Traducción por el equipo de SOTT.net en español.

El 27 de junio de 2018 Bill Browder tuiteó con entusiasmo que acababa de relatarle la historia de Sergei Magnitsky a una joven audiencia en Berlín y que todo el mundo estaba fascinado. Cuando anunció que se dirigía directamente al Bundestag después del discurso para iniciar la campaña a favor de una "Ley Magnitsky" alemana, el público irrumpió en una "ovación entusiasta de pie".

¿Quién es Bill Browder? ¿Qué historia ha estado contando con tanto éxito durante ocho años en todo el mundo? ¿Qué ley defiende con tanta persistencia en diferentes países y por qué?

andrei nekrasov

El cineasta Andrei Nekrasov
Intentamos responder a estas preguntas en una película. Hemos concluido que el caso Browder refleja la transformación actual de la sociedad de una manera esencial. De eso se trata nuestra película. Pero hasta ahora se le ha ocultado al público. Según nuestro abogado, este caso no tiene precedentes.

A pesar de haberla aprobado editorial y técnicamente, ARTE retiró de su agenda este importante documental de investigación poco antes de su emisión prevista para el 3 de mayo de 2016. Antes del 27 de abril de 2017, había sido anunciada en la página web de ARTE con tráilers. Hoy en día, sólo se pueden encontrar algunos rastros lamentables de eso en los archivos de Internet.

Uno de los tráilers ha sido presentado por el festival de cine noruego "Movies on War" en su canal de YouTube. El título de la película alemana es "Der Fall Magnizki". Trabajamos estrechamente con los editores de ZDF/ARTE en esta película. Andrei Nekrasov conoció a uno de ellos por su trabajo en la serie documental "Farewell, comrades!", por la cual recibió el Premio Grimme. Mientras trabajábamos en "El caso Magnitsky" no surgieron discrepancias importantes, no tuvimos discusiones políticas con el equipo editorial de ZDF/ARTE. El editor, que fue el responsable directo de la película, incluso exigió que Andrei utilizara más "lenguaje directo" en su narración de voz en off en la película, y que dijera, por ejemplo, que historias tan egoístas como la de Browder no deberían convertirse en un instrumento de la política internacional. Hay que llamar a cada cosa por su nombre.

Así es como la versión de la televisión alemana resumió los argumentos en la narración de voz en off:
"El Congreso de Estados Unidos y el Presidente, el Parlamento de Canadá, el Consejo de Europa, el Parlamento Europeo, la OSCE, numerosas ONG, los medios de comunicación y muchos ciudadanos comunes y corrientes, incluido yo mismo... fuimos engañados por la historia inventada de que Magnitsky descubrió un crimen y fue asesinado por ello".
Como nuestro documental todavía no puede ser distribuido, sólo se conoce la versión de Browder del asunto.

Bill Browder solía ser un administrador de fondos de cobertura, pero ahora es, en sus propias palabras, uno de los mayores activistas de derechos humanos del mundo, y el autoproclamado enemigo número 1 de Putin.

Bill Browder le contó su historia a Andrei Nekrasov por primera vez en una entrevista en 2010. Andrei quería hacer una película sobre eso. La historia se centraba en Sergei Magnitsky, el abogado de Browder -según creía Andrei en ese momento. Browder era el director del Fondo Hermitage, que solía ser uno de los fondos de inversión más importantes de Rusia. En 2007, la policía registró sus oficinas de Moscú. Según Browder, no hubo razón alguna para ello. Luego contrató a Sergei Magnitsky, el mejor abogado de la ciudad (según Browder), para averiguar qué estaba pasando. Se dice que Magnitsky investigó a fondo todo y supuestamente descubrió que los mismos policías involucrados en la búsqueda habían cometido un enorme fraude financiero. Con la ayuda de los documentos confiscados de la compañía, ellos supuestamente tramitaron un reembolso de impuestos ilegal espectacular. Las autoridades fiscales rusas transfirieron 230 millones de dólares a los estafadores. Magnitsky supuestamente descubrió esto y denunció el crimen a las autoridades.

Según Browder, un mes después Magnitsky fue arrestado por los mismos policías a los que había expuesto. Browder afirma que torturaron a Magnitsky en prisión diariamente durante un año, intentando que se retractara de sus acusaciones contra la policía. Magnitsky se rehusó y, como resultado, el 16 de noviembre de 2009, ocho guardias antidisturbios lo golpearon con porras de goma hasta matarlo en una celda de la prisión de Moscú.

