El rey K'utz Chman gobernó por el año 700 a.C e introdujo los primeros elementos que definirían la cultura maya, tales como la construcción de pirámides y realizar esculturas de las familias reales.
© Desconocido
Un equipo de arqueólogos han descubierto en Guatemala la tumba de un antiguo rey que fundó la civilización maya hace más de dos mil años.

Los investigadores desenterraron la tumba del rey K'utz Chman, un sacerdote que se cree reinó cerca del año 700 antes de Cristo, en el yacimiento de Takalik Abaj ubicado en Retalhuleu, al oeste de Guatemala.

Cubierto de joyas de jade y otros artefactos, la tumba de K'utz Chman es, según los investigadores, el entierro real más antiguo descubierto hasta la fecha.

"El fue el gran jefe" señaló el arqueólogo Miguel Orrego a Reuters. "El soberano que unió las culturas maya y olmeca e inició la transición al reinado maya."

Los historiadores creen que K'utz Chman fue el primer líder en introducir los elementos que definirían a la cultura maya, tales como la construcción de pirámides en vez de estructuras cuadradas y esculturas que representaran a las familias reales.

Guatemala está repleta de ruinas de las antiguas civilizaciones mayas, las cuales tuvieron su apogeo durante los años 250 y 800 después de Cristo, extendiéndose desde el territorio que actualmente ocupa Honduras hasta el centro de México.

El Imperio Olmeca comenzó a decaer cerca del año 400 antes de Cristo, mientras que los mayas crecieron en número y controlaban las rutas de comercio.

Dentro de la tumba, el equipo de arqueólogos encontró joyas de jade incluyendo un collar con un pendiente tallado con la forma de la cabeza de un buitre, un símbolo que representaba poder y un estatus económico alto que se le entregaba a los ancianos respetados.

Los expertos encontraron la tumba en junio, pero no habían podido comprobar que pertenecía a K'utz Chman hasta ahora. Aunque no se encontraron restos humanos en el lugar, el carbón de los artefactos sugieren que el rey fue enterrado entre los años 770 al 510 antes de Cristo.