Una delegación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense se ha reunido con el movimiento talibán de Afganistán en la capital qatarí, Doha, por primera vez desde que las fuerzas estadounidenses mataron al líder de Al Qaeda, Ayman Al Zawahiri, en julio, informó el sábado la CNN.
Ghani Baradar
© Fatih Aktaş - Agencia Anadolu
El representante especial de Estados Unidos para la reconciliación en Afganistán, Zalmay Khalilzad (izquierda), y el cofundador de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar (derecha), firman un acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes, en Doha, Qatar, el 29 de febrero de 2020.
La cadena indicó que David Cohen, subdirector de la CIA, encabezó la delegación estadounidense y Abdul Haq Al-Wasa, jefe de la inteligencia talibán, la afgana.

La agencia citó fuentes estadounidenses que indicaron que Cohen estuvo acompañado por el representante especial del Departamento de Estado en Afganistán, Tom West, que ha estado en contacto con los talibanes desde la retirada estadounidense de Kabul el año pasado.

Según las fuentes, las dos partes discutieron la liberación por parte de Estados Unidos de los fondos congelados afganos y la liberación de un prisionero estadounidense detenido por el movimiento, así como la lucha contra Daesh, que lanza constantemente ataques contra los talibanes.

Los talibanes anunciaron la detención del director de cine estadounidense Ivor Shearer, mientras filmaba en la zona donde fue asesinado Al-Zawahiri.

El asesinato de Al-Zawahiri por parte de Estados Unidos enfureció a los talibanes, que describieron el ataque como una violación de la soberanía afgana y del acuerdo de Doha que puso fin a la guerra de 19 años en el país en 2021.

Sin embargo, Washington advirtió en su momento al movimiento afgano que el acuerdo de Doha estipula que los talibanes no darán refugio a los terroristas después de que las fuerzas estadounidenses se retiren de Afganistán, subrayando la necesidad de que "los talibanes se comprometan con esta" condición.