© Desconocido
La construcción acelerada de asentamientos israelíes en Cisjordania e Israel continuará, aseguró el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, en entrevista televisada que será difundida hoy.

Me importa poco lo que dice la ONU respecto a los planes de incrementar las construcción, afirma Netanyahu, cuya decisión fue criticada en un documento rubricado y emitido horas atrás por los miembros permanentes y temporales del Consejo de Seguridad, con la excepción de Estados Unidos.

Los proyectos de construcción de miles de viviendas en la zona E1 de la Cisjordania y en el este de Jerusalén, que los árabes llaman Al Quds, fueron anunciados días atrás y provocaron la censura de varios países que convocaron a los embajadores israelíes para expresarle su queja.

Medios políticos israelíes consideran que la ola de construcciones tiene objetivos electorales que apuntan a los comicios adelantados de enero próximo, convocados por la coalición gobernante semanas atrás.

Según el jefe de Gobierno, que encabeza la coalición de ultraderecha Likud, Jerusalén no es un territorio ocupado, sino la capital de Israel, como decreta una ley de 1980, rechazada por la comunidad internacional