A menudo nos sentimos impacientes con aquellos que todavía creen en esa historia hoy en día, pero finalmente uno puede entenderlos. Después de todo, nosotros también fuimos engañados. La moraleja implícita de la fábula de Browder es que todavía hay lugar para la honestidad y el heroísmo intrépidos en el mundo financiero capitalista y que la virtud incondicional todavía puede derrotar a la avaricia y al cinismo ubicuos.

Browder habla de Magnitsky como si hubiera sido "casi un dios" quien, a pesar de la tortura, no se rindió. De hecho, no se conoce ninguna figura comparable en la historia contemporánea que haya sido literalmente "torturada durante 358 días" sin rendirse.

Desgraciadamente, todavía es frecuente que en Rusia se encarcele a personas por razones cuestionables, y numerosas organizaciones de derechos humanos, ONG, partidos de la oposición y los medios de comunicación consideran que su tarea consiste en denunciar estos casos ante la opinión pública. Los casos de Jodorkovsky, Nadia Savchenko, Oleg Sentsov y otros han sido ampliamente denunciados. Algunos denunciantes del mundo financiero han sido procesados, como Hervé Falciani, Bradley Birkenfeld y Rudolf Elmer. En estos casos, como en el de Magnitsky, se habló de mucho dinero y hubo una disputa sobre los motivos de los denunciantes, pero en todo caso, esas historias siempre atraen la atención del público.

Sin embargo, el mundo no se enteró de la existencia de Sergei Magnitsky, ni en el momento de sus supuestas revelaciones sensacionalistas y ni siquiera después de su arresto, porque a Browder no se le ocurrió la idea de declararlo un héroe sino hasta después de su muerte.

450 quejas y la inacción de Browder

El supuesto "acto heroico" de Sergei Magnitsky sólo se conoció después de su muerte. Browder le dijo a Andrei en la entrevista del 2010 que había recibido automáticamente una copia de cada una de las 450 quejas que Magnitsky presuntamente presentó mientras estaba bajo custodia. Esto significa que Browder debió haber sabido bastante acerca de la tortura diaria que Magnitsky sufría, pero no informó a nadie y no hizo nada al respecto.

No acudió a las conocidas organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, y no se puso en contacto con las ONG rusas con reputación en Occidente, como "Memorial" o el Grupo Helsinki de Moscú. Zoya Svetova, una prominente activista de derechos humanos rusa que hoy le cubre la espalda a Browder, escribió en un artículo de 2014 para el sitio "Open Russia" de Jodorkovsky: "No sabía nada de Sergei Magnitsky. Tampoco sabía nada de Hermitage Capital. También visitamos la prisión de Butyrka, (...) pero los abogados de Magnitsky no nos pidieron ayuda".

Las 450 quejas de Magnitsky nunca fueron publicadas. Lo que se presenta al público como "Los Diarios de Magnitsky" es un documento manuscrito de 44 páginas, fechado el 20 de septiembre de 2009 (menos de dos meses antes de su muerte). Magnitsky enumera 25 denuncias que presentó en la prisión de Butyrka entre el 26 de julio y el 18 de septiembre de 2009. Escribe que algunas de ellas quedaron sin respuesta, otras fueron rechazadas y algunas de las quejas fueron atendidas, aunque tardíamente.

Por ejemplo, el 14 de agosto de 2009 pidió medicamentos a sus familiares. No hubo respuesta, pero recibió el medicamento el 4 de septiembre de 2009. Solicitó un calentador de agua el 26 de julio de 2009 y lo recibió el 31 de julio de 2009. Pidió seis veces un televisor y un refrigerador, dos veces el permiso para copiar algunos documentos, siete veces para reparaciones en la celda. Solicitó un cortauñas a sus familiares y el Código de Procedimiento Civil a la biblioteca de la prisión. Una cuchara rota, una taza y una manta rota fueron reemplazadas y también recibió una cortadora de pelo de sus parientes. Las ventanas de la celda fueron reparadas en septiembre. Lo que Magnitsky describe son numerosas violaciones de reglas y derechos, negligencia y otras experiencias adversas de encarcelamiento en Rusia, pero no tortura.

