© Desconocido

El padre del protagonista de Los profesores que no "diagnosticaban" ni "medicaban" a los niños, me escribe un comentario que por su interés creo que es digno de convertirse en post:

Hola a todos, me alegra saber que aun hay gente cuerda en este mundo frenético y manipulado.
Soy el padre del niño de este post. Pasé mi infancia en los 70 y la recuerdo como si fuese ayer mismo, cuando salíamos del colegio corriendo, tirábamos la cartera por el primer rincón que pillábamos, cogíamos la merienda y salíamos como cohetes a jugar a la calle o al campo, prácticamente me he criado como los monos encima de los árboles, jugábamos al fútbol, al escondite, escondecorreas, churro va y un sinfín de juegos más.

Cuando oscurecía volvíamos a casa, más bien porque teníamos hambre que por querer y porque también si no llegaba a una hora razonable me las tenía que ver con mi padre y más me valía que no fuese así, porque los padres de antes no eran como somos hoy en día, cualquier día podía ser día de cobro sin ser fin de mes, bueno ustedes ya me entienden.

He crecido feliz y sano, a mi ritmo y me siento totalmente realizado. Por cierto, cuando fuimos a visitar al segundo neuropediatra, fue curioso, me preguntó si había tenido alguna vez un tic o manía y le dije que tengo que tenerlo siempre todo ordenado en el mismo sitio y salí de allí también con TDAH y mi padre que era igual que yo, también. Mi mujer dijo que no había nadie que la ganara a despiste, y es verdad, es el despiste personificado. Bueno, el Dr. nos diagnostico a todos TDAH. ¿Como no iba a tenerlo nuestro hijo, con unos padres así? Las farmacéuticas con nosotros tienen todo un "chollo".

En nuestra época no existía el TDAH o al menos lo pasamos por alto y lo dejamos atrás sin darnos cuenta. Vengo a referirme a esto porque los niños por mucho que cambien los tiempos no dejan de ser niños y tienen que vivir su infancia jugando y desarrollando sus habilidades a su ritmo.

Hoy en día estos niños están sometidos a una presión por los colegios con deberes y tareas que después de las horas que están en clase se llevan a casa, con lo cual, apenas tienen tiempo para jugar. La infancia se vive una vez, y si no has pasado esta etapa como corresponde, es como si te faltase algo en tu vida que ya no recuperaras, porque la infancia es uno de los procesos mas importantes de la vida, en la cual te socializas, adquieres un carácter y una personalidad.

Vivimos en un mundo de estrés y presiones y no nos damos cuenta de las cosas mas importantes. Los maestros están presionados y ellos presionan a los alumnos y padres. Actualmente, el sistema busca que todos sigan por una misma senda y a un mismo ritmo y quien se sale de ella lo etiquetan como diferente (me imagino una cadena de producción dónde va pasando el producto, y el que no cumple exactamente con el patrón es expulsado de la línea como defectuoso), pero no ocurre nada hay solución, alguna multinacional farmacéutica se está frotando las manos y tiene el "remedio milagroso" para que vuelvan a la línea.

Voy a estar junto a mi hijo en esta etapa tan importante para él, pues nosotros seremos padres toda la vida, pero él solo será niño una vez. Quiero agradecer los comentarios que habéis hecho al respecto y me alegro de saber que no estamos solos en esta lucha. Gracias a todos.