Alemania se enfrentará a la desindustrialización si las empresas siguen trasladando su producción fuera del país, advierte el director general de un gigante siderúrgico de ese país, Gunnar Groebler. En sus palabras, la negativa del Gobierno germano de importar recursos energéticos rusos ha empeorado el clima económico industrial.
industry furnace
© Sputnik / Maxim Bogodvid
De acuerdo con la Cámara de Comercio e Industria alemana, el 32% de las empresas encuestadas se inclinan por invertir en el extranjero, en medio de "la preocupación por un futuro sin gas ruso", resalta al respecto Financial Times.

Gunnar Groebler, director ejecutivo de la siderúrgica Salzgitter, la segunda mayor empresa siderúrgica alemana, advirtió que los grandes usuarios de energía de Alemania deben comprometerse con el país como base para evitar la progresiva desindustrialización de la mayor economía de Europa.

"Si seguimos esta tendencia, a nuestro país le espera la desindustrialización", afirmó Groebler al medio británico.

El gerente subrayó que si los suministradores de materias primas para la industria, como el acero y los productos químicos, abandonan Alemania debido a los altos precios de la energía, se corre el riesgo de perder toda la cadena de valor.

El producto interno bruto (PIB) alemán disminuyó un 0,2% en el segundo trimestre y probablemente caerá otro 0,1% antes de finales de 2023, de acuerdo con varios economistas citados a mediados de octubre. Recientemente, el Tribunal Constitucional alemán prohibió al Gobierno pedir nuevos préstamos, por lo que el país se enfrenta a una congelación de los gastos públicos.