Lo que se desconoce es que, hasta el 25 de julio de 2009, Magnitsky fue alojado en un pabellón penitenciario "VIP" ["Very Important Person", o "Persona Muy Importante".- NdeT], el número 99/1 de "Matrosskaya Tishina", especialmente destinado a "presos destacados". Los más conocidos son el famoso jefe de la mafia, Vyacheslav Ivankov, apodado "Yaponchik", los golpistas de 1991, el ministro de Energía Atómica, Yevgeny Adamov, el coronel de la FSB Mijaíl Trepashkin, el ex coronel del servicio de inteligencia militar, Vladimir Kvachkov, el más famoso asesino a sueldo de Rusia, Alexander Solonik, y el oligarca Mijaíl Jodorkovski.

Resulta extraño que Bill Browder no hiciera sonar la alarma si Sergei Magnitsky era realmente torturado todos los días. Browder ha sido conocido como un talentoso y entusiasta administrador de comunicaciones públicas que utiliza cada oportunidad que se le presenta. En octubre de 2009, 11 meses después del arresto de Magnitsky y un año y medio después de su primer presunto testimonio revelador, Hermitage Capital publicó en YouTube un vídeo producido profesionalmente sobre un robo de impuestos por valor de 230 millones de dólares. El arresto de un "abogado y contador" sólo se menciona brevemente al final, ni una palabra sobre la tortura ni sobre la supuesta denuncia heroica de Magnitsky del robo fiscal.

Expedientes de los interrogatorios que datan del 5 de junio y el 7 de octubre de 2008

Durante mucho tiempo no prestamos atención a las inconsistencias de esta historia. En general, la lucha por los derechos humanos en Rusia, que parece contar con el apoyo de personas como Bill Browder, es más importante. Pero las inconsistencias se fueron acumulando. El punto de inflexión decisivo se produjo durante la última entrevista de Andrei con Browder en marzo de 2015, cuando Andrei aún esperaba que sus dudas pudieran resolverse de manera convincente.

¿Quién fue la primera persona en denunciar el fraude fiscal de 230 millones de dólares? Sorprendentemente, frente a la cámara, Browder no podía recordar quién era, a pesar de que había hecho famoso a Magnitsky en todo el mundo justamente por haberlo hecho. ¿Qué es lo que estaba mal? ¿Por qué Browder no pudo responder a una pregunta específica? Wikipedia, innumerables informes de los medios de comunicación, una investigación del Parlamento Europeo y los gobiernos occidentales insisten en que Magnitsky descubrió el crimen de forma independiente, lo investigó a fondo y luego presentó valientemente cargos contra altos funcionarios, por lo que pagó con su vida. Esa es la gran historia de Browder. ¿Pero dónde están los documentos que detallan las investigaciones y conclusiones de Magnitsky? ¿Dónde está su denuncia penal con todos los detalles y pruebas de cómo y qué es exactamente lo que descubrió?

La denuncia penal no existe. No hay registros de la supuesta investigación. No hay ni una sola prueba de que Magnitsky estuviera investigando un crimen. Esencialmente, Browder no ha presentado nada al público excepto dos "testimonios" de Magnitsky fechados del 5 de junio y el 7 de octubre de 2008, a los que siempre se refiere.

Fueron precisamente estos dos documentos los que suscitaron nuestra preocupación respecto a la credibilidad de la historia. Básicamente, son los registros de interrogación a Sergei Magnitsky en una investigación policial. Andrei le preguntó a Browder en la última entrevista si podía confirmar lo que había escrito en su libro "Red Notice" (recién publicado entonces), es decir, que el propio Magnitsky había concertado una cita con la policía y no había sido convocado por ella. Browder comenzó a tartamudear, diciendo que no podía recordar quién había ordenado que Magnitsky se presentara ante el investigador. Tampoco podía Browder recordar quién había presentado qué queja en junio, octubre o, quizás, julio de 2008. Sin embargo, Andrei no descartaba la posibilidad de que hubiera otras pruebas concretas de las revelaciones de Magnitsky. Pero Browder sólo habló de esos dos "testimonios". Sin embargo, en el acta del interrogatorio, fechada del 7 de octubre de 2008, incluso faltaban los nombres de los agentes de policía en cuestión. En la bitácora del 5 de junio hay muchos nombres, incluyendo los de los colegas de Browder y también los de los oficiales de policía, Kuznetsov y Karpov, pero no se menciona el fraude fiscal. Bill Browder reaccionó a la perseverancia de Andrei con el aire de un juez:
"Cualquiera que afirme que Sergei Magnitsky no descubrió el crimen antes de ser arrestado está simplemente tratando de encubrir el papel del gobierno ruso".
Y además de eso hubo una advertencia, si no es que una amenaza, de que Andrei debía "tener mucho cuidado" si dudaba del estatus de denunciante de Sergei Magnitsky.

