© MODIS - NASA Terra satellite
Millones de personas quedaron sin electricidad al caer 81 centímetros de nieve en algunas regiones del noreste de EEUU a fines de octubre del 2011.
Hemos comenzado esta serie con un tema bastante 'exótico': profecías. Pero el Experimento Casiopeo, si bien es bastante 'exótico' como para empezar (al menos desde la perspectiva convencional), también trata temas más 'terrenales'. Cuestiones relacionadas a la ciencia más comprendida y ejercida convencionalmente (aunque habitualmente con interpretaciones poco convencionales) componen buena parte de la información recibida.

Ha sido mi experiencia que las personas tienden a olvidarse que los científicos también son 'humanos', o más precisamente, que los científicos pueden ser tan concientemente ciegos, egoístas, conformistas, temerosos y engañosos como cualquier otra persona. Incluso algunos de ellos son embusteros desvergonzados que falsifican su evidencia, o prostitutas intelectuales que producirán los resultados para los cuales les han pagado, crean en ellos o no. Que hayan sido verificados, o escritos por una persona con una cadena de letras detrás de su nombre, no quiere decir que sean verdad, incluso ni remotamente. Y si la historia nos dice algo, es que la historia de la ciencia es una larga historia de ideas equivocadas o incompletas. Por lo tanto es mejor ser escéptico cuando los científicos hablan en términos de absolutos con certeza, siempre poniendo la tapa a las pruebas de hipótesis alternativas. Probablemente, solo se están engañando a si mismos, y a ti.

La ciencia es un trabajo en progreso. Las teorías que se toman a la ligera como verdades bien podrían resultar completamente falsas después de la intervención de nuevos descubrimientos e innovaciones. Lamentablemente, la ciencia del espacio y del clima son dos áreas donde la innovación no solo sucede rara vez, sino que es activamente obstaculizada por científicos y políticos con grandes intereses en mantener las antiguas e inadecuadas teorías al frente de los sistemas de creencias populares y académicos. Al igual que muchos de los ejemplos que se incluirán en posteriores ediciones de esta serie, los que hay más abajo son solo una muestra de ideas que a simple vista podrían parecer totalmente equivocadas. Pero nuevos descubrimientos han demostrado que las preconcepciones desactualizadas son justamente eso.

Oculten la caída, cúbranse

Uno de los mayores mitos de años recientes en la ciencia climatológica es la del 'calentamiento global', específicamente el calentamiento global antropogénico (producido por el hombre). Lo que esto significa es que cierta causa (o 'forzamiento') conduce a un cambio en la temperatura global, produciendo un intercambio positivo para hacer que se vuelva más cálido. La idea es que las emisiones de dióxido de carbono producido por el hombre (denominado 'gas invernadero') han aumentado en los últimos cien años aproximadamente, al igual que la temperatura de los océanos y de la atmósfera. La relación observada es tomada como causación, y gracias a los esfuerzos propagandísticos de personas como Al Gore, la idea ha sido aceptada, a pesar del hecho que toda la fachada está construida sobre mala ciencia. Aquí tenemos lo que los C's dijeron en abril del 2007:
P: ¿Qué porcentaje de lo que hoy conocemos como calentamiento global proviene de causas producidas por el hombre en comparación con causas cósmicas?

R: 4 por ciento.

P: (J) Ahí tienes. Entonces compremos un Hummer. [Risas] (H) Y las personas que nos están vendiendo el calentamiento global... ¿son concientes que esto...es todo falso?

