Bienvenido a Sott.net
jue, 23 nov 2017
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa


Brain

El tratamiento psicológico del comportamiento sedentario, en 9 pasos

Vivimos en una sociedad sedentaria. Aunque en los últimos tiempos se ha popularizado el hecho de hacer ejercicio y deporte, la mayor parte de las personas tienen una rutina básica que les exige estar una gran parte del tiempo sentados en una silla sin realizar apenas esfuerzo físico. También a nivel de ocio, gran parte de la población apenas se mueve (por ejemplo, pasa gran parte de su tiempo viendo la televisión o en las redes), teniendo una vida muy pasiva a nivel físico.
La vida sedentaria puede ser un problema importante: la no realización de ningún tipo de actividad física es peligrosa y puede suponer un factor de riesgo importante para el padecimiento de enfermedades médicas y trastornos mentales. Es incluso posible que personas que quieren o necesitar de dejar de llevar este tipo de estilo de vida no sepa como hacerlo o no se vean capacitadas para ello. Es por ello que en muchas ocasiones va a ser necesario realizar un tratamiento psicológico del comportamiento sedentario.

Comentario:
Artículos recomendados:



Brain

Los 3 principales tipos de motivación homicida en asesinos

Posiblemente, el acto de arrebatar la vida a otro ser humano sea de los más mediáticos y repudiados en nuestra sociedad, y de los más difíciles de comprender. En este artículo vamos a tratar de dar respuesta a qué procesos psicológicos internos guían la comisión de un asesinato, qué motivaciones "mueven" a los asesinos en serie y por qué se mantienen dichas conductas homicidas; si bien hay que tener en cuenta que en cada caso estas motivaciones variarán en mayor o menor grado.
El concepto de la motivación homicida

La motivación homicida es un constructo multidimensional, esto quiere decir que existen varios conceptos clásicos a tener en cuenta vinculados a la motivación de los asesinos en serie, como por ejemplo: el modelado (aprender o mejorar una conducta por imitación), las técnicas de ensayo y error (perfeccionan su modus operandi), el aprendizaje vicario (ver una conducta para aprender de ella), el autorreforzamiento y condicionamiento de la conducta y las propias justificaciones del asesino que perpetúan la comisión de estos asesinatos.

Comentario:
Artículos recomendados:



Brain

Efecto Dunning-Kruger, o por qué la gente opina de todo sin tener ni idea

El efecto Dunning-Kruger puede resumirse en una frase: cuanto menos sabemos, más creemos saber. Es un sesgo cognitivo según el cual, las personas con menos habilidades, capacidades y conocimientos tienden a sobrestimar esas mismas habilidad, capacidades y conocimientos. Como resultado, suelen convertirse en ultracrepidianos; gente que opina sobre todo lo que escucha sin tener idea, pero pensando que sabe mucho más que los demás.
El problema es que las víctimas del efecto Dunning-Kruger no se limitan a dar una opinión ni a sugerir sino que intentan imponer sus ideas, como si fueran verdades absolutas, haciendo pasar a los demás por incompetentes o completos ignorantes, cuando en realidad no es así. Obviamente, lidiar con estas personas no es fácil porque suelen tener un pensamiento muy rígido.

Comentario:
Artículos recomendados:



Hearts

Quien mucho traga, al final se ahoga: Los riesgos de silenciar las emociones

"Quien mucho traga al final se ahoga", dice un antiguo refrán que probablemente habrás escuchado en alguna ocasión. Freud también nos alertaba de los peligros de silenciar los sentimientos diciendo: "Las emociones reprimidas nunca mueren. Están enterradas vivas y saldrán a la luz de la peor manera".
De hecho, a veces la sabiduría popular encuentra un respaldo en la ciencia. En ciertos casos, reprimir nuestros sentimientos y pensamientos, por miedo a ofender a los demás o mostrarse vulnerables, puede terminar causándonos daño a nosotros mismos. Las emociones que se acumulan nos hieren en silencio, se convierten en fantasmas que dañan nuestro cuerpo y mente.

Comentario: Como bien lo menciona el artículo, no se trata de dejarnos llevar tampoco por las emociones. Es importante que podamos desarrollar una buena comprensión de cómo reaccionamos o cómo nos sentimos ante ciertas circunstancias, y de esta manera poder responder de una forma asertiva.

Asimismo lo invitamos a leer los artículos siguientes:



Rainbow

Las 12 reglas para la vida: un antídoto para el caos - Regla número 1: ¡Deja de ser patético! Párate derecho con tus hombros hacia atrás

El reconocido psicólogo canadiense Jordan Peterson ha ganado mucha atención en los últimos meses debido a su gran trabajo sobre lo políticamente correcto, la ideología de género, sus estudios sobre la Biblia y en resumen las herramientas que nos ha proporcionado para poder llevar una vida más plena en todos los sentidos.

En el mundo caótico en el que vivímos hoy en día, no es coincidencia que la mayoría de sus lecturas hayan causado algún impacto en sus espectadores. La elocuencia de Peterson al hablar y sus investigaciones profundas sobre diferentes temas han abierto las puertas a muchas personas hacia un descubrimiento mayor de su persona y a encontrar un significado real en la vida, no a simplemente "ser felices."