Los supuestos testimonios del 5 de junio y del 7 de octubre de 2008 son el núcleo del caso Magnitsky y de nuestra disputa con el establishment político occidental y los medios de comunicación. La lectura imparcial de estos registros de interrogación revela que Magnitsky no había acusado a nadie de este fraude fiscal. Su lenguaje a veces puede parecer descortés. Eso se puede explicar: Magnitsky sentía que era un sospechoso y se estaba defendiendo. En nuestra película, mostramos el contexto en el que Magnitsky fue interrogado y lo que Browder le ha ocultado al público.

Se necesitaron dos años de investigación para establecer el contexto. El resultado es una película de dos horas en la que intentamos explicar las complejidades del caso Magnitsky de una manera relativamente fácil de entender. La mayoría de nuestros oponentes prefieren una forma más fácil: simplemente dejar que la presentación de PowerPoint de Browder los guíe en la dirección "correcta".

El 5 de junio de 2008 no fue la primera vez que se convocó a Magnitsky. Como asesor fiscal y contable especializado en optimización fiscal para inversores extranjeros, él era responsable de las cuentas de las compañías offshore de Browder en Kalmykia (entonces un paraíso fiscal dentro de la Federación Rusa), y los investigadores de la policía lo conocían desde 2004. Era sospechoso de abusar de los beneficios fiscales y de estar involucrado en la evasión de impuestos. Magnitsky confesó en un interrogatorio de 2006 que "probablemente" era el director de "Saturn Investments", la empresa ficticia de Browder sospechosa de evasión fiscal. Antes de Magnitsky, Bill Browder fue director de Saturn Investments y de otra compañía ficticia, Dalnaya Step, que se declaró en quiebra en 2004 mientras aún debía impuestos al Estado. Browder y Magnitsky fueron procesados por este caso. Browder fue condenado in absentia en 2013, el proceso de Magnitsky fue suspendido. La supuesta condena póstuma de Sergei Magnitsky es uno de los muchos inventos de Browder.

Magnitsky también fue citado dos veces en 2007 durante la investigación de evasión fiscal en "Kamea", otra empresa de Browder. De las numerosas citaciones policiales de Magnitsky, Browder menciona sólo las del 5 de junio y el 7 de octubre de 2008, pero se refiere a ellas como "testimonios" de un delator.

En realidad, el 5 de junio y el 7 de octubre de 2008, Magnitsky había intentado evitar responder a las preguntas específicas de los investigadores. Hizo declaraciones vagas, enrevesadas y a menudo engañosas. Esto se hace inmediatamente evidente cuando uno llena los vacíos en la historia de Browder. Nuestros oponentes han compilado citas de ambos documentos siguiendo la plantilla de PowerPoint de Browder, y por lo tanto apoyan a Browder en su campaña. A este respecto, Andrei dio su opinión al Congreso de los Estados Unidos.

En nuestra primera entrevista, Browder describió la privatización postsoviética como una "situación en la que todos ganan": El Estado regaló todas "las acciones de todas las empresas al pueblo de forma gratuita". Todo el mundo podría haber ganado mucho dinero con ello, afirma Browder. Cuando él personalmente experimentó dificultades con los investigadores fiscales rusos y ya no pudo obtener beneficios extraordinarios, el buen capitalismo ruso de repente llegó a su fin. Desde entonces, según Browder, en Rusia estalló una era de completa corrupción y violaciones de los derechos humanos.

Para la mayoría de los rusos, el afán por la propiedad comunista fue una especie de "guerra civil controlada" supervisada por el FMI, los "Chicago Boys" de Harvard, Goldman Sachs y otros. La mayoría de la población salió perdiendo.

Magnitsky fue ciertamente víctima de una imperdonable negligencia médica y del sistema penal ruso, pero también fue víctima del afán de lucro post-soviético por la privatización, mismo que enriqueció a Browder y a sus inversores extranjeros.

¡URGENTE! ¡Para su distribución inmediata!

Browder y sus ayudantes controlan hábilmente la narrativa de Magnitsky con presentaciones en PowerPoint que adaptan regularmente al curso de los acontecimientos y difunden entre los aliados y el público desprevenido a través de varios canales. El uso desquiciado de los comunicados de prensa privados de Browder como armas de combate político implacablemente eficientes revela mucho sobre su objetivo, los medios corporativos, que son fácilmente manipulados para difundir información no verificada y copiada tal cual.

Tras la cancelación del estreno de la película en el Parlamento Europeo el 27 de abril de 2016 y su retirada por parte de ARTE el 3 de mayo de 2016, Bill Browder publicó dos comunicados de prensa. Uno de ellos el 9 de mayo de 2016, en el que alegaba que el "canal francés ARTE" había informado oficialmente a Browder que estaba cancelando la "película de propaganda anti-Magnitsky" y que no tenía "ninguna intención de mostrarla en ningún momento en el futuro". El segundo comunicado de prensa del 16 de mayo de 2016 decía que la cadena de televisión alemana ZDF acababa de confirmar a Browder que la película no se proyectaría.

No hubo referencias a ninguna declaración oficial de ZDF/ARTE (ZDF y ARTE no son entidades separadas para los propósitos de la transmisión de nuestra película) ni a ninguna otra prueba. Nuestro productor Torstein Grude de Piraya Film no recibió ninguna notificación oficial de ZDF/ARTE con respecto a la cancelación de la transmisión. El canal de televisión permanecía tan silencioso como una tumba y no reaccionó a los informes de prensa. Sólo cuando preguntamos, el editor responsable de la película respondió por correo electrónico: "Mientras la revisión legal continúe, no hay razón ni necesidad de hacer más comentarios." Después de la publicación del segundo comunicado de prensa, sólo recibimos una respuesta automática del editor: "Actualmente estoy fuera de la oficina. En casos urgentes, por favor contacte a mi asistente." Continúa siendo un misterio si Browder mintió sobre la cancelación permanente o si de alguna manera se comunicó con ZDF/ARTE a nuestras espaldas. En ese momento, asumimos que ZDF/ARTE se uniría a nosotros para abogar por la libertad de prensa, y que estaríamos luchando juntos. Eso no sucedió: ZDF/ARTE se retiró completamente y nos dejó expuestos a un ataque masivo.

¡Los ataques de FAZ!

El 13 de mayo de 2016, el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) publicó una entrevista con Andrei Nekrasov. La entrevista iba acompañada de un artículo de Kerstin Holm en el que ponía en ridículo a Nekrasov, diciendo que era deshonesto retratar la "historia bien documentada" de Browder como ficción, cuando todo ya había sido probado. Ella hizo referencia a Novaya Gazeta, que, como se muestra en nuestra película, trabaja en estrecha colaboración con Browder.

Bernd Fabritius, entonces vicepresidente primero de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y miembro del Bundestag de la CSU, respondió en su página web el 24 de mayo de 2016 "a la campaña de desinformación contra el informe de la Asamblea Parlamentaria sobre el caso Sergei Magnitsky", en la que acusaba a Andrei de "difundir falsas declaraciones de los hechos" y daba las gracias a los editores de ARTE y ZDF por cancelar la película.

"Un caso claro: Nekrasov está acusado de propaganda". Esto es lo que el FAZ escribió en Twitter el 27 de mayo de 2016 sobre el artículo de Michael Hanfeld (editor de reportajes en línea y de prensa), en el que se remite a la política de los Verdes, Marieluise Beck, a Bernd Fabritius y a Bill Browder, quienes califican la película de "descaradamente falsa". También afirman que el relator del Consejo de Europa trabajó con independencia de las fuentes de Browder. Afirman además que las transcripciones de los interrogatorios de Magnitsky, los testimonios del 5 y 7 de octubre de 2008, sí incriminan a la policía. Se trata de los mismos "testimonios", o declaraciones de testigos en una investigación penal rusa, que Browder puso a disposición del Consejo de Europa, y que hemos discutido ampliamente con anterioridad.

