La OMS, los medios de comunicación y los gobiernos nacionales nos han dicho desde hace semanas que el COVID-19 es una pandemia parecida a una plaga que está o va a diezmar la población mundial. A un mes del encierro total en Occidente y gran parte del resto del mundo, verifiquemos sus propias estadísticas para medir hasta dónde ha llegado su "plaga"...
netflix covid-19

Si se siente como si estuvieras viendo una mala película, es porque la estás viendo
Comencé a recopilar datos el 26 de marzo y elegí lo que entonces eran los diez primeros países más "infectados": China, Italia, España, EE.UU., Alemania, Irán, Francia, Suiza, el Reino Unido y Corea del Sur. A estos añadí las estadísticas mundiales así como Australia (sólo porque vivo aquí) y el 12 de abril de 2020 añadí (y antedaté) a Suecia como grupo de control de un país "sin encierro" (aunque Corea del Sur tampoco tuvo encierros generalizados).

También mantuve las estadísticas de los diez primeros países con más muertes, a partir del 26 de marzo: Italia, España, China, Irán, Francia, EE.UU., el Reino Unido, los Países Bajos, Alemania y Bélgica. Obviamente añadí el total mundial, incluyendo Australia y Suecia para mantener la coherencia con la lista anterior.

Durante todo el proceso, quise establecer lo siguiente:
  1. Los totales de infecciones diarias (numéricos).
  2. Aumento diario de las infecciones (numérico).
  3. Los totales de infecciones diarias (porcentaje de la población total).
  4. Aumento diario de las infecciones (porcentaje de la población total).
Quería registrar lo mismo para las estadísticas de muertes:
  1. Los totales diarios de muerte (numéricos).
  2. Aumento de la mortalidad diaria (numérica).
  3. Los totales diarios de muerte (porcentaje de la población total).
  4. Aumento de la mortalidad diaria (porcentaje de la población total).
A esto también añadí una columna en la que calculé el promedio de la tasa de mortalidad diaria en el mundo desde el "inicio" de la "crisis", el 25 de enero, hasta el 26 de marzo, asumiendo un total constante de ~152.000 muertes en el mundo al día por todas las causas, y luego calculé las muertes de COVID-19 como un porcentaje de esto.

No he tenido en cuenta en mis datos el aumento diario de la población por nuevos nacimientos (lo que daría una imagen más exacta); en cambio, he asumido simplemente poblaciones estáticas para el mundo y para cada país. También asumí generosamente que todos los datos proporcionados por la Universidad Johns Hopkins son correctos. Registré los datos de Johns Hopkins una vez al día exactamente a las 10:00 de la mañana, hora estándar del Este de Australia. Para los datos de muertes de los Estados Unidos, China y Australia, utilicé la fuente del Worldometer debido a que allí se cuentan como países enteros y no por ciudad/estado como en el sitio web de la Johns Hopkins (¡me ahorró algo de trabajo!)

Pues bien, encontré algunas cosas raras en los datos. El 5 de abril, las "infecciones" diarias de Francia fueron 5 veces más altas (~25.000) que cualquier otro día. El 15 de abril, las "infecciones" de Francia fueron claramente corregidas a 6.514 casos menos que el día anterior. Como sólo registro los datos una vez por día, esto era evidente. La corrección más alarmante fue la de los datos de EE.UU. para el 14 de abril. Sólo en ese día hubo un aumento de 127.306 casos, cerca de 4 veces más que cualquier otro día para los EE.UU. Este número había sido modificado posteriormente a un nivel más bajo el 15 de abril, una disminución general de 77.426 casos. De manera similar, el 14 de abril, se contabilizaron 2.019.320 casos en todo el mundo. Esta cifra había sido corregida hacia abajo el 15 de abril a 1.973.715, una disminución de 45.605 casos con respecto al día anterior.

En cuanto a los datos de muertes, las anomalías se produjeron en Francia el 3 de abril, cuando se registraron casi 3 veces más que la media de muertes diarias de COVID-19. Los datos de muertes en Francia fluctúan enormemente a partir de este punto, algunos días registran 1.000 o 1.400 muertes por día, otros 500, otros 800. En Bélgica se duplica la tasa de mortalidad registrada a partir del 8 de abril, al igual que en los Estados Unidos. La mayoría de los demás países tienen datos de muertes relativamente estables.

Otras rarezas incluyen a Irán, que registra aumentos diarios notablemente pequeños de aproximadamente 0,002 a 0,005% de la población total por día para sus infecciones, y de 0,0001 a 0,0002% por día para las muertes. En comparación con otras poblaciones, algunos países, a pesar de los encierros, exhiben los mayores aumentos diarios de infecciones, en el rango de 0,011-0,017% de población por día (España), y 0,007-0,010% por día (Italia). Suecia, sin aislamiento forzoso excepto para los mayores de 70 años, ve un promedio diario de infecciones del 0,003-0,006% de toda su población por día. Corea del Sur no impuso el aislamiento en todo el país; sus infecciones casi han cesado.

La mayor sorpresa viene cuando realizamos un giro de 180 grados en los porcentajes de infección. Notaremos que el número 99% se convierte rápidamente en un tema repetitivo. A partir de hoy, 15 de abril:
El 99,994% de la población de China no está infectada.
El 99,729% de la población de Italia no está infectada.
El 99,817% de la población de EE.UU. no está infectada.
El 99,633% de la población de España no está infectada.
El 99,842% de la población de Alemania no está infectada.
El 99,91% de la población de Irán no está infectada.
El 99,798% de la población de Francia no está infectada.
El 99,698% de la población de Suiza no está infectada.
El 99,858% de la población del Reino Unido no está infectada.
El 99,979% de la población de Corea del Sur no está infectada.
El 99,889% de la población de Suecia no está infectada.
El 99,974% de la población de Australia no está infectada.
El 99,974% de la población mundial no está infectada.
Los datos de muertes son básicamente una proporción de 10 veces menos que lo anterior, así que ni siquiera me molestaré en enumerar por países el hecho de que el 99,99% de la población de la mayoría de los países sigue viva a pesar de un "virus devastador" que se supone que nos está diezmando por millones.

Además, de las aproximadamente 12.462.000 muertes totales en el mundo por todas las causas desde el 25 de enero de 2020, asumiendo la cifra de 152.000 muertes diarias según el World Factbook, sólo el 1,01% de ellas son atribuibles a nuestro "devastador" COVID-19. Esto significa que el 98,99% de las personas que han muerto desde que comenzó el "brote" no murieron a causa de COVID-19. Y, como dije antes, esto asumiendo generosamente que los datos de muertes proporcionados por Johns Hopkins son correctos.

Debería quedar claro para cualquiera que pueda pensar, que estamos viviendo en un caso clásico del cuento del niño que gritaba: "¡Ahí viene el lobo!", mezclado con el cuento El rey desnudo.
Sobre el autor

Joshua Michael vive en Sydney con su esposa y no ha logrado perder un día de trabajo como conductor de autobús a tiempo parcial debido al COVID-19. Le gusta el pensamiento crítico y desafiar la metanarrativa cultural. Actualmente está llevando a cabo un programa de postgrado que investiga la interacción entre la mitología antigua caanita-hebrea y la física del plasma.