Imagen
© dna
una bici bajo la nieve
Los últimos días de temperaturas casi primaverales para un mes de enero están a un paso de desaparecer para dejar paso a termómetros bajo cero y a la posibilidad de volver a ver nieve en las cimas más altas del territorio histórico. Tal es la situación que los técnicos de Euskalmet (Agencia Vasca de Meteorología) ya han avisado de un progresivo descenso del mercurio para los próximos días debido, fundamentalmente, a la llegada, a través de Europa, de una masa de aire muy fría y relativamente seca.

Según Euskalmet, durante las próximas jornadas, las temperaturas irán descendiendo y será a partir de mañana cuando ese descenso será más acusado, debido a que el anticiclón se situará sobre Gran Bretaña. Al parecer, desde esa posición favorecerá la llegada de la masa de aire.

Por ello, las temperaturas máximas se situarán en torno a 5 grados en el litoral y entre 0 y 5 en el interior de la CAV, especialmente, en tierras alavesas. Por su parte, los topes mínimos oscilarán entre los 0 y los 5 ºC en las inmediaciones de la costa y entre los 0 y los -5 en esta provincia. Con dichos registros, las precipitaciones que se produzcan serán en forma de nieve en cotas bajas, por debajo de los 500 metros, e incluso próximas a nivel del mar, si bien teniendo en cuenta las previsiones actuales que maneja Euskalmet, serán escasas y poco significativas.

Según la Agencia Vasca de Meteorología, lo más probable es que esta nueva situación se prolongue durante un periodo relativamente extenso y aunque en una primera fase las precipitaciones no sean relevantes, posteriormente no se puede descartar la llegada de algún frente que deje precipitaciones más importantes y, por lo tanto, nevadas más significativas en cotas bajas a partir del día 23.

Todo ello pondrá el punto y final a la situación anómala vivida en las últimas semanas. No en vano, a lo largo del mes de enero y hasta la actualidad, el tiempo ha sido agradable, con predominio de las altas presiones que se han situado en promedio en la Península Ibérica, extendiéndose hacia el Mediterráneo, circunstancias que han generado un ligero flujo de componente sur que ha hecho que las temperaturas fueran suaves, incluso altas para la época del año. A este respecto, Euskalmet destaca que del 5 al 8 de enero se produjeron vientos del sur intensos que originaron temperaturas excepcionalmente altas, especialmente las mínimas, registrándose en algunas estaciones de la vertiente cantábrica los valores mínimos absolutos más altos del periodo 2000-2010 para el mes de enero (Punta Galea: 16,8 grados; Zarautz: 16,5; Deusto: 18,1; y Lasarte: 16,5 ).

En resumen, tras este periodo prolongado de estabilidad y de temperaturas altas para la época del año en la que nos encontramos, con características más bien primaverales, vuelven las bajas temperaturas y el rigor del invierno, especialmente a partir del día 20.