Bienvenido a Sott.net
dom, 25 sep 2016
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa


Magic Wand

La sencillez convierte a una persona común en un ser excepcional

Tenemos grandes sueños y proyectos ambiciosos, pero eso no significa que no podamos abrazar la sencillez. Sin embargo, en un mundo donde las personas parecen valer por lo que tienen, en vez de por lo que son, donde a menudo importan más las apariencias que la esencia, es fácil caer en las redes de la soberbia, la vanidad y la presunción.

Aún así, no hay mejor adorno para nuestra alma que la humildad. De hecho, la sencillez es el lenguaje del corazón, es una forma de expresión directa que no necesita de artificios y que nos permite conectar con los demás desde nuestra esencia, siendo 100% auténticos.

Los riesgos que entrañan el orgullo y la soberbia
Una rana se preguntaba cómo podía alejarse del clima frío del invierno. Unos gansos le sugirieron que emigrara con ellos, pero el problema era que la rana no sabía volar.

- Déjenmelo a mí -dijo la rana-. Tengo un cerebro asombroso.

Luego pidió a dos gansos que la ayudaran a recoger una caña fuerte, cada uno sosteniéndola por un extremo. La rana pensaba agarrarse a la caña por la boca.

Cuando el invierno estaba a punto de llegar, los gansos y la rana comenzaron su travesía. Sin embargo, no habían volado mucho cuando pasaron por una pequeña ciudad, y los habitantes salieron para ver el inusitado espectáculo.

Alguien preguntó: "¿A quién se le ocurrió una idea tan brillante?"

La rana se sintió tan orgullosa que exclamó:

- ¡A mí!

En el preciso momento en que abrió la boca, se soltó de la caña y cayó al vacío.
Al igual que la rana de la historia, el orgullo nos puede llevar a tomar malas decisiones, sin reflexionar sobre las consecuencias. De hecho, su principal arma es que nos convence de que nuestra forma de pensar es correcta y de que todos los demás están equivocados. Pensamos que solo nuestras ideas son brillantes y sensatas, por lo que no le damos cabida a nuevas formas de ver las cosas y terminamos anquilosándonos.

Comentario: Recomendamos leer también:


Hearts

Compañerismo: definición y ventajas de ser un buen compañero

Existe un concepto crucial a la hora de comprender por qué algunos grupos humanos logran sus objetivos. Tanto si hablamos de grupos en la escuela, en el trabajo o en otras actividades (como por ejemplo los equipos deportivos), una de las claves para que la comunidad permanezca cohesionada y logre así sus metas es el compañerismo.

Definición de compañerismo

El compañerismo es el vínculo que se establece entre compañeros. Los compañeros son los individuos que forman algún tipo de grupo o comunidad y que persiguen un propósito u objetivo.

Comentario: Lo invitamos a leer los siguientes artículos:



Music

Música, tristeza y empatía: cuando el dolor y el placer vienen juntos


No es ningún secreto que muchas personas manifiestan sentirse más tristes o melancólicas luego de escuchar cierto tipo de música, por lo general, melodías de compás lento o mensaje desesperanzador.


De hecho, lo que podría parecer una técnica de autoflagelación psicológica es el recurso idóneo que algunos emplean para desahogarse en momentos difíciles. La música se convierte, entonces, en un agente propicio para la catarsis y el recuerdo de episodios de vida importantes, principalmente si la pieza musical nos es familiar.

La mayoría de estudios realizados hasta ahora había hecho énfasis, precisamente, en esto: cómo afecta nuestro estado de ánimo la música que ya conocíamos, nuestro "repertorio nostálgico" personal.

Comentario: Puede ver también:



Magnify

​¿Por qué no me dejo ser feliz?

A veces nos suceden cosas buenas o incluso fantásticas. Obtenemos un aumento, un nuevo trabajo o por fin a nuestra empresa le va bien, tenemos una relación estable y sana o las cosas en nuestra vida finalmente están "encajando", y sin embargo sentimos que "algo no está bien".
Es como si cuando todo parece ir en orden crece dentro de nosotros un vacío, miedo, ansiedad. ¿Por qué pasa esto? ¿¡No es una locura?!

Comentario:
Artículos recomendados:



Brain

​Neuroeducación: el aprendizaje basado en neurociencias


En los laboratorios de biología y neuropsicología es posible investigar acerca del modo en el que funcionan los procesos mentales básicos:
la memoria, la toma de decisiones, la discriminación entre estímulos diferentes, etc.

