La Ciencia del Espíritu
Mapa


Phoenix

Científicos discuten cómo verificar fenómenos paranormales

Algunos puntos de vista de científicos que exploran fenómenos paranormales o asuntos relacionados con la conciencia humana

mente humana
© Shutterstock
Un número creciente de científicos está pidiendo un cambio en los métodos científicos para reconocer los fenómenos comúnmente experimentados, pero que son difíciles de estudiar a través de métodos convencionales.

Aquí daremos un vistazo a algunos puntos de vista de científicos que exploran fenómenos paranormales y asuntos relacionados con la conciencia humana. Ellos reflexionan sobre cómo la ciencia puede avanzar.

Comentario: Es importante destacar la valentía de los científicos que se animan a hacer realmente ciencia investigando sobre estos fenómenos que sin duda forman parte de la realidad humana. Hoy en día, la ciencia convencional parece estar estancada en una serie de dogmas basados en una concepción materialista de la realidad, la cual dista de poder darnos explicaciones que comprendan la consciencia y la subjetividad humana. Por ende, es necesario buscar nuevos modelos y desarrollar nuevas teorías que nos permitan estudiar y entender una realidad que parece ser mucho más amplia de lo que los materialistas suponen.

Para más información ver:

Thomas Nagel: Mente y Cosmos - porqué el materialismo neo-darwinista es, casi con certeza, falso

Rupert Sheldrake: La ciencia debe cuestionar sus propios dogmas para expandirse
Rupert Sheldrake explica los 10 dogmas de la ciencia que detienen su evolución
Libro 'The Science Delusion' Parte 1: genética, herencia y telepatía
Libro 'The Science Delusion' Parte 2: Premoniciones y presentimientos

La visión psicopática de la realidad, Kropotkin y la teoría evolutiva

Question

¿Existe la muerte? Una teoría científica asegura que no


El científico Robert Lanza cree que la muerte es una "ilusión".
El profesor estadounidense Robert Lanza explica, basándose en el 'biocentrismo', que la muerte existe sólo en nuestra conciencia.

Es un interrogante que ha planeado siempre sobre las cabezas de filósofos, médicos, teólogos, pensadores e investigadores. ¿Existe vida después de la muerte? ¿Qué pasa con nosotros cuando el cuerpo ya no responde?

Ahora, un científico estadounidense afirma que la muerte "es una ilusión" y que las evidencias científicas sugieren que "la muerte no es el final".

En un artículo publicado en su sitio web y recogido en el diario británico The Independent, el profesor adjunto de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest de Carolina del Norte, Robert Lanza, cree haber hallado la respuesta en la Física Cuántica, más concretamente en la nueva teoría del biocentrismo, basada en que prácticamente todo lo que asumimos como un hecho, existe porque nosotros creemos que es así.
"Nuestra manera clásica de pensar está basada en la creencia de que el mundo tiene una existencia objetiva de observador independiente. Pero una larga lista de experimentos muestran justo lo contrario. Creemos en la muerte porque nos han enseñado que morimos. También, por supuesto, porque nos asociamos a nosotros mismos con un cuerpo y sabemos que los cuerpos mueren", señala Lanza en su artículo
.De este modo, el científico señala que conceptos como el universo, el espacio o el tiempo existen sólo en nuestra conciencia, como instrumentos construidos para la propia vida. "Todo lo que ves y experimentas en este momento -incluso tu cuerpo- es un remolino de información que ocurre en la mente", escribe.
Books

Una teoría fundamental para modelar la mente

En 1999, el físico danés Per Bak proclamó ante un grupo de neurocientíficos que le había llevado tan sólo 10 minutos determinar dónde estaba equivocado el campo. Tal vez el cerebro era menos complicado de lo que pensaban, dijo. Tal vez, el cerebro trabaja con los mismos principios fundamentales que un simple montón de arena, donde las avalanchas de varios tamaños ayudan a mantener el sistema estable en general, a este proceso lo llamó "criticidad auto-organizada".

Por mucho que los científicos de otros campos lo adorasen abiertamente, todos los físicos saben que, la audaz idea de Bak, sobre que la complejidad ordenada del cerebro y la capacidad de pensar surgen espontáneamente de la desordenada actividad eléctrica de las neuronas, no consiguió una aceptación inmediata.
© James O'Brien for Quanta Magazine
Pero, a lo largo del tiempo, el radical argumento de Bak se ha ido convirtiendo en una disciplina científica legítima. Ahora, unos 150 científicos de todo el mundo investigan los fenómenos llamados "críticos" del cerebro, el tema tuvo al menos tres talleres centrados en ello solamente en 2013. Sumándose a los esfuerzos en marcha se fundó una revista dedicada a este tipo de estudios, y que reúne todo lo distintivo de un campo en movimiento, desde la periferia de las fronteras disciplinarias a la corriente principal.
Question

¿Son contagiosos los pensamientos depresivos?

Las emociones pueden ser tan contagiosas como una gripe. Basta una breve interacción con una persona, tal vez una aparentemente intrascendente conversación de ascensor, para que nos inocule el virus de la tristeza o nos contamine con los microbios de la ira. También, del lado positivo, muchas veces es suficiente pasar al lado de alguien que sonríe para que comencemos a sentirnos mejor...
© Shawn Campbell
Pero, ¿qué ocurre con los pensamientos que se asocian a tales emociones? ¿son igualmente contagiosos? ¿y qué sucede cuando se trata de relaciones con una cierta estabilidad, como aquellas que mantenemos con nuestra red social habitual?

Un interesante estudio, publicado en Clinical Psychological Science, ha analizado si la vulnerabilidad cognitiva a la depresión puede ser contagiosa -literalmente- entre compañeros de habitación.
Family

La violencia aprendida

Creo que en estos días es importante hablar de esas víctimas invisibles que causa la violencia de género que son los niñ@s, ya que han sido muy pocos los estudios que, a lo largo de los años, se han hecho sobre las consecuencia de esta violencia en la vida, el comportamiento, la personalidad y la salud de los hij@s de las mujeres maltratadas.
© Desconocido
Lo primero que quiero decir es que los hijos e hijas de las mujeres maltratadas son víctimas directas de la violencia, nunca meros espectadores.

La exposición a la violencia provoca en los niñ@s muy graves y diversos problemas que pueden condicionar el resto de sus vidas. Entre los problemas físicos que genera tenemos el retraso en el crecimiento, las alteraciones en el sueño y la disminución de las habilidades motoras. En el aspecto emocional esta violencia produce ansiedad crónica, depresión, ira y estrés. En el aspecto cognitivo tenemos el retraso en el lenguaje, el bajo rendimiento escolar y las dificultades para la concentración y el estudio. En el aspecto de la conducta o el comportamiento esta violencia genera agresividad, inmadurez, toxicodependencias y conductas antisociales.

Comentario: Para más información vea Gabor Maté: adicciones y correcciones

Piggy Bank

Personas materialistas están destinadas a ser infelices

Un estudio de la Universidad de Baylor, en Estados Unidos, reveló que aquellas personas que son materialistas son más propensas a ser infelices, ya que son menos agradecidos con lo que tienen.
© Flickr
"La gratitud es un estado de ánimo positivo", dijo el autor principal del estudio, Jo -Ann Tsang, quien es profesor asociado de psicología y neurociencia en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Baylor.

"La investigación anterior que nosotros hicimos determinó que las personas están motivadas para ayudar a las personas que les ayudan - y para ayudar a los demás también. Somos criaturas sociales, centrarse en los demás de una manera positiva es bueno para nuestra salud", agregó el investigador.

Sin embargo, el científico explicó que el materialismo se centra en la persona misma. "Una actitud material se centra en lo que uno no tiene y afecta la capacidad de ser agradecido por lo que ya se tiene", sostiene el estudio.

Para el estudio se analizaron 246 miembros del departamento de marketing de una universidad privada en Estados Unidos. La edad media de los participantes fue de 21 años.
Cards

La ínsula del cerebro se relaciona con los comportamientos ludópatas

juegos de azar
© EFE
Esta semana se publica en la revista PNAS un estudio internacional liderado por científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que analiza los orígenes neurobiológicos de la percepción distorsionada que se genera en la mente de las personas durante los juegos de azar. Los dos nuevos mapas que permiten ampliar el atlas del funcionamiento del cerebro

Estas deformaciones cognitivas están basadas en creencias irracionales que hacen que el jugador sobreestime su probabilidad de ganar dependiendo de lo que observa. En concreto, cuando ocurren los 'casiaciertos', que hacen pensar que está a punto de salir el premio, o la denominada falacia del jugador, un pensamiento que a partir de resultados fallidos consecutivos deduce la probabilidad futura de éxito.

