La Ciencia del Espíritu
Mapa


Cards

La ínsula del cerebro se relaciona con los comportamientos ludópatas

juegos de azar
© EFE
Esta semana se publica en la revista PNAS un estudio internacional liderado por científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que analiza los orígenes neurobiológicos de la percepción distorsionada que se genera en la mente de las personas durante los juegos de azar. Los dos nuevos mapas que permiten ampliar el atlas del funcionamiento del cerebro

Estas deformaciones cognitivas están basadas en creencias irracionales que hacen que el jugador sobreestime su probabilidad de ganar dependiendo de lo que observa. En concreto, cuando ocurren los 'casiaciertos', que hacen pensar que está a punto de salir el premio, o la denominada falacia del jugador, un pensamiento que a partir de resultados fallidos consecutivos deduce la probabilidad futura de éxito.

Comentario: Esta es quizás otra prueba más de que, cuando nuestras decisiones están regidas por emociones subconscientes, no pensamos tan racionalmente como lo creemos. Y eso puede llevarnos a ocultarnos verdades que molestan, cometer errores de juicio, creer a las autoridades incluso cuando nos mienten, etc.

Butterfly

La inactividad estropea el cerebro

ginmasia
© Corbis
La producción de la enzima SCD1 permitiría hacer más ejercicio sin cansancio
Es bien conocido que el cerebro es un órgano que se adapta y cambia con el tiempo. Esta propiedad se llama neuroplasticidad y es la que nos permite aprender nuevas habilidades, por ejemplo, a jugar al tenis, o recuperar sus funciones a las personas que han sufrido un accidente. Además, también se sabe que la actividad física mejora la memoria. El desarrollo de habilidades motoras mientras crecemos, como la fuerza, la rapidez y la coordinación, es crucial adquirir otras habilidades intelectuales, como la memoria, el razonamiento lógico o la capacidad matemática.

Lamentablemente, esto también también funciona al revés. Recientemente unos neurólogos estudiaron ratas deportistas y ratas sedentarias, y descubrieron que la inactividad y el sedentarismo pueden producir daños en la parte del cerebro que regula las respuestas automáticas.
Phoenix

Gabor Maté: adicciones y correcciones

Gabor Maté se especializa en el estudio y tratamiento de las adicciones y es ampliamente reconocido por su perspectiva única sobre el Trastorno del Déficit de Atención y su creencia firmemente sostenida en la conexión entre la salud de la mente y el cuerpo.

Comentario: Para más información, vea:

El precio del estrés
En este ilustrativo y revolucionario libro -repleto de conmovedoras historias de personas reales- el doctor y autor de bestsellers, Gabor Maté, nos demuestra de qué manera el estrés y nuestras emociones pueden ser la causa de una enfermedad crónica. La medicina occidental cuenta con espectaculares logros en lo que a enfermedades graves se refiere, como fracturas óseas o infecciones mortales. No se ha alcanzado este éxito en patologías que no responden a la rápida intervención del escalpelo, el antibiótico o el fármaco milagroso. En Cuando el cuerpo dice no, el doctor Maté resume las últimas conclusiones científicas del papel que juega el estrés y el carácter emocional de cada uno en el inicio del cáncer y otras enfermedades crónicas. Afirma que el conocimiento del modo de actuación de esta relación causal es esencial para la curación. Basándose en estudios sobre emotivos e ilustrativos casos y en ejemplos recogidos durante sus dos décadas como médico de familia y especialista en cuidados paliativos, nos ofrece nuevas e interesantes percepciones sobre la enfermedad como vía por la que, a menudo, el cuerpo dice 'no' a lo que la mente no puede o no reconocerá.


Info

Las personas tienden a defender el sistema, aunque sea injusto o corrupto

Esta propensión se da sobre todo bajo cuatro condiciones: la amenaza, la dependencia, la imposibilidad de escape o el escaso control personal
© Desconocido
Según una teoría de la psicología cognitiva conocida como "justificación del sistema", los seres humanos tienden a defender los sistemas en los que están inmersos, aunque éstos sean corruptos o injustos. Una investigación realizada por psicólogos estadounidenses ha revelado que esta actitud se da principalmente bajo cuatro condiciones: cuando el sistema está amenazado, cuando se depende del sistema, cuando resulta imposible escapar al sistema o cuando los individuos pueden ejercer un escaso control personal. Los resultados de este estudio explicarían porqué las poblaciones, a menudo, no se alzan contra situaciones que dañan sus propios intereses.

