Parte I

Para su consideración, atentos lectores, un fragmento de un reporte sobre lo ocurrido en la reunión número 109 de la Academia de Ciencias de Texas, en la Universidad Lamar, en Beaumont entre el 3 y el 5 de marzo de este año.
Conociendo al Doctor Muerte

Forrest M. Mims III

© politifake.org
(...) La reunión científicamente importante tuvo un lado gravemente perturbador, dado que observé con asombro cómo cientos de miembros de la Academia de Ciencias de Texas se levantaron de sus asientos y para ovacionar un discurso que con entusiasmo abogaba por la eliminación de 90 por ciento de la población de la Tierra por medio de ébola soltado en el aire. El discurso fue dado por el Dr. Eric R. Pianka, el ecologista evolutivo de la Universidad de Texas y experto en lagartos que fue nombrado por la Academia como el Científico Distinguido de Texas de 2006.

Algo curioso ocurrió un minuto antes de que Pianka comenzara a hablar. Un funcionario de la Academia se acercó al operador de la cámara de video al frente del auditorio y entabló una conversación animada. El operador de la cámara no se veía contento mientras señalaba al lente de una cámara grande en el techo y se fue caminando lentamente.
Este curioso incidente me vino a la mente unos cuantos minutos después cuando el Profesor Pianka comenzó su discurso explicando que el público en general no está aún listo para oir lo que estaba a punto de decirnos. Debido a muchos años de experiencia como escrito y editor, la extraña introducción de Pianka y el incidente con la cámara de TV pusieron mi mente en alerta. Súbitamente olvidé que yo era miembro de la Academia de Ciencias de Texas y cabeza de su Sección de Ciencia del Medio Ambiente. En lugar de ello, cogí un cuaderno para tomar el papel de reportero de ciencias.

Uno de los primeros puntos de Pianka fue una condena al antropocentrismo, o la idea de que la humanidad ocupa un lugar privilegiado en el Universo. Contó la historia de cómo un vecino le preguntó qué de bueno tenían los lagartos que estudia. Contestó, "¿Qué de bueno tienes tú?"

Pianka subrayó el punto exclamando, "¡No somos mejores que las bacterias!"

Pianka luego comenzó exponiendo sus preocupaciones acerca de cómo la sobrepoblación humana está arruinando a la Tierra. Presentó un escenario de perdición en el que declaró que el pronunciado aumento de población humana desde el inicio de la era industrial estaba devastando al planeta. Advirtió que debían tomarse pasos rápidos para restaurar al planeta antes de que fuera demasiado tarde.

Salvando a la Tierra con Ébola

El profesor Pianka dijo que la Tierra como la conocemos no sobrevivirá sin medidas drásticas. Luego, y sin presentar ningunos datos para justificar este número, aseguró que la única solución viable para salvar a la Tierra era reducir la población a 10 por ciento del número actual.

Luego mostró soluciones para reducir la población mundial con una imagen de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. La guerra y la hambruna no serían suficientes, explicó. En lugar de ello, la enfermedad ofrecía el modo más eficiente y rápido de matar a miles de millones que pronto deben morir si la crisis poblacional ha de resolverse.

Pianka luego mostró una imagen con hileras de cráneos humanos, uno de los cuáles tenía luces rojas brillando en los ojos.

El SIDA no es un asesino eficiente, explicó, porque es demasiado lento. Su candidato favorito para eliminar a 90 por ciento de la población mundial es el ébola que se transmite por el aire (Ebola Reston), porque es altamente letal y mata en días, en lugar de años. Sin embargo, el profesor Pianka no mencionó que las víctimas del ébola experimentan una muerte lenta y dolorosa mientras que el virus inicia una avalancha de calamidades biológicas dentro de la víctima que eventualmente licuan los órganos internos.
Naturalmente, al Dr. Pianka no le ha pasado por la cabeza la idea de que él mismo, o su familia, puedan ser parte del 90% y no del 10% que muera lenta y dolorosamente. ¿Me pregunto si este macabro caballero ya le vendió su idea a la Patocracia y así aseguró su asiento en el 10%? Espero que no... Aunque por otro lado, ¿no sería natural que la Patocracia ya lo hubiera pensado antes que Pianka?
Después de elogiar al virus del ébola por su eficiencia para matar, Pianka pausó, se inclinó sobre el estrado, nos miró y dijo con cuidado, "Tenemos mortalidad por vía aérea de 90 porciento de humanos. Matar humanos. Piensen en ello."
Me lo imagino babeando y con los ojos girándole en sentidos opuestos.
Con su imagen de cráneos humanos en la pantalla detrás de él, el profesor Pianka estaba siendo mortalmente serio. La audiencia que había estado aplaudiendo algunas de sus declaraciones ahora estaba sentada en silencio.

Luego de una pausa dramática, Pianka regresó a política y medio ambiente. Pero regresó a su llamado a la muerte masiva cuando reflexionó sobre la situación del petróleo.

"Y los combustibles fósiles se están terminando," dijo, "así que pienso que tendríamos que regresar a dos mil millones, que sería más o menos un tercio de la población." De modo que la simple crisis del petróleo podría requerir eliminar a dos terceras partes de la población mundial.
¿Les conté que la historia de que el petróleo se acaba es muy probablemente falsa? Pero incluso si fuera cierta, ¿¿por qué es la solución matar gente en lugar de encontrar fuentes de energía alternativas??
¿Qué tan pronto debe comenzar la muerte masiva si la Tierra ha de salvarse? Aparentemente bastante pronto, ya que Pianka sugirió que él mismo podría andar por aquí cuando la enfermedad asesina sea puesta a trabajar. Él nació en 1939, y su largo obituario aparece en este sitio.

Cuando Pianka terminó sus comentarios, la audiencia aplaudió. No fue meramente un aplauso cortés que las audiencias reservan diplomáticamente para ponentes malos o aburridos. Fue un aplauso sonoro, vigoroso y entusiasta.

Preguntas para el Dr. Muerte

Luego vino la sesión de preguntas y respuestas, en la que el profesor Pianka declaró que otras enfermedades son también eficientes asesinos.

La audiencia se rió cuando dijo, "Saben, la gripe aviar también sirve." Se rieron una vez más cuando propuso, con un discernible tono de placer en su voz que, "Necesitamos esterilizar a todos en el planeta". (...)
Gracias por los chistes, Dr. Pianka, pero por algún motivo no los encuentro graciosos. Ah, y gracias por confirmar que la gripe aviar puede ser una pantalla para un virus recreado por científicos con el fin de llevar a cabo el plan que usted propone.

Visualicen el cuadro: los Sabios Hombres de Ciencia aplaudiendo con entusiasmo ante la idea de llevar a cabo el genocidio más grande de la historia. Si fuera sólo el loco de Pianka, bueno; pero aquí tenemos a un montón de gente "culta" y "educada", feliz con el plan de asesinar al pueblo común: a nosotros, queridos lectores, a nuestras familias y amigos, porque ¿quién creen que se va a quedar con los pases para el 10%? El dinero y el poder, obviamente. Sería el golpe final de la Patocracia.

El mundo se ha vuelto loco.