R: Algunos.
En septiembre del 2008, el Dr. Zbigniew Jaworowski publicó un artículo de opinión para el Centro de Investigación Política de Nueva Zelanda, 'El Sol calienta y enfría la Tierra', en el cual citó a Tom Segalstad, autor de una investigación sobre el ciclo del carbono. Esto es lo que Jaworowski escribió:
Para ajustar esta información a un ciclo global de carbono, el IPCC supuso una vida útil especulativa de 50 a 200 años para el CO2 producido por el hombre en la atmósfera, ignorando la evidencia observacional de 37 estudios (basados en el carbono-14 natural y de la bomba nuclear, el efecto Suess, el radón-222, información de solubilidad y equilibrio de masa de carbono-13/carbono-12) documentando que la verdadera vida útil es de unos 5 años. Con una vida útil atmosférica de unos 5 años, la cantidad máxima de CO2 producido por el hombre que actualmente permanece en la atmósfera es de solo 4%, y no 36% (ver revisión en Segalstad, 1998).
Aquí está Segalstad en sus propias palabras:
El agua de vapor es el "gas invernadero" más importante. La contribución del hombre al CO2 atmosférico por la quema de combustibles fósiles es pequeña, un máximo de 4% descubierto en cálculos de balance de masa en isótopos de carbono. El "efecto invernadero" de esta contribución es mínimo y perfectamente dentro de la variabilidad climática natural. La cantidad de carbono derivado de los combustibles fósiles es ínfima en comparación con la cantidad total de carbono en la atmósfera, la hidrosfera y la litosfera. La vida útil del CO2 atmosférico es de unos 5 años. El océano será capaz de absorber la mayor parte del CO2 que el hombre pueda producir mediante la quema de combustibles fósiles. El modelo de calentamiento global por CO2 del IPCC no está sustentado en evidencia científica. Basados en conocimiento geoquímico no debería haber razón para temer una catástrofe climática por la emisión del gas CO2 producido por el hombre y que es indispensable para la vida. El clima global está gobernado principalmente por la enorme energía cálida almacenada en los océanos y el calor latente de las capas de hielo en derretimiento, no por la pequeña cantidad de calor que pueda ser absorbida en el CO2 atmosférico; en consecuencia, la legislación de "impuestos al CO2" a ser pagados por el pueblo no influye en el nivel del mar y el clima global.
© Artizons.com
Lo que ignoran los promotores del calentamiento global producido por el hombre es el hecho que la correlación entre los niveles de CO2 y el calentamiento global es solo eso: una correlación. Pero los niveles de CO2 han estado en aumento durante cientos de miles de años, mucho antes que los humanos comenzaran a emitir 'gases invernaderos' como resultado de la industrialización. De hecho, existe un 'vacío' observable en la información. Los niveles de CO2 siguen a las variaciones de temperaturas por alrededor de 800 años y no al contrario. La insinuación es obvia: el calentamiento global es un fenómeno natural de variación climática, probablemente impulsado por algún otro factor, quizás la variación de la actividad solar. Y los niveles de CO2 bien podrían ser el resultado de la verdadera causa del calentamiento global, y no su causa.

Pero sobreestimar el efecto del CO2 producido por el hombre no es el único problema presentado por la evidencia. ¿Realmente la Tierra se ha estado calentando en décadas recientes? A pesar de los recurrentes titulares de 'el día/año más cálido de la historia', la respuesta es no, no realmente. Antes que nada, muchas de las estaciones meteorológicas que son utilizadas para obtener promedios globales están ubicadas cerca de fuentes generadoras de calor, haciendo que arrojen resultados que no reflejan las verdaderas temperaturas. A medida que las ciudades se desarrollan, se crean más fuentes generadoras de calor, resultando en lecturas de temperaturas más elevadas en esos sitios. Pero estas lecturas de variaciones locales no reflejan el clima global. Según señala el meteorólogo Roy Spencer en su libro The Great Global Warming Blunder (El Gran Error del Calentamiento Global) (Encounter, 2010), "Un cálculo reciente es que casi el 50 por ciento del calentamiento medido sobre tierra en los últimos treinta años podría estar equivocado, debido a varios efectos indirectos de crecimiento económico que contaminan la información de los termómetros". (p. 12-13)