Comentario: Para mayor información sobre cómo nos vuelven sumisos y dependientes del Sistema, les recomendamos el interesante Enfoque Sott de Harrison Koehli: Guerra límbica y "El interruptor de la Paranoia" de Martha Stout

Galaxy

Un futuro hecho de lenguaje en el que podremos programar universos

Al descubrir una materia hecha de lenguaje e inyectar computadoras a escala molecular estaremos entrando en una era omnivirtual en la que todo será programable.
"Donde antes había la tecnología secreta de Dios, ahora debe de haber la tecnología pública del hombre. ¿Tal vez lo que llamamos historicidad no es más que el tiempo requerido para repetir el truco de Dios a través de la habilidad humana? Esto nos motivaría a concluir que incluso el aliento de vida algún día debe de convertirse en un talento extensamente formulado que pueda ser bajado del cielo a la tierra." -Peter Sloterdijk, Burbujas.
© Desconocido
Aún estamos esperando la Web Semántica y el "Internet de las Cosas", más allá de algunos atisbos, pero el futuro de la penetración tecnológica es mucho más radical, según quisieran hacernos creer algunos de sus más destacados entusiastas. Actualmente, las máquinas ya están en nosotros - debajo de nuestra piel como aplicaciones médicas - , pero en poco tiempo podrán invadir tejidos, moléculas y átomos, desde donde podrán ejecutar programas y quizás hasta simular universos.
Info

7 señales que demuestran que no estás durmiendo suficiente

Por desgracia, los trastornos del sueño están a la orden del día. Y no es para menos, vivimos en un mundo muy diferente al de hace unas décadas, todo va muy más rápido, y la tecnología invade casi cada rincón de nuestro hogar (un aliciente más que aumenta estos trastornos del sueño). Por ello, es importante reconocer algunas señales de alerta en nuestro comportamiento o nuestra vida cotidiana que nos indican que es necesario que dediquemos algunas horas más a nuestro descanso. Aquí tenéis algunas de ellas.
© Desconocido
1. Dificultad para la toma de decisiones

Una de las primeras señales de la falta de sueños en los adultos es esta, ya que afecta directamente a la productividad laboral del día a día. Si nos cuesta más pensar o tomar decisiones, puede que estemos haciendo algo mal. Dedicar más horas al trabajo durante alguna noche no siempre es buena idea, sino todo lo contrario, pues al final nuestro cuerpo lo paga.

Como ya os explicamos, dormir las horas necesarias es importante para poder fijar el aprendizaje y cuidar de nuestro pensamiento, y la falta de sueño no nos hará ningún favor al respecto. Nos hará ser menos productivos y estar menos alerta.
Magic Wand

Mindfulness

meditación
© Desconocido
El mindfulness puede entenderse como atención y conciencia plena, como presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual. Pretende que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento. Como procedimiento terapéutico busca, ante todo, que los aspectos emocionales y cualesquiera otros procesos de carácter no verbal, sean aceptados y vividos en su propia condición, sin ser evitados o intentar controlarlos. El control sobre sucesos incontrolables, sujetos a procesamiento automático, requiere de la mera experimentación y exposición natural con la menor interferencia posible.

Aunque el mindfulness ha adquirido una cierta notoriedad, sobre todo en USA, de mano de los valores orientales, refiere a algunos aspectos ya conocidos en psicología: la exposición y la autorregulación basadas en las técnicas de biofeedback o en el uso de la hipnosis, donde hay un dejar que los fenómenos perceptivos y sensoriales se muestren como ellos son. Su principal utilidad, más allá de las técnicas concretas que ofrezca, tal vez sea el contrastar con una psicología que propugna el control, el bienestar, la eliminación del estrés, la ansiedad, etc., mediante procedimientos que, a falta de esa experimentación natural, pueden contribuir a perpetuarlos.

Mindfulness es un término que no tiene una palabra correspondiente en castellano. Puede entenderse como atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva. Los términos atención, conciencia y referencia al momento concreto están incluidos de lleno en su significado. Viene a plantear, por tanto, un empeño en centrarse en el momento presente de forma activa y reflexiva. Una opción por vivir lo que acontece en el momento actual, el aquí y el ahora, frente al vivir en la irrealidad, el soñar despierto.