Todas estas funciones psicológicas nos hablan sobre el modo en el que nuestro cerebro se adapta al ambiente y nos permite aprender de nuestras vivencias. Pero... ¿qué pasaría si se investigase el modo en el que aprende nuestro cerebro más allá de los laboratorios? En eso consiste la neuroeducación.

Comentario: Vea la siguiente conferencia del neurocientífico Michael Merzenich acerca de la neuroplasticidad:




Books

Speed reading: aprende las 5 técnicas para leer más rápido

Speed Reading es el arte de silenciar la subvocalización. La mayoría de lectores tienen una velocidad de lectura de unas 200 palabras por minuto, que es la misma velocidad a la que se suele leer en voz alta. La voz interior es lo que determina esta velocidad de lectura, y lo que impide conseguir una velocidad de lectura superior, pues nos han enseñado a leer de esta manera.
De todos modos, es posible leer a mayor velocidad y con una mejor comprensión de los textos o novelas. La solución es simple: absorber la lectura de manera más rápida que la voz interior gracias a distintas técnicas. Por ejemplo, seguir la lectura con el dedo para que la lectura sea más rápida de lo que es habitualmente. Esto sucede porque el ojo al ojo le cuesta menos seguir el movimiento que leer palabra por palabra.

Comentario:
Artículos recomendados:



Magnify

La inteligencia se hereda de la madre, revela la ciencia

Las personas que tienen la suerte de ser más inteligentes que el promedio deberían empezar a agradecérselo a otra persona en particular: sus madres. Y es que, según han destacado varias investigaciones, parece que son las madres las que transmiten la mayor parte de carga genética relacionada con las habilidades cognitivas.
Esto desmentiría muchos de los prejuicios de género que siguen bastante enraizados en nuestras sociedades y que llevan siglos acompañando cruelmente a las mujeres en particular. Según estas informaciones, la inteligencia del progenitor no sería un factor fuerte a la hora de predecir la inteligencia de los hijos.

Comentario:
Artículos relacionados:



Info

¿Qué es la culpa y cómo podemos gestionar esta sensación?

© Desconocido
En mis años como terapeuta he presenciado como muchas personas viven presas de un gran fantasma que les atormenta: su nombre es culpa. Son personas que no logran disfrutar plenamente su vida porque suelen privarse de experiencias, tomar decisiones, asumir retos, cerrar círculos en su vida por sentirse culpables.

Por eso hoy decidí escribir unas cuantas ideas básicas que le permitan reflexionar sobre este gran fantasma que atormenta nuestras vidas y en ocasiones no nos damos cuenta.

Lo que entendemos por culpa

Comencemos por explorar un poco el término: la culpa. Solemos definir este concepto como un sentimiento desagradable nacido de la sanción, el señalamiento acusador o la condena producida por "algo que hicimos o que no hicimos y se asumía que debíamos hacer o no hacer".

Este señalamiento genera sentimientos como la tristeza, el remordimiento, el lamento, la angustia, la impotencia y la frustración.

Comentario: Muy interesante perspectiva de la culpa y cómo la misma puede tener un rol positivo en nuestro desarrollo como personas; si es que no se convierte en una culpa que aparece porque es más confortable sentir lástima de nosotros mismos y sentirnos víctimas de las circunstancias, que ponernos a trabajar con acciones concretas para transformarnos y ser cada día mejores personas.

Recomendamos leer los siguientes artículos relacionados al tema:


Candle

Cuando limpiar es meditar

Se cuenta que uno de los discípulos de Buda encontró el nirvana o liberación del sufrimiento, mientras estaba barriendo. El ambiente que nos rodea está conectado con nosotros y refleja nuestra mente, cuando ese entorno es desordenado, nuestra mente también. Si mantenemos hermosa nuestra casa, nuestra mente estará muy clara y tranquila.
© Google
Limpiar, ordenar y meditar

Comentario: Parece un decálogo muy simple y hasta insípido pero no lo es. En la simplicidad se esconde la sabiduría... que hemos olvidado, apresurados por este sistema tan frenético en el que vivimos y que nos hace vivir en un sin vivir. Nos olvidamos de quienes somos, tan rápido vamos y nos olvidamos de la importancia de los pequeños gestos. Este decálogo nos enseña, con simplicidad, a tomar un pequeño tiempo y espacio para nosotros mismos aprovechando la ocasión para meditar en silencio, en un "mindfulness" que nos permita centrarnos. Es, efectivamente, un ejercicio a la vez físico y espiritual limpiar. ordenar y guardar el silencio y sobretodo estar atentos. Esta atención nos permitirá ver la realidad lo más límpida posible y esto bajo todas sus formas.


