Traducido por el equipo de Sott.net

Los bomberos que trabajan para evitar que se quemen más casas en el borde de un pueblo de montaña en el norte de Arizona fueron tratados con chubascos dispersos y temperaturas más frías en las primeras horas del viernes, pero no se esperaba que el clima favorable durara, ya que se pronosticó que vientos más feroces azotarían partes de Arizona y todo Nuevo México durante el fin de semana.
Smoke drifts from the Tunnel Fire north of Flagstaff, Arizona, this week.
© Reuters
El humo del Tunnel Fire al norte de Flagstaff, Arizona, esta semana.
La combinación de vientos fuertes, temperaturas más cálidas y condiciones extremadamente secas harán que la atmósfera esté "más o menos con esteroides", dijo Scott Overpeck, con el Servicio Meteorológico Nacional en Albuquerque, Nuevo México.

"Esto no es típico", dijo, mirando hacia adelante a lo que podría ser el crecimiento explosivo del fuego el viernes. "Este es realmente uno de esos días en los que tenemos que estar atentos y estar preparados".

Las condiciones meteorológicas complicarán la lucha contra una media docena de grandes incendios forestales que arden en el suroeste estadounidense.


En Arizona, las llamas, que se extienden hasta 30 metros, han arrasado esta semana los barrios rurales cercanos a Flagstaff.

El rápido avance de las llamas del incendio del Túnel ha obligado a evacuar al menos 765 viviendas desde que estalló el domingo. Las autoridades dijeron el jueves que al menos 30 casas y numerosos edificios habían sido destruidos, y los ayudantes del sheriff dijeron que más de 100 propiedades estaban afectadas.

En la mañana del viernes, el incendio de más de 21.000 acres estaba contenido sólo en un 3%, y Dick Fleishman, un funcionario de información, dijo que los bomberos estaban preocupados por las líneas de defensa que podrían no mantener el fuego bajo control durante los fuertes vientos.


En Nuevo México, los bomberos están luchando contra un incendio al noreste de Santa Fe. Al menos un avión cisterna pudo unirse a la lucha contra las llamas el jueves, pero las condiciones meteorológicas harían imposible su despliegue el viernes, dijeron las autoridades.

Los responsables del incendio dijeron que sin apoyo aéreo y sin cuadrillas trabajando directamente en las líneas de fuego debido al clima, se esperaba un crecimiento explosivo.

"Definitivamente se está perfilando una situación muy peligrosa", dijo el sheriff del condado de San Miguel, Chris López, durante una reunión comunitaria el jueves por la noche, en la que rogó a los residentes que se tomaran en serio las órdenes de evacuación.

El viernes por la mañana, las autoridades comenzaron a evacuar varias comunidades pequeñas en los valles al noreste del incendio, ya que los funcionarios esperaban que éste alcanzara algunas de esas zonas al final del día. Dijeron que las llamas podrían extenderse hasta 13 millas (20 km) en esa dirección. También se cerraron varias carreteras de la zona.

Los incendios forestales se han convertido en una amenaza durante todo el año en el oeste, dadas las condiciones cambiantes que incluyen el derretimiento de la nieve más temprano y la lluvia que llega más tarde en el otoño, han dicho los científicos.