Luego tenemos el hecho que la evidencia de satélites en órbita más precisa (medida desde 1979, y solo desde el 2000 el satélite Aqua de la NASA fue calibrado para registrar cambios periódicos en tiempo de observación) no ha mostrado un calentamiento significativo en los últimos 18 años. El Dr. Spencer escribe que no hubo enfriamiento desde el 2001, luego del "particularmente cálido año de El Nino" de 1998 (p. 6). Más precisamente, se han mostrado fluctuaciones normales de calentamiento y enfriamiento. Según indica Spencer, "Mientras que probablemente podemos decir con gran seguridad que el clima se ha calentado en los últimos 50 a 100 años, es más difícil decir qué tanto exactamente, y aún más difícil si tiene precedentes o no, e imposible decir qué significa esto para futuras temperaturas". (pp. 13-14)

Y, por supuesto, la controversia del 'Climategate' en noviembre del 2009 demostró qué tan lejos estaban dispuestos a llegar algunos científicos para distorsionar y falsificar evidencia voluntariamente con el objetivo de ajustarla a sus nociones preconcebidas y seguir manteniendo el recibo de subsidios. E-mails internos de científicos de la Unidad de Investigación Climática Hadley en la Universidad de Anglia del Este revelaron que los 'científicos' habían excluido concientemente información de informes y gráficos que en realidad habrían mostrado un descenso de las temperaturas globales y de la observada tendencia de calentamiento en décadas recientes y otros períodos de la historia, para dar la falsa impresión de un calentamiento continuo donde no lo había. Oscureciendo la evidencia histórica del Período Medieval Cálido y la Pequeña Era de Hielo, los científicos climáticos pudieron dar la impresión que nuestras fluctuaciones en el clima actual no eran comunes. De hecho, a pesar de la imprecisión de todos los métodos para la medición indirecta de temperaturas en el pasado (la única manera segura es la lectura directa de las temperaturas, que solo están disponibles para los últimos 100 años aproximadamente), toda la información demuestra exactamente eso: fluctuaciones naturales, períodos fríos, períodos cálidos, con repentinas subas y bajas entre ellos.

En otras palabras, toman su evidencia de forma selectiva, al igual que eligen selectivamente a las estaciones meteorológicas que les entregaron la información que necesitaban para ajustar los hechos en torno a sus creencias. El gráfico de abajo muestra cómo disminuyó dramáticamente en 1990 la cantidad de estaciones que informan temperaturas promedio. Coincidentalmente, aquí es cuando el gráfico muestra un notable aumento en la temperatura. La conexión es difícil de pasar por alto. Cualquiera sea la razón (podemos arriesgarnos a adivinar), los científicos responsables de exagerar el calentamiento global eliminaron cantidad de estaciones que informaban temperaturas menores en el año 1990. Con toda seguridad, si hubiesen seguido utilizando esa información, no habría calentamiento. De hecho, incluso habría evidencia de enfriamiento.

temp stations
© Ross McKitrik/UoGeulph
Lo que todos parecen ignorar es el hecho que este es un fenómeno cíclico natural. Las temperaturas de la Tierra si aumentan. Pero simplemente no siguen aumentando como en una casa con el termostato roto. Siempre son sucedidas por un enfriamiento. En otras palabras: Era de Hielo.

Era de Hielo II

Esto es lo que los C's tenían para decir sobre las eras de hielo el 22 de febrero de 1997:
R: Recuerden esto: un cambio en la velocidad de rotación de la Tierra podría no ser notado ya que es imperceptible excepto mediante instrumentación. El Ecuador es apenas más "ancho" que en las zonas polares. Pero actualmente esta discrepancia esta menguando lentamente. Un cambio a ocurrir en el siglo 21 es un repentino rebote glaciar, primero sobre Eurasia, luego Norteamérica. Las eras de hielo se desarrollan mucho, mucho, mucho más rápido de lo pensado.
Luego tenemos esto del 18 de marzo del 2000:
P: También ustedes han dicho una vez que las eras de hielo suceden mucho, mucho más rápido de lo que la gente cree...

R: Si. {...} y más rápido aún cuando es en respuesta al "calentamiento" global.

P: Cuando ponen "calentamiento" en comillas, obviamente se refieren a calentamiento en más de un sentido ordinario. ¿Es eso correcto?

