El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, anuncia el aumenta de la presencia militar de su país en Polonia, so pretexto de lo que llama "la amenaza rusa".
El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence (izq.), y el mandatario de Polonia, Andrzej Duda, Varsovia, 2 de septiembre de 201
© AFP
El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence (izq.), y el mandatario de Polonia, Andrzej Duda, Varsovia, 2 de septiembre de 2019.
"No podemos olvidar que tropas rusas aún ocupan ilegalmente algunas zonas de Ucrania y Georgia", indicó el lunes Pence, antes de anunciar "la próxima llegada de 1000 nuevos soldados" estadounidenses a Polonia, que había prometido la Casa Blanca.

En una rueda de prensa conjunta con el presidente de Polonia, Andrzej Duda, en Varsovia, capital polaca, el alto funcionario de la Casa Blanca recordó que los nuevos efectivos se sumarán a los alrededores de 4500 que ya estacionados en ese país europeo.

El vicepresidente estadounidense subrayó que la existente cooperación militar entre ambos países tiene sus raíces en que Polonia es un socio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por Washington, por lo que debe ser protegido ante amenazas eventuales.

Andrzej Duda, a su vez, hizo notar que su país aumentará la compra de un nuevo armamento estadounidense dentro de sus planes de modernización del Ejército.

En el campo energético, Pence, asimismo, dejó claro que EE.UU. "nunca" permitirá que Polonia tuviera que "depender de Rusia a la hora de tener las luces encendidas o para el desarrollo de su economía".

La suspensión del visado para los polacos también fue anunciada por el vicepresidente estadounidense, una medida que reflejaría, de acuerdo con Pence, "la realidad de que nuestros países son "rodzina" (familia, en polaco).

Rusia ha denunciado un nuevo despliegue militar de EE.UU. cerca de sus fronteras, una medida que sería preludio de "nuevos despliegues a gran escala". Además, considera la decisión "un fuerte golpe" a un acuerdo sellado en 1997 entre Rusia y la Alianza Atlántica para restringir la acumulación militar en los países de Europa oriental.

EE.UU. ha aumentado el número de sus tropas en varios países bálticos, como Polonia, Estonia, Letonia y Lituania, en medio de una escalada de tensiones entre el Occidente y Rusia por la crisis de Ucrania.