En esta ocasión, Peterson se reunió con Dave Rubin para charlar sobre su libro "12 reglas para la vida: un antídoto para el caos," el cual nos proporciona diferentes puntos a seguir para llevar una vida más responsable, con honestidad hacia nosotros mismos y hacia los demás y con disciplina. Y también nos invita a seguir con esa curiosidad para comprender más cómo funciona nuestra máquina, es decir, nuestra mente y cuerpo que en conjunto determinan en gran medida nuestro comportamiento y nuestro modo de ver la realidad.

Display

¿Qué es la dopamina digital y cómo se convirtió en la droga más popular y adictiva del mundo?

Las adicciones al porno, a los smartphones, a las redes sociales y demás plataformas y productos digitales son mediadas por la dopamina de fuente digital, por un diseño y una programación que ha incorporado no tanto el placer sino la constante anticipación del placer.

© Desconocido
Al parecer hemos llegado al punto en el que existe finalmente una conciencia más o menos generalizada -y ciertamente en aumento- de que la tecnología digital está afectando seriamente algunas de las facultades más básicas del ser humano -fundamentalmente, la atención, la voluntad y la capacidad de conectar de manera íntima, sin mediación. Marshall McLuhan, quizás el más grande teórico de medios del siglo XX, en reiteradas ocasiones afirmó que la tecnología y los nuevos medios se desarrollan a una mayor velocidad que la capacidad de reflexión de la sociedad y, por lo tanto, entendemos los efectos de un medio en nuestras propias facultades cuando ya estamos incrustados casi irreversiblemente en su ambiente, cuando ya hemos sido alterados en diferentes formas.

Y es que los medios -digitales y análogos- son extensiones de nuestros sentidos, pero siempre en un proceso de retroalimentación; amplifican nuestros sentidos y nuestras capacidades cognitivas pero también las amputan y las adormecen, nos dan pero también suelen quitarnos. Esto nos está sucediendo con el Internet a una escala nunca antes vista. Algunas personas creen que esto ocurre cada tanto con una nueva tecnología, como una recurrente paranoia conservadora. Por ejemplo, se criticaba que las personas pasaban demasiado tiempo platicando de cosas banales cuando se masificó el teléfono. La diferencia estriba, según Tristan Harris, ex desarrollador de Google, en que las compañías de teléfono no tenían a cientos de diseñadores e ingenieros trabajando todos los días -sirviéndose de la última investigación no sólo en cuestiones de desarrollo y marketing sino de neurociencia y psicología conductual- para hacer más atractivo tu teléfono con la intención de que pases más tiempo usándolo.

En este artículo intentaremos explicar cómo la tecnología digital se ha convertido en una adicción global que "ha secuestrado nuestras mentes", usando las palabras de Tristan Harris.

Comentario: Muy importante reflexión para nuestros tiempos, ya que, si perdemos nuestra capacidad de atención y nuestra fuerza de voluntad, perdemos, en gran medida, algunas funciones específicamente humanas que permiten nuestro crecimiento y nuestra capacidad de actuar más conscientemente y tomar decisiones racionales. Justamente, la capacidad de postergar el placer inmediato y dirigir nuestro comportamiento hacia un objetivo que quizás no nos de recompensas rápidas pero que creemos puede ser mejor para nosotros y los demás, desarrolla nuestro neocortex (específicamente el lóbulo frontal), la parte del cerebro que es "humana por excelencia" y que nos caracteriza como seres racionales capaces de orientar nuestras acciones hacia el futuro.

Recomendamos leer también:


Brain

Personas emocionalmente maduras: 6 rasgos que las definen

Aunque se hable mucho acerca de la distinción entre personas maduras y personas inmaduras, a la práctica no se suele saber muy bien a qué nos estamos refiriendo. Intuimos que tiene algo que ver con el hecho de haber dado o no el paso hacia la adultez, pero hay mucha controversia acerca de en qué consiste exactamente madurar.
Por ejemplo, alguien puede pensar que se llega a la madurez al entrar en un estado en el que aprendemos a desprendernos de las cosas y verlo todo desde un cierto distanciamiento, mientras que para otros, significa empezar a comprometerse con el mundo y dejar de lado el individualismo y el egoísmo. En definitiva, cada persona identifica la madurez con el horizonte ético al que aspira llegar algún día.

Además, en la mayoría de conversaciones al respecto tampoco está muy claro que comportarse como personas adultas sea siempre lo más deseable. ¿Acaso no hay aspectos de la infancia y la adolescencia que son muy valorados? Por ejemplo, la espontaneidad, la curiosidad o la relativa falta de prejuicios siempre son vistas como aspectos psicológicos de los más pequeños que deberíamos imitar.

¿Se puede encontrar una concepción de lo que son las personas emocionalmente maduras que sea más consistente de lo que solemos hacer al hablar? En realidad, sí.

