En solo un año, la Administración de Joe Biden ha gastado el 40% de la reserva estratégica de petróleo de Estados Unidos, hasta conducirla a su nivel más bajo en 30 años, informó 'Fox News'.
Joe Biden
© AP Photo / Evan Vucci
En una entrevista con la cadena, el presidente de la Asociación de la Industria del Petróleo y el Gas de ese país, Tim Stewart, explicó que semejante crisis amenaza la seguridad estratégica y nacional del país. Restaurar la reserva será "muy caro y largo", y está claro que no ocurrirá en un futuro próximo.

Según informa el medio, la actual presidencia norteamericana planea comprar 2,7 millones de barriles de petróleo para reponer una reserva de emergencia muy mermada.

El año pasado, la Casa Blanca vendió más del 40% de la reserva estratégica, en un intento de frenar la subida de los precios del combustible por la coyuntura mundial. Como resultado, las reservas del país norteamericano están en su nivel más bajo desde principios de la década de 1980.
"La reserva estratégica de petróleo se diseñó originalmente para hacer frente a las interrupciones del suministro de petróleo, no necesariamente para hacer frente a los altos precios. Hasta el año pasado, el mayor gasto fue de 31 millones de barriles durante la operación militar Tormenta del Desierto. Durante el huracán Katrina, se gastaron de allí 30 millones de barriles", explica Stewart.
"Pero hace poco más de un año, la Administración Biden inició esta mayor reducción de existencias de nuestra historia porque necesitaban sobrevivir a un ciclo electoral, ni siquiera a un huracán o a un conflicto militar importante. Y ahora nuestras reservas están en su punto más bajo en 30 años. Es el más bajo desde 1983".

"El pasado otoño, cuando el petróleo se desplomó a 70 dólares el barril, nuestra Administración empezó a hundirse en este atolladero. Según su último anuncio, las reservas se repondrán en 12 millones de barriles en enero. Eso la deja con sólo 168 millones de barriles para volver a los niveles de 2021 y otros 300 millones más o menos para reponer toda la reserva. Eso va a ser muy caro y llevará mucho tiempo".

El presentador del programa señaló que "se trata de una amenaza a la seguridad nacional. Nadie sabe lo que puede ocurrir en el futuro, qué acciones militares o desastres naturales pueden llevar a la necesidad de recurrir a la reserva estratégica de petróleo, y ya se ha agotado en un 40%".

Stewart, respondiendo a eso, dijo que el otro problema es que el país necesita invertir en refinerías para que puedan procesar más crudo ligero y bajo en azufre, como el que produce EEUU.

"Pero la Administración Biden ha dejado claro con sus medidas reguladoras que hará todo lo posible para dificultar también eso.
"Así que se han puesto literalmente en un aprieto, y mientras tanto estamos hablando de seguridad estratégica e internacional. Si se produce una interrupción importante, vamos a tener muchos problemas".