Imagen
© AFP
Carolos Papulias, presidente de Grecia, fracasó en su propuesta de un gobierno tecnocrático
Los comicios tendrán lugar antes de finales del próximo mes al no lograr los líderes políticos formar un gobierno de coalición tras los celebrados el pasado 6 de mayo, marcados por el rechazo a las políticas de austeridad impuestas por la UE y el FMI.

Los griegos se encaminan de nuevo a las urnas antes de finales de junio tras el fracaso de sus dirigentes en formar un gobierno de coalición tras las elecciones legislativas del 6 de mayo, que desautorizaron las políticas de austeridad impuestas al país por la UE y el FMI.

Paralizado políticamente desde estas elecciones, en las que ningún partido obtuvo mayoría, el país trató en vano desde entonces de formar un gobierno que tomara en cuenta el rechazo mayoritario de los griegos a la política de austeridad aplicada por exigencia de los acreedores del país.

"Desgraciadamente, vamos de nuevo a las elecciones, en unos días, bajo muy malas condiciones", dijo el líder del socialista Pasok, Evangelos Venizelos, al término de una reunión de los principales responsables políticos con el presidente de Grecia, Carolos Papulias.

"Los esfuerzos de formación de un gobierno han concluido sin éxito", confirmó la Presidencia. Las elecciones legislativas se celebrarán, en principio, antes de finales de junio. Para los medios de comunicación, la fecha más probable es el 17 de junio.

Se prevé que el miércoles el presidente griego se reúna nuevamente con los líderes de los partidos y se dé a conocer la fecha de los comicios, así como la composición de un gobierno que tenga a su cargo administrar solamente los asuntos corrientes.

Tras el anuncio del fracaso de las negociaciones, el euro cayó por debajo del umbral de los 1.28 dólares por primera vez en cuatro meses. Las principales Bolsas europeas también bajaron hoy. Londres perdió 0.51%, París 0.61%, Fráncfort 0.79%, Madrid 1.60% y Milán 2.56%.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, evocó hoy en París la posibilidad de una "salida ordenada" de Grecia del euro, en una entrevista concedida a la cadena de televisión France 24.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle, calificó la imposibilidad de formar un gobierno de "severo revés para la confianza en la capacidad de reforma de Grecia".

En un último intento, Papulias, de 82 años, recibió hoy en la residencia presidencial a los principales líderes políticos: Venizelos, el conservador de la Nueva Democracia, Antonis Samaras, Alexis Tsipras de la izquierda radical Syriza, Fotis Kuvelis de la Izquierda Democrática, y Panos Kammenos de la formación nacionalpopulista Griegos Independientes.

Papulias les propuso formar un gobierno de "personalidades no políticas" con el apoyo de al menos 151 diputados de los 300 que cuenta el Parlamento, ante el "peligro" que corre el país, cuya inestabilidad preocupa a la zona euro.

El mandatario les recordó la advertencias del primer ministro saliente, Lucas Papademos, del gobernador del Banco de Grecia y del ministro de Finanzas sobre el "estado de las reservas financieras del país y el peligro de hundimiento del sistema bancario si siguen la retirada de dinero debido a la inseguridad que la situación política ha creado en los ciudadanos".

Al igual que Venizelos, Samaras lamentó que Tsipras se negara a participar en un gobierno de coalición. El líder conservador también criticó el "populismo" de la izquierda. "Hice todo lo posible para que hubiera un gobierno progresista que respetara el voto del pueblo. Nuestro eje principal es la anulación de las reducciones de salarios y de las pensiones", declaró Tsipras.

Según los sondeos, Syriza cuenta con posibilidades de convertirse en el primer partido del país en las próximas elecciones. Tras las declaraciones amenazadoras estos últimos días de algunos responsables europeos sobre la necesidad para el país de proseguir con su programa de austeridad pese a la recesión en la que se hunde, la zona euro había terminado por enviar un mensaje de apoyo el lunes por la noche, reiterando su apoyo "inquebrantable" a la permanencia de Grecia en la Unión Monetaria.

Por otra parte, Grecia sigue hundiéndose en la recesión como lo demuestra el hecho de que su PIB haya caído 6.2% en el primer trimestre de 2012, después de cuatros años consecutivos de recesión.

Asimismo, el país tuvo que pagar hoy más caro para financiarse a corto plazo, con tasas del 4.34% para captar 1,300 millones de euros en bonos del Tesoro a tres meses, en lugar de 4.20% del 17 de abril.