Comentario:
Artículos recomendados:



Boat

10 actitudes de los niños que deberían recuperar los adultos

Eso de no "dejar crecer al niño interior" no es tan cliché ni tan descabellado. Aunque nos pasamos la vida intentando dejar atrás la infancia y ser más responsables, deberíamos adoptar algunas actitudes de nuestra infancia, que según los psicólogos nos ayudarían a fomentar la creatividad y el entusiasmo.
Dicen también que un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido, ya que ha conservado su curiosidad innata, el "yo puedo hacerlo", el liderazgo natural y el ánimo que hace que no se pierda el disfrutar cada instante ni capacidad.

A eso se suman otras cualidades como superar los obstáculos, expresar las emociones, no tener límites ni temor al ridículo.

Disfrute el momento

Para un niño es igual si está en la escuela, en su casa o en un parque de diversiones, para los más pequeños todo es juego, todo es emoción. No saben de etiquetas ni de rutinas, en cambio le encuentran siempre el lado divertido a todo. Sus problemas de chicos, como la tarea, el regaño, una pelea, los superan rápidamente y pasan la página.

Exprese y no tema al ridículo

Los niños no tienen un sentido del ridículo, para ellos es fácil dejar salir sus emociones justo como llegan, eso hace que no se tomen a pecho nada. Si son felices lo demuestran sin tapujos, así también suelen dejar salir sus lágrimas, si sienten que algo los atormenta. Eso hace que se sientan geniales, tras aceptar sus emociones. No saben de autocensuras, así que suelen atreverse a decir lo que piensan y a hacer lo que quieren. Su lema es "si te divierte y no daña a nadie, hazlo". Así que conviértase en un niño y deje atrás tanto temor al "qué dirán".

No se limite

"Yo puedo solo", "Déjame hacerlo a mí", son algunas de las frases con las que los niños nos sorprenden. Así les cueste trabajo llevar a cabo una tarea, los niños parecen estar dispuestos a probar hacer las cosas por sus propios medios. Así que sea un niño en ese sentido, no deje que nadie le diga qué puede o no hacer, las limitaciones están en la mente y las barreras están para ser superadas.

Cero prejuicios

Los niños no conocen la palabra "prejuicio". No creen en nada que sean ideas preconcebidas o juicios a priori. Ven la vida de una manera sencilla y dicen las cosas tal como las ven y las sienten.

Para ellos el mundo es mucho más fácil de lo que creen los adultos. ¿Entonces por qué no adoptar esa idea y dejar atrás todo aquello que nos hace ver la vida de una manera más compleja y poco divertida?

Eso hace que se relacionen fácilmente con otros y que tengan amistades duraderas y plenas.

No pierda el asombro

El mundo está lleno de cosas asombrosas, solo que al crecer nos olvidamos de su existencia. Los niños viven con esa ilusión por descubrirlas y eso hace que siempre tengan el combustible para alcanzar los sueños: la motivación. Cuando crecemos vamos dejando atrás las ilusiones y nos volvemos más pragmáticos, lo que no nos deja avanzar y nos hace estancarnos. No hay que tener miedo de explorar, aunque sepamos que puede haber tropiezos. Déjese sorprender y asombrar.

Sea curioso

Adora Svitak, la conferencista más joven en pasar por TED, dice que otro acierto de los niños es "no hacer mucho caso a los mayores", porque muchos adultos olvidaron cómo divertirse. Según ella hay que ser como un niño, porque "en realidad quien se asume adulto siempre, siente envidia porque en realidad le encantaría sentarse en el suelo a pintar".

Brain

Amnesia infantil: ¿por qué no recordamos los primeros años de vida?

¿Cuál es tu primer recuerdo? La respuesta a esta pregunta va a ser en la mayoría de los casos una situación o una breve imagen de algún suceso o sensación que experimentamos en nuestra infancia temprana, en su mayoría correspondiente a cuando teníamos entre tres y cinco años de edad. Pero por aquél entonces ya hacía varios años que estábamos vivos. Nuestros cerebros ya procesaban la información proveniente del entorno e incluso éramos capaces de aprender habilidades, informaciones y maneras de actuar.
¿Qué ocurrió antes de ese primer recuerdo? ¿Por qué no podemos recordar algo antes de ello, como por ejemplo cuando aprendimos a andar o a hablar? La explicación a ese vacío de recuerdos tiene un nombre: se llama amnesia infantil.

Family

Identidad grupal: la necesidad de sentirse parte de algo

Probablemente, la ventaja más importante de la humanidad como especie es su disposición a trabajar en sociedad, en grupo. Sin embargo, el arma aparenta ser de doble filo, ya que, en ocasiones, parece que dicho comportamiento social puede ser el que lleve a la propia especie a su inevitable final.
Y es que, hay un inesperado efecto secundario con el que la selección natural no contó a la hora de decidir como beneficioso el comportamiento social: la aparición de los grupos. Sin embargo, esta forma de vida no se regula sola. A la práctica, a la hora de relacionarnos socialmente, muchas veces lo hacemos desde un sentimiento de identidad grupal que nos lleva a considerar a la otra persona nuestro igual o, por el contrario, alguien con quien no nos identificamos.

Comentario:
Artículos recomendados: