Los Países Bajos volvieron a importar gas natural licuado (GNL) ruso en septiembre, tras una pausa de tres meses, de acuerdo con el análisis de Sputnik de las estadísticas del país. La adquisición tiene lugar luego de que las autoridades del país anunciaran el cese de las importaciones del combustible desde Rusia.
Gas Yamal
© Sputnik / Evgeny Odinokov
En un mes, Moscú exportó a Ámsterdam 211,5 millones de metros cúbicos de hidrocarburos por 109 millones de euros. En este contexto, en términos mensuales, las importaciones neerlandesas de Rusia en su conjunto aumentaron un 5,3%, hasta 410,5 millones de dólares.

El ministro de Clima y Energía neerlandés, Rob Jetten, declaró en abril que el Gobierno estaba trabajando para dejar de importar GNL desde Rusia, e incluso que el país había dejado de firmar nuevos contratos de gas y buscaba la cancelación de los acuerdos preexistentes. Tras el anuncio, las importaciones cayeron bruscamente casi un 30% en mayo y se detuvieron por completo en junio, julio y agosto.

En noviembre, el ministro de Energía ruso, Nikolái Shulguínov, afirmó que Rusia no había cerrado la dirección occidental del abastecimiento energético y seguía siendo un proveedor fiable de gas, incluso en las condiciones actuales.