R: Y/o no realmente "caliente".
Y esto, del 9 de mayo de 1998:
P: ¿Por qué en el pasado el nivel del mar se encontraba a varios cientos de metros más abajo? ¿Es porque había hielo en algún lugar o porque no había tanta agua en la tierra en aquel momento?

R: Hielo.

P: ¿Estaba el hielo acumulado en los polos? ¿La capa de hielo de una era de hielo?

R: Si.

P: Entonces, ¿la Atlántida existió durante la era de hielo? [Nos referimos a la Atlántida como supuesta sociedad tecnológicamente avanzada que existió durante el Paleolítico]

R: En gran parte, si. Y el clima del mundo era un tanto más frío por las capas de hielo que en la actualidad.

P: Bueno, ¿cómo podría ser eso? ¿Qué produjo estos glaciares?

R: Calentamiento global.

P: ¿Cómo es que el calentamiento global produce glaciares?

R: Aumenta las precipitaciones dramáticamente. Luego moviliza el cinturón de grandes precipitaciones mucho más hacia el norte. Esto genera un rápido crecimiento de las capas de hielo, seguido de un rebote glaciar veloz, intenso y cada vez mayor.
Los últimos años han sido testigos exactamente de eso, a pesar de las declaraciones de continuo 'calentamiento global'. El agujero de ozono está enfriando la estratósfera en la Antártida, causando mayores precipitaciones en el subtrópico y moviendo el flujo jet del oeste más cerca del sur, llevándose las huellas de tormentas junto a él. Los glaciares están creciendo en el Monte Shasta en California, el Monte Canin y el Monte Montasio de Italia, en India, Antártida, Groenlandia, el Ártico, Nueva Zelanda, Argentina, Alaska, los Himalayas, Bolivia, y demás lugares. En el 2006, la BBC informó que el "Calentamiento Global podría estar causando que más glaciares aumenten de tamaño, según afirma un nuevo estudio. Los investigadores de la Universidad de Newcastle observaron durante el siglo pasado las tendencias de temperaturas en el oeste del Himalaya. Descubrieron inviernos más cálidos y veranos más fríos, que combinados con más nieve y lluvias, podrían estar haciendo que algunos glaciares de montaña aumenten su tamaño". En otras palabras, se trata un rebote del ciclo del agua entre períodos de extenso calentamiento/evaporación y derretimiento de capas de hielo, y luego grandes precipitaciones y acumulamiento de hielo en los polos, como un gran termostato global que se reinicia cuando se alcanzan ciertos límites máximos y mínimos. (Después de todo, las regiones polares siempre están demasiado frías para que caiga otra cosa que no sea nieve, por lo tanto una mayor precipitación conduciría al acumulamiento de hielo y nieve, no lo opuesto. (Spencer, p. 62))

Lo que los C's describen es esencialmente un sistema de intercambio negativo. En lugar de un calentamiento fuera de control, el sistema climático de la tierra posee mecanismos internos para equilibrar el aumento y el descenso de las temperaturas. Por supuesto, esto choca de frente con la propaganda del calentamiento global, pero cualquiera que honestamente observe la evidencia puede ver que exactamente así es como ha funcionado nuestro clima.