Informe de investigación de la Asamblea Parlamentaria

El 17 de junio de 2016, el FAZ publicó un artículo de Andreas Gross, el relator especial sobre el caso Magnitsky para la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. El Sr. Gross afirmó que Andrei Nekrasov lo había manipulado al ponerle documentos en ruso en la cara, calificándolos como transcripciones de los interrogatorios de Magnitsky, y luego haciéndole preguntas detalladas sin preparación, a las que no pudo responder tras tanto tiempo de haber trabajado en su informe.

Sin embargo, la verdad es que el Sr. Gross dijo claramente delante de la cámara que los documentos clave, tales como los registros de los interrogatorios de Magnitsky y su traducción al inglés, fueron proporcionados por Browder.
Andreas Gross: Los documentos que tenemos... este tipo de documentos provienen todos de fuentes de Browder. Siempre tuvimos que usar las traducciones de la oficina de Browder porque yo mismo no leo, ni entiendo ruso. (cita de la película)
Teníamos la impresión de que Andreas Gross no había leído estas traducciones al inglés en detalle, ya que no sabía más sobre el contenido de lo que se había escrito en el breve resumen del sitio web de Browder; a saber, que Magnitsky había acusado a los agentes de policía Karpov y Kuznetsov de "robar una empresa" y de un reembolso de impuestos ilegal. Andrei leyó estos informes de interrogatorio una docena de veces, los estudió a fondo y no encontró nada ni siquiera cercano a un informe de un crimen supuestamente descubierto por Magnitsky, y supuestamente cometido por los agentes de policía en cuestión. Para ayudar al Sr. Gross, Andrei le explicó el contenido real de estos documentos. No podía decir nada más al respecto: "No puedo ayudar con este detalle, pero tal vez pueda llamar a Günter Schirmer". Günter Schirmer, Secretario de la Comisión Jurídica de la Asamblea Parlamentaria, "un juez alemán con mucha experiencia", como nos lo recomendó Marieluise Beck, es coautor de este informe.
Andreas Gross: La cuestión es que es un alemán de derechas, muy severo y no tiene piedad con ningún ruso. Tiene una idea muy clara... Pero usted tiene que preguntarle sobre tales detalles, pero tal vez... No estoy seguro de que él los conozca. Creo que el equipo de Browder en Londres sería el más calificado para hablar de estos dos documentos. (Una cita tomada entre las prisas durante la entrevista)
Desgraciadamente, el Sr. Schirmer no aceptó ser entrevistado.

A partir de los correos electrónicos filtrados en 2017, se puede tener una idea de lo agitadas que se pusieron las cosas después de que se anunciara el estreno de la película en el Parlamento Europeo. Günter Schirmer hizo revisar urgentemente las traducciones de los dos "testimonios de Magnitsky". Un empleado ucraniano escribe: "De hecho, los nombres de (...) A.K. Kuznetsov y de un investigador, P.A. Karpov, se mencionan en el acta de interrogatorio de testigos a partir del 5 de junio de 2008, para ser exactos: El nombre de Kuznetov se menciona 14 veces, el de Kaprov 13 veces".

El Sr. Schirmer escribió triunfalmente a Andreas Gross, copiando en Bill Browder: "En efecto, Magnitsky incriminó a Kuznetsov y a Karpov en su primera declaración, el 5 de junio, a la que hizo referencia de nuevo el 7 de octubre".

Como juez experimentado, el Sr. Schirmer debería conocer la diferencia entre una "mención del nombre", como escribió su socio ucraniano, y una "acusación". Magnitsky mencionó muchos nombres durante el interrogatorio del 5 de junio de 2008, entre ellos los de los colegas de Browder Ivan Cherkasov (10 veces), Vadim Kleiner (8 veces), Eduard Khareitdinov (6 veces) y los directores fraudulentos de Browder Paul Wrench (11 veces) y Martin Wilson (12 veces), entre otros. Lo que no menciona es el robo de impuestos que asciende a 230 millones de dólares. Magnitsky no acusa a los policías Karpov y Kuznetsov del robo de impuestos ni el 5 de junio ni el 7 de octubre de 2008, y ni siquiera menciona sus nombres durante el interrogatorio del 7 de octubre.

Andreas Gross

Andreas Gross, político del Parti Socialiste Suisse.
Es extremadamente difícil creer que tal confusión manipuladora de los términos haya sido involuntaria. Andrei ha estudiado cuidadosamente el informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que ha demostrado ser parcial e incompleto. En este informe "independiente", Andreas Gross toma prestados los argumentos de Browder en su totalidad, recibiendo asesoramiento y documentación del equipo de Browder.

