Imagen
© Archivo La Nación
Preocupa el crecimiento del autismo en el mundo
La discapacidad permanente del desarrollo que se manifiesta en los tres primeros años de edad y deriva de un trastorno neurológico afecta a uno de cada 88 niños.

Según los expertos, el autismo es una discapacidad permanente del desarrollo que se manifiesta en los tres primeros años de edad y se deriva de un trastorno neurológico que afecta al funcionamiento del cerebro, principalmente a niños con independencia de su sexo, raza o condición socioeconómica, y que se caracteriza por deficiencias en la interacción social, problemas en la comunicación verbal y no verbal y patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos y repetitivos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró por unanimidad el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo para poner de relieve la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que sufren este trastorno.

Un nuevo estudio publicado esta semana en Estados Unidos revela que la prevalencia del trastorno del espectro autista es mucho más alta de lo que se pensaba.

El estudio efectuado por los investigadores en el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reunió datos de niños diagnosticados con autismo de diversas comunidades y orígenes étnicos que en 2008 cumplieron 8 años.

Encontró que uno de cada 88 niños tiene alguno de los Trastornos del Espectro Autista (TEA), que incluyen autismo, síndrome de Asperger y los llamados trastornos generalizados del desarrollo (TGD).

El anterior informe del CDC sobre prevalencia del autismo, basado en datos de niños que en 2002 cumplieron 8 años, mostró que 1 de cada 150 niños tenía algún trastorno autista, lo que significa un incremento de 78% en los últimos diez años, afirman los investigadores.

El estudio se centró específicamente en niños de 8 años porque la mayoría de los casos se diagnostican antes de cumplir esta edad. Pero cada vez es más posible diagnosticar la enfermedad mucho más temprano.

Algunos estudios han mostrado que los primeros problemas conductuales vinculados al autismo pueden verse incluso desde los 6 meses de edad.
Los principales puntos del nuevo informe
1- Los niños que tienen cinco veces más posibilidad de tener TEA que las niñas
Si bien estudios pasados han demostrado que los varones tienen más riesgo de sufrir algún trastorno autista que las niñas, el nuevo estudio encontró que la prevalencia es más alta de la que se pensaba. El informe encontró que uno de cada 54 niños ha sido diagnosticado con TEA.

Tal como señalan los autores, continúan llevándose a cabo investigaciones para entender por qué hay diferencias en la prevalencia entre varones y mujeres. "Y el conocimiento de que el trastorno es más común entre los niños nos puede ayudar a dirigir nuestra búsqueda de las causas", agregan.
2- Los mayores incrementos en TEA se vieron entre niños hispanos y negros
Tradicionalmente, las tasas de trastornos autistas han sido más altas entre niños de raza blanca y en países de altos ingresos.

El nuevo informe encontró que el aumento más alto en el número de niños autistas se vio entre los hispanos y los negros. Desde 2002, el incremento en la prevalencia fue de 110% entre niños hispanos, 91% en niños negros y 70% en niños blancos.

Tal como señalan los investigadores, "sospechamos que esto se debe a los mejores métodos de chequeo y diagnóstico". "Sin embargo, ese hallazgo explica sólo parte del incremento a través del tiempo, ya que ahora más niños están siendo identificados en todos los grupos raciales y étnicos", agregan.
3- Más niños reciben un diagnóstico a edades más tempranas
El estudio muestra un incremento en el número de niños que son diagnosticados con TEA antes de cumplir los 3 años de edad. Pero la mayoría siguen recibiendo diagnósticos después de cumplir los 4 años, principalmente los vinculados al TGD.

En promedio, dicen los autores, el diagnóstico es más temprano para los niños con trastorno autista (4 años), que para aquéllos con trastornos más ampliamente definidos dentro del espectro o los que sufren TGD (4 años y cinco meses).

Y el diagnóstico de los niños con Asperger surge aún más tarde (6 años y 3 meses). Según los investigadores, "muchos niños no están siendo diagnosticados con TEA tan temprano como como debería ser".
4- La mayoría de los niños identificados con TEA no presentan discapacidad intelectual
El estudio revela que 62% de los niños diagnosticados con trastornos autistas no tienen un coeficiente intelectual de 70 o más (el límite considerado normal). Pero se vieron aumentos en la prevalencia de TEA en todos los niveles de capacidad intelectual.
Conclusión

Todavía no se conocen las causas del TEA, aunque los expertos creen que puede ser una combinación de factores genéticos y ambientales.

Por lo tanto, no se sabe qué es lo que ha causado este incremento. Tal como afirman los investigadores del CDC, "para entender más sobre estos trastornos, necesitamos seguir acelerando nuestras investigaciones".

"Estamos trabajando en la búsqueda de los factores de riesgo y las causas para poder atender las crecientes necesidades de los individuos, familias y comunidades afectadas por los trastornos del espectro autista".