Puede seguir leyendo:


Phoenix

El "daimón" o impulso creativo, un concepto de Carl Jung

La vida es un continuo discurrir de decisiones, algunas con implicaciones nimias, como la ropa con la que vestirse cada día o el plato de un menú; y otras que pueden modificar el sentido de nuestra existencia, como la elección de una carrera profesional, una pareja, un país de residencia, tener o no tener un hijo. En ocasiones incluso las decisiones más pequeñas pueden ser fuente de ansiedad para muchas personas.

© Desconocido
Carl Jung
Elecciones y circunstancias

Al momento de tomar una decisión nos puede preocupar las implicaciones éticas relacionadas, o lo que pueda pensar la gente de nosotros si realizamos determinada acción, las satisfacciones o responsabilidades que le rodeen. Muchas veces también, lo que nos puede incluso atormentar, es pensar que la opción que no tomemos resulte mejor de la que hemos optado, o que el hecho de decidirnos nos impida optar por algo mejor que pueda presentarse después (una pareja, un trabajo, una vivienda). En este último caso, se revierte el dicho de "mejor pájaro en mano que ciento volando" y se prefieren los cien pájaros volando que decidirse por algo, muchas veces por temor a asumir los compromisos que implica dicha decisión.

Además de ser un continuo discurrir de decisiones, nuestra vida se encuentra condicionada por múltiples circunstancias. Algunas de estas circunstancias nos anteceden, como la genética que nos aportan nuestros padres, las expectativas de ellos hacia nosotros, el contexto socioeconómico y de socialización en el que nos desenvolvemos. También se nos van presentando circunstancias a lo largo de la vida, muchas de las cuales no nos dan posibilidad de elección, sino que se nos presentan (enfermedades, oportunidades de empleo, encuentros, accidentes). Así que vamos conviviendo entre lo que vamos eligiendo y lo que se nos va presentando.

Comentario: El concepto presentado en este artículo se asemeja a la idea de "los nombres de Dios" del sufismo, en el que existen varias manifestaciones de lo divino que, de cierta manera, llaman al individuo, quien responde al llamado mediante sus acciones. Estas manifestaciones de lo divino incluyen todo lo más alto y bello, así como lo más bajo y mórbido, pues lo divino no podría excluir ningún aspecto de nuestra realidad, según esta perspectiva. Si bien podríamos decir que estos "arquetipos" tienen una influencia en nosotros, también podríamos decir que nosotros tenemos la oportunidad de optar qué "nombre de Dios" queremos manifestar, al alinearnos con esas potencialidades mediante el esfuerzo de nuestras acciones y elecciones conscientes.

En el Capítulo 8 - A dondequiera que mires, está la Cara de Dios, de la serie La Onda, Laura Knight-Jadczyk escribe:
El gran Sufí Shaykh, Ibn al- 'Arabi escribió sobre estas mismas cosas y William Chittick traduce y comenta las enseñanzas Sufí enThe Sufí Path of Knowledge(El Camino Sufí del Conocimiento). Lo siguiente son extractos de las observaciones de Al-'Arabi y del Sr. Chittick, y no voy a saturar el texto diferenciándolos. (¡Sólo lean el libro!):
"¿Son iguales," pregunta el Corán, "los que saben y los que no saben?" (39:9)

El conocimiento es una cualidad divina que todo lo comprende, así que es la recompensa más excelente de Dios... Para el hombre, buscador de conocimiento, la adquisición del conocimiento no tiene fin, puesto que los objetos del conocimiento no tienen fin. Éste es el secreto de la felicidad del hombre. El conocimiento, el bien más grande, es también la alegría más grande y el placer más grande. La trayectoria interminable de la vida del hombre en el siguiente mundo tiene que ser explicada en términos de su constante crecimiento en el conocimiento.

Para los felices, este conocimiento es totalmente congruente y armonioso con sus propias almas, que se han formado en este mundo a través de la fe y la práctica, y por lo tanto cada incremento de conocimiento es un incremento de felicidad. Para los desgraciados, el conocimiento de las cosas como realmente son, es una mordaz tortura, puesto que contradice sus creencias y prácticas en este mundo. Cada nuevo conocimiento - cada nueva revelación, reconocida ahora por lo que es - es una nueva miseria.