Considera también el record de bajas temperaturas atmosféricas, el aumento de las temperaturas oceánicas (causadas probablemente por el volcanismo subacuático) conduciendo a una masiva evaporación y precipitaciones según se evidencia en la cantidad de inundaciones extremas y nevadas récord en años recientes, y el hecho que la última era de hielo finalizó hace unos 11.500 años. En los 1970s, CLIMAP (Clima: Investigación de mapeo y predicción de alto rango) descubrió un ciclo de era de hielo de 11.500 años. En otras palabras, estamos justo en tiempo para otra de ellas. De hecho, nos hemos pasado. Y cuando llegue la próxima era de hielo, vendrá rápido, según propusieron los C's:
Según el investigador de los núcleos de hielo Jørgen Peder Steffensen: "Nuestra nueva y extremadamente detallada información de los núcleos de hielo muestra que en la transición de la era de hielo a nuestro actual período cálido interglaciar, el cambio en el clima es tan repentino como si se presionara un botón". Este descubrimiento sugiere que nuestro clima actual podría experimentar un veloz cambio similar, regresando al modo era de hielo en solo un año.
¿Pero podría la tierra experimentar un 'enfriamiento repentino' similar al que imaginan aquellos que proponen un calentamiento sin fin a causa del 'calentamiento global'? Poco probable. El calentamiento global está fundamentado en base a múltiples y sucesivos mecanismos de intercambio positivo (es decir que las temperaturas aumentan y aumentan sin un intercambio negativo que las haga descender). Si el sistema climático de la tierra de hecho contiene mecanismos internos de intercambio negativo (como sugiere Spencer en su libro), lo mismo no es verdad. En lugar de replicarse y luego replicarse nuevamente, "es como dividir un número, y luego dividirlo nuevamente, nuevamente y nuevamente. Lentamente se acerca a cero, pero nunca lo alcanza. Como resultado, no puede haber una catástrofe climática con fuertes intercambios negativos netos - solo con fuertes intercambios positivos netos". (Spencer, p. 63) En otras palabras, sí, pasamos por eras de hielo, pero el clima (o el contenido de calor total de la tierra), como siempre, fluctúa entre sus límites máximos y mínimos definidos naturalmente. Lo que no sabemos es cuáles son exactamente los mecanismos que lo producen.

Respecto a la idea que el volcanismo subacuático contribuye al ciclo del agua en las eras de hielo, el 18 de febrero de 1995 los C's dijeron lo siguiente:
R: {...} Erupción volcánica bajo hielo ártico en 1996.

P: (T) ¡Genial! (L) Eso sería una verdadera revelación. (T) ¡Entonces eso nos traerá algunas inundaciones!

R: No. Clima produciendo una mayor evaporación...

Un volcán subacuático erupciona cerca de la isla Tongatapu del Pacífico en el 2009. Aproximadamente 90% de los millones de volcanes del mundo están bajo los océanos.
Según el Dr. Spencer, citado arriba, "se ha demostrado recientemente que si los océanos aumentan su temperatura por alguna razón, las áreas sobre tierra en el mundo pueden hacerlo aún más. Esto hace de los océanos un potencial jugador clave en el cambio climático a largo plazo". (pp. 11-12) Un aumento del volcanismo es solo un posible ejemplo de 'forzamiento', conduciendo a un cambio de temperatura. Si queremos ver qué sucede después de ello, necesitamos saber qué clase de mecanismos de intercambio están involucrados. Si la cobertura de las nubes es uno de tales mecanismos, como señala Spencer, el escenario se vería similar a esto: océanos más cálidos y temperaturas en tierra llevan a una mayor evaporación, por lo tanto a mayor humedad, nubosidad y precipitaciones. Y una mayor cobertura de nubes bajas significa mayor intercambio negativo (enfriamiento) debido al aumento de la reflexión de radiación solar. Y, por supuesto, un aumento en la precipitación sobre los polos podría conducir a la tierra a otra era de hielo en sus esfuerzos por re-equilibrar.

En el 2006 se informó que investigadores alemanes-norteamericanos "descubrieron una mayor actividad hidrotermal en Gakkel Ridge en el Océano Ártico de lo que cualquiera jamás haya imaginado". Esperando una 'cresta hidrotérmicamente muerta', los investigadores se sorprendieron al descubrir elevados niveles de actividad volcánica en esta región del Ártico. Luego, en el año 2008, el geofísico Robert Sohn descubrió explosiones volcánicas "a profundidades que antes se consideraban imposibles". Incluso señaló, "Esta clase de movimientos sísmicos implosivos es inusual en cualquier lugar de la Tierra". En los tiempos que toda esta información fue recibida a través de los C's, muchos lo hubieran considerado improbable e incluso insólito, pero la ciencia está demostrando que son correctas en varios puntos. ¿Nos preguntamos qué otros descubrimientos estarán a la vuelta de la esquina?