Comentario: Esta es quizás otra prueba más de que, cuando nuestras decisiones están regidas por emociones subconscientes, no pensamos tan racionalmente como lo creemos. Y eso puede llevarnos a ocultarnos verdades que molestan, cometer errores de juicio, creer a las autoridades incluso cuando nos mienten, etc.

Butterfly

La inactividad estropea el cerebro

ginmasia
© Corbis
La producción de la enzima SCD1 permitiría hacer más ejercicio sin cansancio
Es bien conocido que el cerebro es un órgano que se adapta y cambia con el tiempo. Esta propiedad se llama neuroplasticidad y es la que nos permite aprender nuevas habilidades, por ejemplo, a jugar al tenis, o recuperar sus funciones a las personas que han sufrido un accidente. Además, también se sabe que la actividad física mejora la memoria. El desarrollo de habilidades motoras mientras crecemos, como la fuerza, la rapidez y la coordinación, es crucial adquirir otras habilidades intelectuales, como la memoria, el razonamiento lógico o la capacidad matemática.

Lamentablemente, esto también también funciona al revés. Recientemente unos neurólogos estudiaron ratas deportistas y ratas sedentarias, y descubrieron que la inactividad y el sedentarismo pueden producir daños en la parte del cerebro que regula las respuestas automáticas.
Phoenix

Gabor Maté: adicciones y correcciones

Gabor Maté se especializa en el estudio y tratamiento de las adicciones y es ampliamente reconocido por su perspectiva única sobre el Trastorno del Déficit de Atención y su creencia firmemente sostenida en la conexión entre la salud de la mente y el cuerpo.

Comentario: Para más información, vea:

El precio del estrés
En este ilustrativo y revolucionario libro -repleto de conmovedoras historias de personas reales- el doctor y autor de bestsellers, Gabor Maté, nos demuestra de qué manera el estrés y nuestras emociones pueden ser la causa de una enfermedad crónica. La medicina occidental cuenta con espectaculares logros en lo que a enfermedades graves se refiere, como fracturas óseas o infecciones mortales. No se ha alcanzado este éxito en patologías que no responden a la rápida intervención del escalpelo, el antibiótico o el fármaco milagroso. En Cuando el cuerpo dice no, el doctor Maté resume las últimas conclusiones científicas del papel que juega el estrés y el carácter emocional de cada uno en el inicio del cáncer y otras enfermedades crónicas. Afirma que el conocimiento del modo de actuación de esta relación causal es esencial para la curación. Basándose en estudios sobre emotivos e ilustrativos casos y en ejemplos recogidos durante sus dos décadas como médico de familia y especialista en cuidados paliativos, nos ofrece nuevas e interesantes percepciones sobre la enfermedad como vía por la que, a menudo, el cuerpo dice 'no' a lo que la mente no puede o no reconocerá.


Info

Las personas tienden a defender el sistema, aunque sea injusto o corrupto

Esta propensión se da sobre todo bajo cuatro condiciones: la amenaza, la dependencia, la imposibilidad de escape o el escaso control personal
© Desconocido
Según una teoría de la psicología cognitiva conocida como "justificación del sistema", los seres humanos tienden a defender los sistemas en los que están inmersos, aunque éstos sean corruptos o injustos. Una investigación realizada por psicólogos estadounidenses ha revelado que esta actitud se da principalmente bajo cuatro condiciones: cuando el sistema está amenazado, cuando se depende del sistema, cuando resulta imposible escapar al sistema o cuando los individuos pueden ejercer un escaso control personal. Los resultados de este estudio explicarían porqué las poblaciones, a menudo, no se alzan contra situaciones que dañan sus propios intereses.

Comentario: Para mayor información sobre cómo nos vuelven sumisos y dependientes del Sistema, les recomendamos el interesante Enfoque Sott de Harrison Koehli: Guerra límbica y "El interruptor de la Paranoia" de Martha Stout

Top