La periodista argentina Cynthia García denunció hace poco más de un mes atrás, que la segunda mandataria del país, la vicepresidenta Gabriela Michetti, declaró algo fastidiada ante periodistas acreditados en la casa de gobierno, que el modelo que el presidente Macri quería para la Argentina era el de India, es decir, un modelo agroexportador y de prestación de servicios.
macri hindu
© Sott.net
El marajá Macri dando bendiciones al pueblo: "sabhee ke lie gandagee"
Hasta el momento no hay material documental que pruebe estas declaraciones, pero nada parece indicar que sean mentiras. Según relata la fuente que no fue revelada hasta el momento, la mandataria afirmó: "Basta, basta, basta, el modelo de Macri es India, el modelo de país que quiere Macri es India, la Argentina es un país de servicios, basta de industrias,... vamos hacia un modelo agroexportador y de servicios, basta basta de industrias."

Según trascendió, ante el estupor de los periodistas presentes y arrepentida del sincericidio, consecuencia de su irreflexivo arrebato, la vicepresidenta rápidamente aclaró: "por supuesto que van a continuar las grandes industrias".


Hasta el momento, no existe un modo certero de validar esta información, pero el desenvolvimiento del gobierno macrista en los primeros 100 días de mandato, ha resultado singularmente sugestivo para un gran número de observadores. Entre sus "logros" se destacan los siguientes hechos:
  • Eliminó las retenciones y otros impuestos a los acaudalados cerealeros.
  • Eliminó los controles al movimiento de capitales golondrinas.
  • Reestructuró el Impuesto a las Ganancias del gobierno anterior que tanto había criticado, de modo tal que tras la reforma, ahora alcanza a más trabajadores que antes (considere que en su campaña había prometido eliminar este impuesto).
  • Llevó adelante una ola de despidos masivos de empleados públicos, estigmatizando a las víctimas con el mote de "ñoqui" (término que hace referencia a trabajadores que cobran su sueldo pero no trabajan), sin haber realizado antes auditorías ni evaluaciones de ningún tipo.
  • Levantó el cepo cambiario, instaurando nuevamente la flotación del dólar sin antes haber tomado recaudos, ni haber evaluado el efecto superinflacionario (aproximadamente un 60% en pocos días en algunos productos básicos), devaluando así el salario de los trabajadores.
  • Posibilitó un aumento en algunos casos de hasta el 300% de servicios energéticos, premiando a los empresarios que durante años de gobierno kirchnerista, se han quedado con el dinero de los subsidios del Estado sin haber invertido un centavo en infraestructura.
  • Llevó adelante el acuerdo conocido como Megacanje II, que consiste en cambiar la deuda intraestado, es decir entre el Tesoro y el Banco Central, por una deuda entre el Banco Central y acreedores privados internacionales. Básicamente implica cambiar deuda casi sin interés, por deuda con alta tasa de interés, a favor de la usura internacional. Los volúmenes de esta Megaestupidez (la segunda en la que incurre Argentina en menos de 15 años), son de aproximadamente 65 mil millones de dólares.
  • Claudicó sin chistar ante los Holdoutsaceptando prácticamente todas sus condiciones— inclusive el pago de 100 millones de dólares por las costas de los abogados litigantes de los cuestionados fondos. Estos mismos fondos (conocidos como fondos buitres) pagaron 25 centavos por dólar y ahora pidieron 4 dólares por dólar. Considere que el 93% de los acreedores entraron hace más de una década en los canjes realizados por el gobierno de Néstor Krichner, aceptando recibir 30 centavos por cada dólar; el arreglo con ese 93% había ascendido a un total 30 mil millones de dólares. Para satisfacer al 7% que compró bonos en default por centavos, para después litigar contra el Estado argentino, este gobierno emitirá deuda por 15 mil millones de dólares.
  • En medio de una crisis energética que afecta a todo el país, detuvo la construcción de la cuarta central nuclear Atucha III, cancelando por tiempo indeterminado un acuerdo firmado con China; se comenta que el lobby norteamericando ya ha comenzado a dialogar con el gobierno argentino para "involucrarse" en el proyecto. Simultáneamente despidió a 1800 trabajadores de la central nuclear ya en funciones Atucha I, y al mismo tiempo paralizó las obras en la central Atucha II y las represas hidroeléctricas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner ubicadas en la provincia de Santa Cruz.
Y esto no termina aquí...Los primeros 100 días de gobierno de Macri fueron coronados con un insulto sin precedentes a la memoria del pueblo argentino. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, visitó el país e hizo un tour por los lugares más sensibles de la trágica y reciente historia argentina justo cuando se cumplían 40 años del funesto golpe de estado provocado y soportado por el "glorioso" país del norte americano que dio lugar a una de las dictaduras más brutales y criminal del siglo en el continente y terminó con la vida de más de 30.000 personas. Todos los conciudadanos de Mauricio Macri fueron testigos como él mismo y una corte de personajes de la farándula y del mundo empresarial se humillaron del modo más indigno sólo para salir en la foto con el simpático y a la vez criminal premio nobel de la paz.

Si consideramos el contexto creado por todas las acciones tomadas por el nuevo gobierno argentino en sus primeros meses, es fácil entender esta cuanto menos inoportuna "visita sorpresa" de Barack Obama al país, la cual fue calificada por el mismo presidente Macri como "un gesto de afecto y de amistad" (bien dicen por ahí que hay amores que matan). El "nuevo amigo" de Argentina se mostró muy interesado en promover la "transformación" prometida por el presidente Macri en campaña, cuando habló de "pobreza cero", de crear empleo, de volver a insertar el país en los mercados internacionales, y otras tonterías retóricas similares.

Si el modelo que Mauricio Macri pretende instaurar es el de India, el señor presidente antes debería saber que la India encabeza la lista de los países con mayor proporción de pobreza extrema, teniendo al 30% de su población en esta categoría. La mayoría de estas personas viven con 1,25 dólares al día. La mano de obra muy barata de este país ofrece un producto muy tentador para el mundo, y en especial para el extremadamente consumista mercado estadounidense (Estados Unidos es el cliente número uno de la India).

Bajo esta perspectiva no sería descabellado pensar que la precarización laboral que parece haber puesto en marcha el macrismo esté firmemente relacionada con el modelo elegido, y es posible que el beneplácito evidenciado por el presidente norteamericano hacia la Argentina sea sencillamente un guiño de ojo para seguir adelante con "el plan".

Los años de antecedentes delictivos de Estados Unidos en el mundo y un presente que definitivamente no muestra un cambio profundo en esa vocación criminal, no parecen haber preocupado a Mauricio Macri quien, en una puesta en escena que nada debería envidiarle al mejor espectáculo de Broadway, le pidió al pueblo argentino que "dejara atrás los rencores y resentimientos del pasado entre América latina y Estados Unidos, y mirara hacia el futuro".

Eso es lo que estamos haciendo señor presidente, mirando al futuro... y nos arden tanto los ojos que ya comenzamos a llorar.