Traducido por el equipo de Sott.net

Islandia ha elevado el nivel de alerta de erupción del volcán más activo del país, el Grímsvötn, tras varios terremotos recientes.
Grímsvötn volcano iceland
© Euronews
El Grímsvötn está situado en una zona remota del centro de Islandia.
Las autoridades dijeron el lunes que uno de los terremotos cercanos se registró con una magnitud de 3,6.

Pero aunque la actividad sísmica había aumentado, las autoridades dicen que no han detectado ningún temblor que haya provocado un aumento del magma subterráneo.

El volcán entró en erupción por última vez en 2011, generando una importante nube de ceniza que interrumpió parcialmente el tráfico aéreo en toda Europa y canceló 900 vuelos.

Sin embargo, la erupción fue mucho menos grave que la del volcán Eyjafjallajökull en 2010, que canceló 100.000 vuelos y dejó varados a diez millones de pasajeros.

El volcán Grímsvötn está situado en una zona deshabitada e inaccesible del centro de Islandia, bajo un enorme glaciar.

Ya había estado bajo vigilancia tras una inundación relacionada con la ruptura de un lago glacial, que podría desencadenar una erupción.

El lunes, la Oficina Meteorológica de Islandia (IMO) elevó su nivel de alerta a "naranja" debido a la "alta actividad sísmica".

Un aviso de nivel "rojo" significa que una erupción es inminente y que la emisión de cenizas volcánicas probablemente perturbará el tráfico aéreo.

"Esta actividad sísmica puede deberse a la disminución de la presión por encima del volcán, a medida que las aguas de la crecida abandonan el lago subglacial Grimsvötn", dijo la IMO.

Las erupciones recientes de Grimsvötn se han producido aproximadamente cada cinco o diez años.