Ciclo de centrifugado y enjuague del Calentamiento Global

¿Pero cuáles son exactamente las causas de raíz de los cambios climáticos que la Tierra viene experimentando? Los C's también han identificado posibles factores que contribuyen a ello. Del 23 de julio de 1994:
P: (L) ¿Qué está causando los cambios terrestres?

R: Cambios de onda electromagnética.

P: (L) ¿Puedes ser más específico?

R: Brecha en el acceso al campo heliográfico.
El 22 de febrero de 1997, también dijeron lo siguiente:
P: (L) ¿Está el clima siendo controlado o modificado de alguna manera mediante el HAARP?

R: El clima está siendo influenciado por tres factores, y pronto un cuarto.

P: (L) Muy bien, morderé el anzuelo; ¡denme los tres factores, y también el cuarto!

R: 1) Acercamiento de la Onda. 2) Aumento del clorofluorocarbono en la atmósfera, afectando en consecuencia a la capa de ozono. 3) Cambio en la orientación del eje de rotación del planeta. 4) manipulación artificial de diversas formas por parte de fuerzas SAS de 3ra y 4ta densidad. ...

P: (L) Bien, ¿los acaban de dar en orden de sucesión, siendo el cuarto el que vendrá más adelante?

R: Quizás, pero recuerden esto: un cambio en la velocidad de la rotación podría no advertirse ya que es imperceptible excepto mediante instrumentación. El Ecuador es apenas más "ancho" que las zonas polares. Pero, actualmente esta discrepancia se está reduciendo lentamente. {...}

P: (T) ¿La Tierra se está expandiendo? Eso es decirlo bruscamente, pero, ¿se está expandiendo la Tierra? ¿Cómo lo has dicho? (Ark) Si, esa es la teoría: la idea es que los continentes se alejan porque la Tierra se está expandiendo, y esto sucede mucho más rápido de lo que sabemos, que los geólogos pensaban.

R: La "deriva" continental es causada por la continuo, aunque variable, expulsión de gases desde el interior hacia la superficie, principalmente en puntos de relevancia magnética.

P: (J) ¿Qué produce el cambio en el eje?

R: Mediante la desaceleración de la rotación. Alternativamente la Tierra se calienta y se enfría en su interior.

P: (L) ¿Por qué hace eso? ¿Cuál es la causa?

R: Parte del ciclo relacionado a la energía ejercida sobre la superficie por el perfil vibracional de resonancia de frecuencia de los humanos y otros.
De las cuatro causas enumeradas arriba, la número 2 y la 3 (así como también la referencia al "acceso al campo heliográfico" en la sesión anterior) están listas para recibir alguna forma de verificación científica. El efecto del clorofluorocarbono en la capa de ozono ha sido reconocido al menos desde los 1970s. Pero hasta donde puedo decir, la influencia de los cambios en la rotación de la tierra respecto al clima no ha sido objeto de demasiada investigación científica. Sin embargo, recientemente, el tema llegó a las noticias, sugiriendo una posible manera en la que podría generar influencia semejante. En agosto del 2010, Physics Central publicó un interesante artículo sobre una nueva investigación que sugiere una conexión entre la actividad del Sol, rayos cósmicos, la rotación de la tierra y el clima:
Uno de los miembros del equipo, Vincent Courtillot, del Instituto de Geofísica de París, dice que examinaron la duración del día - según se define por la velocidad de la rotación de la tierra en un marco de referencia basado en las estrellas - utilizando una serie de valores diarios durante un período de 40 años. Ellos señalan que más del 30 por ciento de los cambios podrían estar directamente relacionados con el ciclo de 11 años de las manchas solares.

Por supuesto, 30 por ciento de ese cambio solo se resume a unos pocos décimos de milisegundos, por lo tanto nunca se notaría, pero lo más interesante (léase 'altamente controversial') es el potencial de los rayos cósmicos de producir ese profundo efecto.

