A partir del 1 de diciembre el ejército israelí reforzará las sanciones para quienes huyan del servicio militar y no se reincorporen a su unidad dos meses después de que el 7 de octubre estallara la guerra en Gaza.
saldos israelis
© Al Mayadeen
La sentencia puede oscilar entre uno y tres días de prisión por cada día de ausencia, en comparación con períodos de prisión más cortos en el pasado.

En el ejército israelí en la actualidad hay 2.000 soldados que desertan, la mayoría de los cuales pertenecen al ejército regular. Huyeron durante el período anterior al 7 de octubre y cientos de reservistas no se han incorporado al servicio.

Un soldado de la reserva que presta servicio en el norte dijo al Canal 12 israelí: "Estamos sufriendo por falta de alimentos y equipo. Dormimos en mantas y ambulancias para combatir el frío y sin donaciones estaríamos en una situación muy difícil".

Hace aproximadamente un mes, el Canal 12 informó que "la Fuerza Aérea de Israel había transferido a Israel cientos de soldados regulares y de reserva del ejército de ocupación de toda Europa".

Al inicio de la agresión contra Gaza el ejército israelí anunció la convocatoria de 300.000 soldados de reserva, como parte de la guerra que libra en la Franja de Gaza.

Los servicios de seguridad están estudiando la posibilidad de reducir el número de soldados de reserva y despedir a algunos de ellos, debido al daño causado al mercado por su ausencia de los lugares de trabajo y asentamientos.

Miles de tropas de ocupación anunciaron anteriormente que no se unirían al servicio debido a su oposición a las reformas judiciales que quería imponer el Primer Ministro Benjamín Netanyahu. Hubo advertencias generalizadas de que esta cuestión afectaría la disuasión y la preparación militar de los soldados.