exitoso será el anclaje de un nuevo aprendizaje y qué tipo de impacto tendrá en nuestra vida y en la de los demás.

En el panorama ideal, y que probablemente muchos soñamos encontrarnos cuando comenzamos a educar, es el de un docente que quiere transmitir un conocimiento y un alumno que pretenda aprenderlo. Como ya habrán podido comprobar, éste no es exactamente el campo de acción más frecuente. No siempre el alumno busca sapiencia, ni tampoco el docente desea darla... A veces los contenidos que ofrecemos no coinciden con lo que buscan aprender, y así podríamos seguir enumerando variables durante un laaaargo rato. La realidad es que no siempre tenemos claro qué está pasando en este proceso interactivo. Entender las etapas por las que transita quien aprende puede aclarar el panorama.

Comentario: Para complementar este artículo, recomendamos leer la serie Gurdjieff y la Neurociencia.


People

Falsa Autoconfianza: la máscara del autoengaño

Falsa Autoconfianza: la diferencia entre autoestima y autoconfianza

En el artículo de hoy voy exponer el concepto de la falsa autoconfianza. Es habitual hablar de la importancia de la autoestima. Sentirse bien con uno mismo es fundamental para nosotros mismos y para relacionarnos con los demás. Sin embargo, los psicólogos y los coaches también hacen referencia a la autoconfianza (autoeficacia), conscientes de la relación que ésta tiene con la autoestima.

© Flickr
Para entender mejor la diferencia entre autoconfianza y autoestima, antes hablaré del autoconcepto o el conocimiento de uno mismo. El autoconocimiento es lo que la persona cree o piensa sobre sí misma. La mayoría de expertos interpretan el autoconcepto como un conjunto integrado de factores del yo, básicamente tres: cognitivos (pensamientos), afectivos (sentimientos) y conativos (comportamientos), que de identificarlos individualmente podrían clasificarse de la siguiente forma: el primer factor, autoconcepto propiamente dicho; el segundo factor como autoestima; y el tercero como autoeficacia o autoconfianza. Antes de hablar de la falsa autoconfianza, nos centraremos en la autoeficacia.

Comentario: Recomendamos leer también:

El curioso efecto Dunning-Kruger: cuanto menos sabemos, más creemos saber
Síntomas de una época: el Efecto Dunning y Kruger


Gear

Cómo funciona realmente nuestra mente: 10 estudios en Psicología contrarios a la intuición

Lo que siguen son 10 descubrimientos hechos en el campo de la psicología que probablemente te sorprendan ya que nos gusta pensar que somos diferentes a lo que ellos indican, si quieres saber de lo que hablo sigue leyendo.
Imagen
1. Disonancia cognitiva:

Este es quizás uno de los más raros e inquietantes descubrimientos psicológicos. La disonancia cognitiva es la idea de que encontramos difícil mantener dos creencias contradictorias, así que inconscientemente ajustamos una para hacerla encajar con la otra.

En el clásico estudio de Festinger y Carlsmith, los estudiantes encontraron que una tarea aburrida era más interesante si se les pagaba menos por realizarla. El pensamiento inconsciente era este: si no lo hice por dinero entonces debí haberlo hecho porque era interesante. Y mágicamente, una tarea aburrida se convertía en interesante porque de otra forma no puedo explicar mi comportamiento.

La razón por la que es inquietante es que nuestra mente probablemente realiza esta clase de racionalizaciones todo el tiempo sin nuestro conocimiento consciente. Entonces, ¿cómo sabemos lo que realmente pensamos?

2. Las alucinaciones son comunes

Las alucinaciones son como soñar despiertos y solemos pensar que son indicadores de una enfermedad mental grave. De hecho son más comunes entre la gente "normal" de lo que solemos imaginar. Un tercio de nosotros reporta haber experimentado alucinaciones, con un 20% experimentándolas una vez al mes y un 2% una vez a la semana (Ohayon, 2000).

Comentario: Al respecto, les recomendamos nuestro enfoque SOTT La necesidad de la desilusión.


Magic Wand

El país de las maravillas

Considero más valiente al que conquista sus deseos
que al que conquista a sus enemigos,
ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Aristóteles


Imagen
Hace tiempo soñé con un país de las maravillas. Un lugar en el que no existía la mentira, la hipocresía, la traición, la envidia o la falta de escrúpulos. Un mundo en el que cada uno sabía que lo mejor para sí era también lo mejor para la comunidad y que con pequeñas acciones era muy fácil conseguir la felicidad para uno mismo y para los demás...

