Imagen
© EFE
Lonquimay, uno de los núcleos más afectados por las nevadas en Chile.
Los desórdenes climatológicos no dan tregua en el continente americano. Mientras que en el Cono Norte EE UU padece una ola de calor que ha causado ya 24 muertes, en la zona sur del continente el gobernador de la provincia de Cautín, en la Araucanía de Chile, Miguel Mellado, declaró ayer el estado de emergencia en ocho zonas debido a las intensas nevadas que han cubierto el centro del país y mantienen aisladas a 6.000 personas.

En EE UU el calor sigue siendo alarmante. Las ciudades de Washington y Chicago han alcanzado temperaturas de hasta 40 grados. En Nueva York la fuerte humedad genera una sensación térmica que alcanza los 46 grados. El Servicio Meteorológico estadounidense aseguró que el calor no cederá y que se esperan aún marcas históricas en los termómetros.

Por su parte, los chilenos están padeciendo una grave crisis debido a las inclemencias del tiempo. Las nevadas han obligado a cerrar el tráfico aéreo hacia Lonquimay, en la región de Araucanía. Ahora se intenta despejar las vías terrestres que llevan hasta este enclave montañoso. Entre tanto, el número de afectados asciende a 24.983 personas.

.