© Desconocido
Iñaki Urdangarin, el polémico miembro de la Familia Real española y yerno del rey, se resiste a pagar una fianza de 8,1 millones de euros (10,8 millones de dólares) impuesta por la Fiscalía española.

En un intento de escapar de las acusaciones de malversación de fondos públicos, fraude a la administración pública, falsedad documental y prevaricación, el abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, declaró el martes el rechazo de su defendido a hacer efectiva la fianza, ya que, argumentó, no hubo delito alguno en los contratos hechos por el Instituto Nóos, una entidad supuestamente sin ánimo de lucro dirigida por su el duque de Palma y un socio.

Urdangarin, marido de la infanta Cristina, es el primer miembro de la familia real española que declara ante un juez en calidad de imputado.

Las acusaciones que pesan sobre Urdangarin han puesto en tela de juicio la franqueza de las autoridades y de la familia real de España.

Todo esto ocurre justo cuando los españoles sufren una de las peores crisis económicas a raíz de una recesión iniciada en 2008, la cual ha obligado al Gobierno a imponer severas medidas de austeridad, sin resultado alguno.