Entonces me desperté y no estaba mi país de las maravillas... como si de la Caja de Pandora se tratara, se abrió ante mis ojos el mundo en el que vivimos. Un mundo en el que convive la guerra junto a las más bellas obras de Arte y ambas son producto de la mano humana...

Un mundo en el que felicitamos al vecino por sus logros mientras nos reconcome por dentro sin ser conscientes de que ese sentimiento sólo nos hace daño a nosotros mismos, a nadie más. Un mundo plagado de imágenes de guerra y horror que nos reproducen cada día en los telediarios y que vemos mientras tomamos nuestro almuerzo tranquilamente...

Comentario: Puede repasar los siguientes textos que le aportarán desde diferentes vertientes, la información respecto a como sacar partido de las relaciones sociales y conseguir una vida más plena.

¿A qué llamamos respeto?

Las facetas de nuestro cerebro social

Las relaciones sociales benefician a las neuronas del cerebro

Dabrowski y la Teoría de desintegración positiva


Family

Perspectivas para los hijos de padres narcisistas y psicópatas

Queremos hoy dedicarnos a los hijos de narcisistas o psicópatas, victimas silenciosas de un abuso invisible pero debilitante. Hay varios escenarios posibles en una familia en la cual uno de los padres tiene estos desórdenes de personalidad. Sin embargo nos enfocaremos en dos de los más probables: el cónyuge sin el desorden se da cuenta del abuso, se separa y trata de que el padre/madre sin conciencia no afecte la salud emocional del niño; o el cónyuge sin el desorden no logra reconocer la situación patológica y tratan de adaptarse a los designios del psicópata o narcisista.

© Desconocido
Generalmente, en ambos casos los hijos que vivieron este tipo de abuso se convierten en niños y adultos profundamente empáticos al haber tratado durante años de descifrar a sus padres. Desde muy pequeños sienten que algo no está bien y tratan de "componer" la situación, de ser mejores hijos para agradarles, de andar de puntillas para no incomodar y obtener algo de atención. Se ven forzados a ser adultos antes de tiempo y a ser responsables en exceso (lo opuesto de los psicópatas y narcisistas que viven en una eterna edad emocional de cinco años creyendo que la realidad debe adaptarse a sus pulsiones y deseos inmediatos). Suelen, también, ser muy complacientes con los demás y les cuesta poner límites (características que otros "predadores" pueden reconocer y tratar de explotar). Su extrema sensibilidad también los puede llevar al abuso de sustancias y alcohol si no encuentran personas que los contengan y escuchen.

En algunas ocasiones, sobre todo en aquellas en las que el tema se negó y el padre complementario lo aceptó silenciosamente, estos niños al llegar a la edad adulta tienden a copiar y adoptar la dinámica de manipulación narcisista y la distancia emocional que existía en su familia. Una intervención temprana por parte de la familia, educadores y terapeutas puede corregir estos comportamientos patológicos (por supuesto si se es consciente del abuso imperante, de lo contrario la intervención será imposible).

Comentario: Recomendamos leer también: Un libro muy recomendado es The Narcissistic Family: Diagnosis and Treatment de Stephanie Donaldson-Pressman y Robert M. Pressman, en cual pueden encontrar una gran ayuda para aprender a reconocer emociones tanto del lado de los padres como del de los niños, y evitar que se perpetúe una cadena de sufrimiento generación tras generación.

Este libro aún no está disponible en español, pero recomendamos leer la traducción de varios de sus capítulos:


Bulb

¡No soporto nada! ¡Estoy "fundido"! - Sindrome de Burnout por estrés laboral

El cansancio emocional está acompañado por un deterioro tanto físico como psicológico; es importante detectar cuándo aparecen ciertos síntomas para no ser desbordados por el estrés y llegar al temido Burnout.

© Desconocido
Si hay algo innegable en los momentos donde la fuerza ya no es suficiente ―aunque se esté al máximo del esfuerzo― es la presencia de situaciones que advierten cada vez mayores exigencias y respuestas más efectivas para enfrentar y superar los aspectos más comunes.