Browder basa su argumento principal en la afirmación de que la única razón por la que Magnitsky fue arrestado, torturado y finalmente asesinado brutalmente se debió a sus revelaciones y al informe del crimen que había investigado. En el informe, supuestamente acusó a los agentes de policía por su nombre. Sin embargo, si usted lee las actas del interrogatorio cuidadosamente y sin prejuicios, no encontrará ningún rastro de una queja que detalle una investigación, por no hablar de alguna evidencia que le parezca peligrosa a alguien. No fue una denuncia criminal, y no fue la razón de su arresto.

Magnitsky había sido objeto de investigaciones policiales desde 2004, en calidad de asesor fiscal y contable de las numerosas empresas ficticias de Browder, sospechosas de evasión fiscal.

Antes de que se convocara a Magnitsky en octubre de 2008, la prensa rusa ya había informado ampliamente sobre el fraude de la devolución de impuestos de 230 millones de dólares y sobre la investigación policial del caso (10.04.2008 Izvestia, 24.7.2008 Vedomosti", 25.08.2008 Kommersant, 23.09.2008 Delovoi Vtornik). El nombre Magnitsky no aparece en ninguna parte. Incluso Bill Browder habló de los 230 millones de dólares en la emisora de radio Eco Moscow a finales de julio de 2008, sin mencionar a Magnitsky ni ninguna de sus revelaciones heroicas.

Así pues, se produjo un fraude importante, que fue informado por la prensa y que estuvo bajo investigación durante meses. Un contador fue citado para ser interrogado porque estaba a cargo de las compañías ficticias a cuyas cuentas se reembolsaron los 230 millones de dólares. Magnitsky, el contador, mencionó en una frase un "robo de fondos del presupuesto del estado" porque el investigador le había preguntado al respecto. En una frase muy larga y sinuosa, Magnitsky dijo que ese robo fue descubierto por un abogado llamado Khareitdinov. Los comentarios se referían principalmente a la defensa de Khareitdinov, un miembro del equipo de Browder, sospechoso de fraude. En otras palabras, Magnitsky trató de desviar las sospechas que existían sobre él y sus colegas. En cualquier caso, él no habla de una investigación sensacional y detallada de un fraude y no acusa a los oficiales de la policía.

Imaginen cómo se vería esto en Occidente: se sospecha que las empresas ficticias de un gran fondo de cobertura han sido utilizadas en un fraude financiero y la gerencia en cuestión tomó una oración y una palabra adecuada de un interrogatorio de su presunto empleado y afirmó que se trataban de pruebas indiscutibles de la heroica denuncia del empleado, una investigación detallada del asunto y una acusación justificada contra la policía que investigaba el caso. En Occidente, tales "pruebas" serían objeto de burla. Pero cuando se trata de Rusia, eso es suficiente como coartada para el sospechoso de un supuesto crimen internacional de cuello blanco.

Es sorprendente que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, evidentemente impregnada de prejuicios y arrogancia, acepte esa incompetencia y, lo que es peor, actúe bajo la influencia indebida de un poderoso gestor de fondos de cobertura sospechoso de haber cometido delitos financieros.

Andreas Gross elogió el talento de Bill Browder en su discurso ante la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa:
Andreas Gross: Es la historia de un estadounidense que ganó dinero, hizo buenos negocios en tiempos salvajes, que supo sacar provecho de los vacíos legales... bueno, de las malas leyes. No es que hiciera negocios y se enriqueciera porque estaba robando... (cita de la película)
Como la publicación de la respuesta de Andrei al artículo de opinión de Gross en el FAZ fue rechazada por el equipo editorial, él tuvo la última palabra sobre la cuestión de si Magnitsky había acusado a los oficiales. Pero luego, inesperadamente, el Sr. Gross tuvo un problema con este informe en los Estados Unidos.