Comentario: El mindfulness plantea una perspectiva interesante de trabajar sobre las experiencias de uno, observándolas y aprendiendo de las mismas al experimentarlas. Sin embargo, es importante notar que esta observación consciente no implica llevar a cabo las emociones en forma de catarsis, como muchas terapias proponen, sino más bien, observar como los procesos emocionales, fisiológicos e intelectuales actúan sobre nosotros y poder elegir, a partir de esa observación, las respuestas más convenientes a las diferentes circunstancias de la vida.

Una buena forma de lograr un estado de "alerta relajada" que permita esta observación, así como la activación de los sistemas auto-reguladores que poseemos, es la estimulación del nervio vago a través de ejercícios de respiración. Desde SOTT, recomendamos el programa de relajación y rejuvenecimiento Éiriú Eolas.

Para más información:

Éiriú Eolas: Expansión del conocimiento
El Nervio Vago: regeneración y sanación al alcance de la mano
Teoría Polivagal, el reto sensorial y las emociones de las entrañas
El Aliento Revitalizante

People

Las facetas de nuestro cerebro social

Para los seres humanos la supervivencia depende, en gran medida, de un funcionamiento social efectivo. Las habilidades sociales facilitan nuestro sustento y protección. Si queremos entender a los seres humanos, la comprensión de las capacidades relacionadas con la sociabilidad cobra un rol fundamental.
© Desconocido
El estudio sobre la cognición social tiene sus raíces en la psicología social, disciplina que procura entender y explicar cómo los pensamientos, las sensaciones y el comportamiento del individuo se ven influenciados por la presencia, ya sea real o imaginaria, de otras personas. Estudia al individuo dentro de un contexto social y cultural, y se centra en cómo la gente percibe, atiende, recuerda y piensa sobre otros, lo cual involucra un procesamiento emocional y motivacional.
Music

¿Es la música un lenguaje? La improvisación como forma de conversación

Ejecutar música junto a otros activa las mismas áreas del cerebro que una conversación en voz alta. Sin embargo, la música no es lenguaje del mismo tipo que el verbal --pero sí comunicación.
© Desconocido
Cuando vemos a un grupo musical en vivo podemos decir que tienen química o que carecen de ella. Sobre todo al tratarse de improvisaciones, como en el jazz y el blues, la música parece ser una forma de conversación, esto es, de transmisión de sentido. ¿Pero podríamos deducir de esto que la música es un lenguaje, del mismo modo en que decimos que la comunicación verbal lo es?

Un equipo de investigadores de la Universidad John Hopkins estudió la base neuronal del intercambio musical al observar la actividad cerebral de 11 músicos de jazz. Sus descubrimientos permiten aseverar que la música se comporta como un lenguaje estructuralmente, pero no semánticamente.
Info

La ilusión de Control: ¿Mecanismo de protección motivacional o sesgo cognitivo?

La ilusión de control es un fenómeno clásico investigado por psicólogos experimentales que se refiere a la tendencia que tenemos las personas a creer que ejercemos el control sobre sucesos deseables, pese a que éstos sean, en realidad, del todo incontrolables.

Este fenómeno explicaría cómo, ante eventos aleatorios, las personas nos responsabilizamos de aquellos que son positivos mientras que atribuimos a causas externas los que son negativos. Un ejemplo de ilusión de control lo encontraríamos en la tendencia a atribuir las ganancias del juego (por ejemplo, las de una máquina tragaperras) a la propia habilidad al tiempo que culpamos a la mala suerte por las pérdidas.

Tradicionalmente el fenómeno de ilusión de control se ha abordado desde una aproximación motivacional relacionándolo con la imperante necesidad del ser humano por controlar el medio que le rodea.

La percepción de control personal es un pilar importante de nuestra autoestima, tanto, que la pérdida de control a menudo se experimenta amargamente hasta el punto de producir síntomas depresivos. Por este motivo, no es de extrañar que los seres humanos, en nuestro intento por mantener el control sobre nuestras propias vidas, lleguemos a ser capaces de distorsionar la realidad haciéndola más amable ante nuestros ojos.
Top