A un mes y dos días del terremoto de 7.2 grados Richter que sacudió el territorio nacional la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), confirma que hay más de 4 mil 500 personas en 53 albergues habilitados.

Imagen
© Conred/s21
Más de 4 mil 500 personas siguen viviendo en albergues
La Conred mantienen las diferentes acciones en atención de las personas afectadas y damnificadas en los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango, Sololá, Retalhuleu, Suchitepéquez, Quiché, Totonicapán y Huehuetenango.

La coordinadora, que ha recibido múltiples donaciones de la comunidad internacional, continúa brindando la atención necesaria a las familias que se encuentran en los albergues habilitados por las autoridades.

David De León, vocero de la Conred, dio a conocer que actualmente hay 53 albergues habilitados que en donde se atienden a 4 mil 663 personas.

Cuarenta de los albergues están localizados en San Marcos, con un total de 4 mil 025 personas; 8 en Quetzaltenango, con 519 albergados; 2 en Sololá, con 91 personas; 2 en Quiché, atendiendo a 15 personas y un albergue en Huehuetenango, que atiende a 13 personas.

De acuerdo con las evaluaciones de daños y análisis de necesidades son 3 millones 75 mil 826 las personas afectadas; 26 mil 831 personas damnificadas; 186 personas heridas y 33 mil 47 viviendas que presentan daños leves, moderados y severo.

Las Coordinadoras Departamentales para la Reducción de Desastres (Condres), de Retalhuleu y Sololá mantienen la Alerta Roja Departamental. Las Condres de San Marcos, Quetzaltenango, Huehuetenango, Totonicapán y Quiche en Alerta Anaranjada Departamental.

En cada departamento se mantienen las coordinaciones a través de los Centros de Operaciones de Emergencias Departamentales (Coes). El envío de asistencia humanitaria continúa y desde el 7 de noviembre la Conred ha traslado 690 toneladas a los departamentos afectados.

Las acciones en atención de las personas afectadas continuarán por parte de las instituciones que integran el Sistema Conred, brindando la atención en los albergues, continuando con los procesos de recuperación que ya se han iniciado.

La semana pasada el presidente guatemalteco Otto Pérez confirmó que el Estado de Calamidad decretado en los ocho departamentos más afectados se extenderá por un mes más para iniciar los trabajos de reconstrucción masivos.