Courtillot y sus colegas han estado entre aquellos individuos que apoyan una teoría radical que los rayos cósmicos pueden impactar sobre la formación de nubes y en consecuencia, jugar un importante papel en los cambios climáticos. Pero, ¿cómo es que los rayos cósmicos podrían modificar la velocidad de la rotación de nuestro planeta?

Así es como Courtillot me lo explicó en un e-mail:
"La cadena causal es la siguiente: los cambios en la rotación de la Tierra simplemente reflejan los cambios en el momentum angular de la atmósfera de la Tierra, más precisamente el integral de los vientos zonales. Y se ha sugerido que los rayos cósmicos influencian la formación de los núcleos de condensación de las nubes. Si modificas la cobertura de la nube en, digamos, un 10 por ciento, estás modificando la cantidad de energía reflejada por las nubes en más de 8 Watts por metro cuadrado, lo cual es muy significativo en el presupuesto radiactivo de la Tierra. Entonces, esta es la relación sugerida: los rayos cósmicos afectan la cobertura de las nubes, lo cual afecta la cantidad de energía en la atmósfera, lo cual podría alterar las velocidades y organización de los vientos, lo cual modifica el momentum angular de la Tierra y por consiguiente la duración del día".
Podría sonar exagerado (y las relaciones no demuestran causación), pero otros físicos han indicado que el campo magnético del sol potencialmente podría devolver los rayos cósmicos y disminuir la frecuencia con la que llegan a la Tierra. Entonces, cuando disminuye la actividad solar, los rayos cósmicos se desvían menos y nuevamente pueden llegar a la Tierra en grandes cantidades, potencialmente llevando a un sustancial cambio en los vientos para afectar el momentum angular de la Tierra.
En otras palabras, los cambiantes patrones climáticos podrían ser (al menos en parte) el resultado de nubes plantadas con rayos cósmicos, que generan una necesidad de conservar el momentum angular, conduciendo, por lo tanto, a una casi imperceptible desaceleración en la rotación de la tierra. Y según el Dr. Spencer, la cobertura de las nubes es quizás la principal contribuyente a la fluctuación climática dentro del sistema de la tierra. Pero mientras es sugestivo de algunos posibles mecanismos causativos, la teoría del cambio climático del rayo cósmico se basa más en especulación que en evidencia observable. Lo más interesante es la idea de posibles factores que afecten el momentum angular de la Tierra y los efectos que podrían tener sobre los procesos que afectan al clima, así como también el rol del Sol en todo este fenómeno. De hecho, el Sol parece ser el principal movilizador del clima global.