La revelación otorga conocimiento sobre la situación real.
¿Y qué es lo que vemos?
Vemos que Dios se manifiesta realmente en las formas que conforman el contenido del cosmos y de nuestras mentes. Dios se "imagina" Él mismo en todas partes; dondequiera que miremos, percibimos Su "sueño." Por lo tanto, amamos a Dios en todo lo que amamos. Dios se revela a Sí mismo en cada forma, haciendo así necesario que lo amemos en cualquier forma que amemos. Por lo tanto, todo el Cosmos es noble en lo que se refiere a su sustancia. No hay ninguna jerarquía en primacía dentro de él. Una larva y el Primer Intelecto son iguales en excelencia de la sustancia. La clasificación se manifiesta solamente dentro de las formas, que son las características de los niveles.

El Barzakh o la Respiración del Todo es una entidad que no es ni Ser ni nada; es la imaginación, que es Él/no Él. En este reino intermediario, cada atributo vuelve necesariamente a Dios, que es la fuente de cada realidad, incluso la realidad de la "no existencia."

El Todo experimenta la fluctuación en estados para hacer manifiestas nuestras entidades, así como el número "uno" experimenta la fluctuación en los niveles de los números para hacer manifiestas sus entidades.
¿Cuál debe ser supuestamente nuestra respuesta a esta acción de ver?
La justicia es poner todo en el lugar apropiado, mientras que la sabiduría es actuar de forma apropiada en cada situación. La actividad apropiada es imposible sin el discernimiento de las relaciones correctas. El "sabio" o el "poseedor de la sabiduría" es Él que hace lo que es apropiado para lo que es apropiado como es apropiado.

El profeta dijo, "Dale a todo aquel que tiene un derecho, su derecho." Aquí el término puede también traducirse como "lo que se merece". El derecho de una persona o de una cosa es lo que se merece en base a su naturaleza y en armonía con la Ley.

La persona que da a cada cosa lo que se merece no sólo es sabia, sino también cortés.

La raíz Divina de la cortesía es que Dios crea el mundo para manifestar las propiedades de Sus nombres, y cada nombre requiere situaciones específicas. Entre estos nombres están las "causas secundarias," o las "cosas creadas" del Cosmos. Dios ha establecido las causas secundarias para un propósito, y el hombre cortés da a cada una lo que se merece. Esto significa dejar a cada realidad que desempeñe la función que le corresponde. La persona que desea "abolir" las causas secundarias demuestra descortesía hacia Dios.

El hombre divino de cortesía es aquél que afirma lo que Dios ha afirmado en el lugar donde Dios lo ha afirmado y en la manera en la que Él lo ha afirmado.

Dios no estableció las causas secundarias sin objetivo. Él quiso que estuviésemos a favor suyas y que confiáramos en ellas con una confianza divina. La Sabiduría Divina lo enuncia así... Entonces el divino y cortés sabio es aquél que pone las causas secundarias donde Dios las ha puesto. Nadie suprime las causas secundarias excepto aquél que ignora que Dios las ha puesto allí. Nadie afirma las causas secundarias excepto un gran maestro erudito, un hombre de cortesía que conoce a Dios.

El sabio entre los sirvientes de Dios es aquél que pone cada cosa en su lugar y no la sitúa más allá de su nivel. Él da a cada cual lo que le corresponde, y nada juzga según su deseo individual o su capricho. El sabio muestra consideración por el domicilio en donde Dios lo ha colocado por un tiempo establecido y considera, sin incrementar ni reducir, el cuadro de actividad dentro de ese domicilio que Dios ha colocado para él en la Ley. Entonces él camina de la manera que le han explicado y nunca deja que la Escala que ha sido colocada para él en este domicilio caiga de sus manos.
¿Cómo llega uno a saber lo que algo realmente es en su raíz, y qué es lo que se merece?

Él llega a conocer la forma de la situación al atestiguar su propia existencia.

Es decir aprendemos a "montar en bicicleta" manejándola. Al hacer preguntas sobre el universo sinceramente, sin prejuicios, suposiciones, o expectativas, nuestras vidas comenzarán a "formar" la respuesta.
Es decir: los acontecimientos, circunstancias, relaciones en nuestras vidas son el Reflejo de la Presencia de lo REAL. Aprendiendo a leer los signos, los símbolos de nuestra realidad, adquirimos esta capacidad de "dar a cada cosa su valor." El hombre cuya alma es un espejo sin distorsión, es el verdadero hombre de felicidad. Abu Bakr escribió "nunca he visto algo sin ver a Dios primero."

El poseedor de esta revelación llega a saber que él siempre está creando y que siempre ha sido así, aunque no era consciente. Pero no se trata de que él "siempre esté creando" desde su propia voluntad y deseos limitados, sino más bien que él viene a saber que el todo siempre está creando a través de él, aunque él podría no haberlo sabido previamente.
Recomendamos leer también: