LA PAZ (Sputnik) — Las fuertes lluvias que continúan cayendo en Bolivia al norte de la Paz y en los departamentos de Beni (noreste) y Cochabamba (centro) han provocado la crecida de ríos e inundaciones en comunidades indígenas y campesinas de estas regiones, dijo a Sputnik la meteoróloga Lucía Walper.

"En el caso del trópico del departamento de Cochabamba, los ríos Ichilo y Chapare se han desbordado y han afectado a las poblaciones de Puerto Villarroel, Entre Ríos, Bulo Bulo y comunidades aledañas", explicó Walper, responsable del pronóstico del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI).
© Pixbay/ Hans
La especialista señaló que desde el mes de febrero se han declarado alertas en las zonas afectadas por las intensas lluvias que han provocado el desborde de los ríos.

Walper señaló que en el caso del departamento de Beni se han registrado inundaciones a raíz del desborde del río Isiboro, que recoge las aguas que vienen del trópico cochabambino.

Similar fenómeno se vive en el norte de La Paz, donde las aguas de los ríos Mapiri y Tipuani han perdido su curso afectando a comunidades aledañas.
"La declaración de alerta continuará hasta el miércoles toda vez que persisten las intensas lluvias en estas zonas, en particular en el trópico de Cochabamba", remarcó Walper.
Numerosas pérdidas

De acuerdo con la dirección de Defensa Civil, en el primer trimestre de este año al menos 15.800 familias se han visto afectadas por las riadas en todo el país, mientras que 17.144 hectáreas de diferentes cultivos se han perdido.

En entrevista con esta agencia, el alcalde de Chimoré en el trópico cochabambino, Silveriano Lara, dijo que este municipio —en coordinación con Defensa Civil- ha comenzado un plan de socorro humanitario a unas 23 comunidades indígenas y campesinas que permanecen aisladas por el agua.

"Este martes vamos a comenzar con la ayuda humanitaria", declaró Lara.

Asimismo explicó que el plan de ayuda incluye la entrega de alimentos a las comunidades que no tienen ningún tipo de acceso, mientras que a las que se puede llegar se enviará maquinaria para rehabilitar los caminos y recuperar la producción agrícola.

Defensa Civil ha destinado cerca de 1,6 millones de dólares para encarar los desastres naturales provocados en Bolivia por las intensas lluvias, que se esperan cesen a fines de abril.