© NASA
Una situación similar ocurrió hace más de 150 años.

Cambios magnéticos en la superficie del Sol, provocados por manchas solares, podrían extenderse hasta la Tierra, lo que causaría fallos en los sistemas de rutas de tráfico aéreo, semáforos, señalizaciones, entre otras estructuras electrónicas.

Un pico de gran actividad solar en otoño del presente año daría paso a la formación de dichas manchas, incrementando el riesgo de fuertes tormentas de sol que llegarían hasta el "planeta azul". Una eyección solar de esta magnitud se presentó en 1859 y es altamente probable que se repita, señalaron expertos.

El físico del Centro de Meteorología Espacial de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos, Douglas Biesecker, dijo que es casi seguro que este fenómeno se presente este año, informó el portal de internet RT, citado por Notimex.

Al inicio del año, el Observatorio de Dinámica Solar de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), advirtió sobre la formación de una mancha solar en la que cabría seis veces el planeta Tierra y que provocaría potentes tormentas solares.

Algunas de las consecuencias pronosticadas hasta el momento son el derrumbe de los sistemas eléctricos, que dejaría a las casas, las industrias, las plantas o los hospitales sin energía, y continentes enteros podrían quedar por meses sin suministro eléctrico.