Noten la última oración de la cita de arriba. Básicamente el autor describe una 'brecha' de partículas cargadas arrojadas hacia el sistema solar en el 'acceso' del Sol. (En la sesión con los C's de 1994, 'campo heliográfico' esencialmente podría significar el campo medible de electromagnetismo del Sol) Pero los mecanismos mediante los cuales esto afecta realmente el clima terrestre se pueden encontrar con mayor seguridad en otros lugares. Según Piers Corbyn, meteorólogo, astrofísico y director de WeatherAction.com, quien se hizo una gran reputación con sus revolucionarias y altamente acertadas técnicas de predicción de patrones climáticos basados en la actividad solar, los rayos cósmicos en realidad juegan un rol minúsculo. El método de Corbyn involucra la observación sobre cómo las partículas cargadas interactúan con la atmósfera superior y el flujo jet de la tierra, y la influencia de la luna sobre estas partículas, coincidiendo estas observaciones con los registros históricos para discernir patrones. Según Corbyn:
Los últimos avances en las relaciones entre el Sol y la Tierra revelan no solo la preponderancia de las relaciones de las partículas magnéticas entre el sol y la tierra sino que estas son moduladas por efectos lunares para dar el ciclo de 60 años observado en las temperaturas en EEUU y el mundo. Esto significa que el mundo continuará con su enfriamiento general al menos hasta el 2030. Ni el ciclo de 60 años, ni el ciclo de 22 años ni ninguna de las fluctuaciones en las temperaturas del mundo en los últimos 100 años, miles o millones de años pueden ser explicados mediante cambios en el CO2. [Si los rayos cósmicos fueran el principal responsable, lo próximo sería el ciclo solar de 11 años, ya que los rayos cósmicos suceden al ciclo del Sol.] Es más, los avances en la comprensión de la actividad magnética y de las partículas entre el Sol y la Tierra están siendo aplicados para predecir exitosamente peligrosos eventos climáticos con meses y años de anticipación; todas las predicciones de la teoría centrada en el CO2 han fallado y seguirán fallando, y los impuestos y medidas anti-CO2 nunca detendrán un solo evento climático extremo. El comité de Cambio Climático de la ONU (el IPCC) sigue sin responder los pedidos de un grupo internacional de científicos que provea la evidencia de la teoría del CO2.
El Dr. Roy Spencer también identificó un ciclo de 60 años llamado 'Oscilación del Pacífico en Décadas', una fluctuación entre fases 'positivas' y 'negativas' de 30 años basada en "dos estados diferentes de circulación promedio entre los que el sistema océano-atmósfera parece tener dificultades para elegir". (Si James McCanney está en lo cierto sobre la conexión Sol-Tierra y su influencia en los flujos jet y los fenómenos atmosféricos, la OPD posiblemente podría ser un efecto conducido por influencias solares.) Spencer, también, es crítico de la visión consensuada respecto a que el CO2 produce calentamiento global, observando en lugar de ello ciclos dentro de ciclos en base a los cambios en la cobertura de las nubes. Apoyándose en observaciones de estos ciclos, escribe, "Y ahora, a fines del 2008, parece que podríamos haber ingresado en una nueva fase negativa (enfriamiento) de la OPD. Solo el tiempo dirá si este patrón persiste". Ver gráfico de temperaturas globales obtenido de información satelital del NOAA, aquí. Vean el patrón sinusoidal del gráfico, indicando que la tierra está actualmente ingresando en una tendencia de 30 años de enfriamiento. Incidentalmente,
La última vez que cambió la fase de la OPD fue en 1977, un evento que algunos han denominado el "gran cambio climático de 1977". Este evento puso fin a la tenue tendencia de enfriamiento que había comenzado en los 1940s..., que luego fue reemplazada con una tendencia de calentamiento desde fines de los 1970s hasta los 1990s.

Después del Gran Cambio Climático, las temperaturas en Alaska aumentaron inmediatamente y luego permaneció cálida. Las temperaturas en el Ártico comenzaron a incrementarse... gracias a nuestras nuevas mediciones satelitales se observó que la cobertura de hielo del mar ártico empezó a hundirse en los 1980s... Contrario a lo que habrás escuchado en las noticias, el reciente calentamiento en el Ártico seguramente tenga precedentes. Era igual de cálido a fines de los 1930s y comienzos de los 1940s cuando la OPD también se encontraba en su fase cálida, positiva. ... La mayoría de los picos de altas temperaturas registrados en EEUU sucedieron en los 1930s. (Spencer, p. 19)
Por supuesto, hay muchos más elementos respecto a estos temas que la información presentada arriba. Puedes encontrar más artículos relacionados en los archivos de SOTT. Después de investigar todos estos temas relacionados durante años, está empezando a emerger una imagen. Los Cambios Terrestres que estamos experimentando son un fenómeno natural, y la actividad humana tiene poco o nada que ver con ellos (al menos no de las formas popularmente imaginadas). Algo extraño, pero no sin precedentes, está sucediendo en todo nuestro sistema solar. Tiene que ver con influencias cósmicas y sus efectos en y a través de nuestro Sol y, como resultado de ello, sobre nuestro clima. Manténganse sintonizados para próximas ediciones sobre la posible estrella gemela de nuestro Sol y otros procesos terrestres y solares. Nuestro medioambiente cósmico está cambiando, según los C's, de maneras que ni siquiera podemos empezar a imaginar.