Imagen

Convivencia. Todavía no se determina si tener más amigos hace crecer la amígdala.
Un estudio realizado a 58 personas indicó que mientras más grande es la amígdala, mayor es la cantidad de amigos y familiares con la que se frecuenta.

¿Pasa usted mucho tiempo con amigos? Eso pudiera indicar que ciertas partes del cerebro son mayores de lo acostumbrado: las amígdalas, que yacen en las profundidades cerebrales.

Exámenes con escáneres de 58 voluntarios en un estudio preliminar indicaron que mientras más grande es la amígdala, mayor la cantidad de amigos y familiares que los voluntarios reportaron ver a menudo.

Eso tiene sentido, porque la amígdala cerebral es la red que es importante para la socialización, dijo Lisa Feldman Barrett, autora del trabajo publicado el domingo por la revista Nature Neuroscience en su página internet.

Por ejemplo, esa red ayuda a reconocer si alguien es extraño o conocido, si es amigo o enemigo, dijo Barrett, de la Universidad Northwestern en Boston.

Sin embargo, ¿lleva una amígdala mayor a tener más amigos o tener más amigos hace crecer la amígdala? El estudio no lo pudo determinar, pero Barrett dice que pudiera tratarse de un poco de ambas opciones.

Dijo que su estudio debe ser replicado ahora por más investigaciones.

El trabajo, financiado por el gobierno estadounidense, tuvo como objetivo obtener conocimiento sobre el asunto, no producir resultados prácticos inmediatos, dijo. Sin embargo, algún día pudiera llevar a formas de ayudar a las personas a mantener una vida social activa, agregó.

Las personas tienen una amígdala en el hemisferio izquierdo del cerebro y otra en el hemisferio derecho. Las conclusiones del estudio se aplican a las dos.

Arthur Toga, experto en mapeo cerebral de la Universidad de California en Los Angeles, quien no participó en el estudio, dijo que se trataba de un buen trabajo y que los resultados estadísticos son sólidos. La idea de vincular una estructura del cerebro con el comportamiento humano es ''interesante e importante'', dijo.

Los estudios de la amígdala ocuparon titulares previamente este mes, cuando los científicos reportaron de una mujer sin amígdalas funcionales. La mujer no tenía temor en situaciones amenazadoras.