Karl Jaspers es el creador del término situación límite o extrema al referirse a los momentos inexcusables, suficientes y capaces que sirven para marcar tanto la destrucción como la trascendencia de una persona. Son los verdaderos quiebres que ponen a prueba la capacidad de tolerancia y adaptación. El famoso "tocar fondo", donde hay que tomar decisiones rápidas para no prolongar el embate insostenible con igual posibilidad de rendición o victoria.

Es muy común confundir términos y achacarle a alguno lo que no corresponde. Aclaremos un poco: el cansancio es la insuficiente energía para realizar un trabajo y no por eso tiene que ser algo dramático. Por su parte, la apatía es un poco más complicada porque da a entender que el cuerpo no responde: no existen ganas de hacer las cosas, nada importa o nada preocupa. Finalmente, el agotamiento es el resultado de la repetición automática y rutinaria de una actividad con bajo nivel de creatividad, inestabilidad y pérdida de interés progresivo, sensación de agobio persistente y fuente de desequilibrios psico-físicos.

Comentario: El Dr. Gabor Maté habla sobre algo que está muy relacionado con esto. Él estudió exhaustivamente el efecto del estrés y las emociones en nuestra salud, y menciona especialmente a las personas que trabajan en áreas que implican el cuidado de otros como personas con cierta tendencia a enfermarse.

Ahora bien, no se trata de que esté mal cuidar de otros, sino que es importante tener en cuenta cómo lo hacemos y cuál es nuestra actitud con respecto al cuidado que damos. Esto no solo se aplica a quienes trabajan en estas profesiones, sino a todos, ya que, muchas veces, podemos negar nuestras propias necesidades por querer atender a los demás, o bien, complacer a los demás, y cuando hacemos esto constantemente, podemos dejar de ver las señales de que estamos cansados, estresados y que necesitamos darnos un poco de atención a nosotros mismos también. La clave es aprender a cuidar a los otros mientras también nos cuidamos a nosotros mismos.

Aprender a estar conscientes de nuestras propias necesidades y tenerlas en cuenta para que luego no sea nuestro cuerpo el que dice "no" por nosotros, en forma de enfermedades, estados de ánimo negativos, etc.

El programa de respiración y meditación Éiriú Eolas es efectivo para disminuir los niveles de estrés y ayudarnos a entrar en contacto con nosotros mismos en un estado de alerta relajada que nos permite responder a los requerimientos de la vida de manera más estratégica, conectada y productiva. Puede aprenderlo gratuitamente visitando el sitio web es.eiriu-eolas.org

Recomendamos leer también:

Nervio vago: ¿cómo estimular nuestra válvula de escape emocional?
El Nervio Vago: regeneración y sanación al alcance de la mano
Teoría Polivagal: la huella biológica de la compasión y la empatía

Y el Enfoque SOTT: Salud positiva en un mundo insano ¿es posible?


Hearts

Kant y su antídoto contra la moderna obligación de ser feliz

Actualmente la felicidad está por todos lados —al menos discursivamente. Algunos nos dicen que la felicidad se encuentra en una lata de refresco y otros que llega sólo cuando hacemos caso a nuestra intuición. Hay quienes rescatan tradiciones antiquísimas y casi olvidadas para extraer un sumario de consejos útiles para ser feliz.

Hace unos meses publicamos una crítica contra la actual política del be happy como un credo existencial contemporáneo: "Sobre la triste obligación de tener que ser feliz". Y es que extrañamente, en esta atmósfera, hay un rostro de la felicidad contemporánea que tiene los rasgos del imperativo. Nuestra época nos ha acostumbrado a perseguir la felicidad. Pero, al emprender dicha persecución, ¿no aceptamos tácitamente que el objetivo puede ser inalcanzable?

Hace poco, en el sitio Big Think, uno de sus colaborares más asiduos y agudos, Steven Mazie, publicó un breve texto a propósito de un fragmento de Kant sobre la felicidad. Como sabemos, Kant es el gran filósofo de la moralidad, un ámbito de la filosofía que inevitablemente se cruza con la exploración de la felicidad si pensamos que esta ocurre en el territorio de lo compartido.
© Desconocido

Comentario: En esencia, sé el cambio que quieres ver en el mundo, actuar como si el destino del universo recayera sobre tus hombros, esto no significa tomar infinitas responsabilidades con la anticipación de ser felices, pero nuestro comportamiento se verá reflejado en el universo de una manera no lineal, por lo tanto sería recomendable el ser justos y sinceros si eso es lo que deseamos ver en nuestras vidas, si eso es lo que consideramos que le hace falta a nuestra realidad. Otra forma de decirlo sería: El universo te da lo que tú le des a él.