El caso Prevezon se había hecho más conocido en los Estados Unidos que el propio caso Magnitsky. En 2013, Browder interpuso una demanda contra una empresa llamada "Prevezon", alegando que se había beneficiado del caso Magnitsky, lo que condujo a procedimientos legales. En casos similares, Browder ha acusado a varias empresas de varios países de haber recibido supuestamente parte de los 230 millones de dólares robados. Luego emitió sus comunicados de prensa, en los que afirmaba haber seguido el dinero del asunto Magnitsky por todas partes. ¡Si Browder ha encontrado el dinero robado, entonces finalmente su historia debería ser perfecta de la A a la Z!

En realidad, ningún tribunal en el mundo ha probado que Browder rastreara el dinero. Inesperadamente para Browder, el propietario de Prevezon, Denis Katsyv, inició una contraofensiva para defender su reputación con la ayuda de un equipo de abogados estadounidenses de alto nivel.

Los agentes judiciales persiguieron a Browder durante un año y medio para entregarle una citación. Cuando finalmente tuvo que declarar bajo juramento ante el tribunal, en el video de su declaración a menudo parecía ser un acusado. Durante este interrogatorio se comprobó que varios puntos clave de su historia sobre Magnitsky simplemente no eran verídicos.

Browder intentó confiar en la autoridad de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en este juicio y aportar pruebas en su informe de investigación sobre el caso Magnitsky. El juez estadounidense William H. Pauley (Juez Federal del Distrito Sur de Nueva York) rechazó el informe de Gross por los siguientes motivos (Transcripción de la audiencia ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York, 3 de mayo de 2017; páginas 32-34):
"Al leerlo, tiene una carencia de fiabilidad. (...) No parece haber habido nunca una audiencia real después de la difusión del informe de Gross o cualquier borrador de su informe." (...)

"No hay pruebas de que se haya llevado a cabo una audiencia real con las debidas garantías procesales.

Por último, el inicio de este informe parece haberse basado en una serie de acontecimientos que ponen en tela de juicio ciertos problemas de motivación. El informe Gross cita "trabajos anteriores" de la asamblea sobre la muerte de Magnitsky. Uno de los acontecimientos que puede haber influido en la investigación desde el principio es la interferencia de William Browder con el trabajo de la asamblea.

En junio de 2011, al parecer Browder "realizó una intervención en un seminario parlamentario" en una reunión de la comisión que finalmente autorizó la participación de Gross en la conducción de su investigación.

Además, el informe Gross está repleto de declaraciones de testigos que simpatizan con Magnitsky y Browder, entre otros. Hay varias personas que fueron pagadas y dirigidas por el Hermitage para investigar eventos relacionados con Magnitsky que fueron entrevistadas por Gross.

Aunque Gross cita ciertas conversaciones que mantuvo con funcionarios rusos y los documentos que recibió de ellos, esas referencias quedan eclipsadas por las declaraciones y opiniones de Browder, Hermitage y otras partes con intereses propios". (...)

"En otras palabras, el informe Gross es toda una novela y lo digo en términos de hipérbole". ["Piece of work" en el original, es decir "toda una obra", pero con connotación de ironía.- NdeT]
Los entes públicos de radiodifusión alemanes tienen la tarea de garantizar la diversidad de opiniones al no estar vinculados por intereses económicos o estatales. La diversidad de opiniones y la independencia se consideran primordiales. "Esta independencia debe preservarse contra los intentos de ejercer influencia". ¿Cómo puede ZDF/ARTE explicar su rechazo a proyectar el documental de producción independiente Der Magnizki Fall, que ellos mismos aprobaron editorialmente? La película fue censurada bajo la presión de un poderoso gestor de fondos de cobertura estadounidense.

En las cartas de los abogados, ZDF/ARTE no afirma que las afirmaciones de Nekrasov en la película sean falsas. La investigación del caso fue seguida y acordada por los editores de la televisión. La razón principal por la cual se retiró la película es porque nos negamos a retirar completamente a Bill Browder de la misma cuando así lo exigió la redacción. Él retiró su consentimiento retroactivamente después de darse cuenta de que la película no había resultado a su favor. La petición es absurda, ya que Bill Browder es el protagonista de la película; en general, el periodismo de investigación no sería posible en tales condiciones.

Nadie nos ha demandado hasta ahora. Esto tampoco es necesario cuando se tiene el poder de impedir que las personas implicadas cuenten su historia, lo que en nuestro caso hubiera sido la proyección de la película tal y como estaba prevista originalmente.

Traducido al inglés a partir del original en alemán - publicado por primera vez en Telepolis el 15 de julio de 2018.