© AFP
Un bombardero sigiloso B-2 de la Fuerza Aérea de EE.UU., con capacidad de trasportar bombas nucleares, hizo su primera maniobra militar en la península coreana, según una fuente militar en Seúl.

De este modo Washington envía una fuerte señal de advertencia a Corea del Norte por su amenaza de llevar a cabo un ataque nuclear preventivo contra EE.UU. y Corea del Sur, según la agencia yonhapnews, que cita fuentes militares surcoreanas.

Horas antes el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, ha prometido este miércoles un apoyo "inquebrantable" a Corea del Sur frente a las amenazas norcoreanas.

En esta misma línea se expresó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, que calificó las amenazas de Pyongyang de "retórica bélica", cuyo objetivo -dijo- es "aumentar las tensiones e intimidar a otros países". Según él, Pyongyang "no va a lograr nada con tales provocaciones y solo agravará su aislamiento" ante la comunidad mundial.

La tensión en la península coreana, que aumentó tras la aprobación por el Consejo de Seguridad de la ONU de nuevas sanciones contra Corea del Norte en respuesta a su tercera prueba nuclear se agudizó aún más después de que se conociera que Corea del Sur y EE.UU. utilizan bombarderos estratégicos B-52 y submarinos nucleares en las maniobras militares conjuntas que realizan en la región. Pyongyang calificó este hecho de "provocación imperdonable".