Laptop

Nuestra realidad es un simulacro en donde solo somos marionetas (Philip K. Dick sobre la naturaleza de lo real)

¿La realidad es real? Esa pregunta ha circulado por la mente humana desde tiempos remotos. Hay algo en la realidad o en la relación de nuestra mente con el mundo que nos hace dudar y preguntarnos cuál es la naturaleza auténtica de lo que percibimos. ¿La realidad es una ilusión? ¿La realidad es un velo que podemos correr para descubrir lo que se oculta detrás? ¿Nuestros sentidos pueden engañarnos?

Este problema puede ser respondido de diversas maneras y desde distintos puntos de vista. También desde distintas circunstancias. Ontológica y epistemológicamente, desde la religión o desde la ciencia. También social y materialmente, sobre todo en nuestra época en que la realidad se ha convertido en un mecanismo complejo y delicado en donde se superponen múltiples planos, como una suerte de laberinto de espejos en donde es muy fácil perderse y después decir dónde estamos realmente, qué es realmente la realidad.

Comentario: Este es un tema bastante interesante en contexto, quizás el lector quiera expandir más sobre este hecho leyendo un artículo importante: The Matrix y la toma de conciencia.


Cell Phone

¿El uso de teléfonos móviles está afectando nuestra inteligencia?

Tal vez esté equivocado, pero creo que antes de comprar mi primer iPhone era más ágil a la hora de hacer cálculos mentales, recordar números, nombres y analizaba con más detalles. Hoy, con suerte, logro hacer una multiplicación mental rápida de tres dígitos. ¿Será que el celular me hizo más perezoso, más lento a la hora de procesar información, menos inteligente?

© Wired
Según una reciente investigación de la revista Computers in Human Behavior, las personas intuitivas (que dependen con frecuencia de sus emociones e instintos para tomar decisiones), usan con más frecuencia el buscador de sus celulares, en vez de intentar de pensar los problemas por ellos mismos. En cambio, las personas analíticas prefieren pensar más el problema antes de buscar en sus celulares. Estos resultados se desprenden de un análisis del estilo cognitivo, habilidades verbales y numéricas y los hábitos de uso del celular de 660 sujetos.

Comentario: La evidencia empírica proporcionada por la experiencia nos hace ver que cada vez tenemos menos memoria y habilidad para realizar cálculos, así como para resolver problemas usando nuestra inteligencia. Esto se podría explicar si pensamos en el hecho de que el cerebro tiende a buscar los caminos de menos esfuerzo, por ende, habiendo tanta tecnología que hace el trabajo por nosotros, nuestros cerebros se vuelven cada vez más perezosos.

Recomendamos leer también:


Gear

Investigadores: Se puede manipular el pensamiento a partir de la mirada

Un estudio dice que se puede influir en la opinión moral de una persona solo con seguir el movimiento de sus ojos y pedirle que decida en el momento preciso.

© Daniel Richardson
Nuestras decisiones morales entre dos opciones pueden ser influenciadas siguiendo momento a momento el movimiento de los ojos durante la deliberación
Decir una pequeña mentira, avisar al camarero en el restaurante de que no nos ha cobrado los entrantes, ceder el asiento en el autobús o dar dinero a un mendigo... Muchas de las opciones a las que nos enfrentamos en la vida cotidiana tienen un carácter moral. Quizás se muestre muy seguro de cómo reaccionaría ante cada situación y crea que sus opiniones sobre lo que es bueno o malo son tan sólidas como el acero, pero hasta la más firme de las creencias puede tambalearse en algún momento.
Un equipo de investigadores del University College de Londres, la Universidad de California Merced y la de Lund, en Suecia, cree que manipularlas es más fácil de lo que parece. Según explican, nuestras decisiones morales entre dos opciones pueden ser influenciadas siguiendo momento a momento el movimiento de los ojos durante la deliberación, sin argumentos contrarios, sugerencias ni discusiones. Tan solo hay que elegir el momento en el que el sujeto tiene que decidir.
«La gente a menudo asume que sus opiniones morales son las preferencias estables que ya existen en sus corazones y mentes - dice Michael Spivey, de la California, Merced-, pero nosotros creemos que muchas de sus decisiones morales pueden surgir sobre la marcha como resultado de cómo mire e interactue con el entorno».

Comentario: Artículos relacionados: