Casi cuatro días después de que se iniciasen, los dos incendios de la Sierra Norte de Guadalajara continúan activos este domingo. Un perímetro de 3.000 hectáreas está afectado por el fuego, según confirma la Junta de Castilla-La Mancha. En la mañana del domingo un medio aéreo regresó para ayudar en las labores de extinción, aunque durante la noche la lucha contra las llamas no se detuvo y cerca de 200 efectivos siguieron trabajando.
Imagen
© CURTO DE LA TORRE (AFP)
Un helicóptero trabaja en el incendio, cerca de la Veguilla.
Los incendios continúan en nivel 2, pero las perspectivas son más optimistas debido a la mejora de las condiciones meteorológicas. Aunque el sábado se produjo un notable descenso de las temperaturas en la zona, el fuerte viento perjudicó las labores de extinción. Para este domingo se espera que las temperaturas se mantengan pero el viento amaine, según ha confirmado José Luis Condado, delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Guadalajara

Los incendios se originaron el jueves y afectan sobre todo a los municipios de Cogolludo y Bustares. La Junta ha confirmado que el perímetro afectado en Cogolludo es de 2.100 hectáreas de terreno y de 1.000 en Butares. Condado no ha querido aventurar si los incendios podrán ser controlados ya este domingo, pero ha destacado que las labores de extinción del sábado "fueron de una eficacia absoluta". En los trabajos están participando 43 medios terrestres con 393 personas, entre ellos efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Hay también cuatro helicópteros, dos en cada uno de los incendios, realizando labores de vigilancia y sobrevolando las zonas quemadas, informa Efe.

El primer incendio comenzó el jueves por la tarde en Aleas, pedanía de cogolludo, supuestamente causado por una maquina cosechadora que desprendió una chispa. Aunque fue controlado esa misma tarde, por la noche las llamas se reavivaron. El segundo foco tuvo su origen en Bustares el viernes al mediodía. Las primeras hipótesis apuntan que fue originado por un apicultor mientras echaba humo a sus colmenas.

Respecto a los desalojados, el sábado por la noche pudieron regresar a sus hogares los vecinos de las pedanías de Fraguas, Monasterio y Gascueña. Los habitantes de Prádena de Atienza fueron devueltos a sus casas en la mañana del domingo, según informa la Junta de Castilla-La Mancha en su web. Alrededor de 180 personas fueron evacuadas entre el jueves y el viernes.