Es otro efecto del polvo volcánico que hay en el lugar. Les quita visión y con ello les impide trasladarse para buscar comida. Además detectaron parásitos que las debilitan. Calculan que ya se murió la mitad de los animales.

Imagen
© Daniel Feldman
Los ovejas se quedan ciejas y los animales se mueren. El panorama en la meseta es desolador y, lo que aun es más preocupante, con el verano el problema se podría acentuar.
La ceniza no sólo mata. También le provoca a los animales una ceguera que se puede prolongar durante muchos días y que lo convierte en más vulnerable todavía. También aparecen parásitos que en el cuerpo de las ovejas que la debilitan hasta causarle la muerte. Los parásitos pueden dejarlo tan débil que están expuestos a contraer neumonía. Así lo confirmó a Jornada, el veterinario Gustavo Simón quien reside en Esquel pero también cumple funciones en la zona de la meseta central de la provincia.

"La ceniza provoca conjuntivitis, irritación e inflamación de los ojos. Entonces se produce un hematoma en la córnea que no deja pasar la luz. Aparecen manchas rojas y blancas en los ojos del animal y esta ceguera, si bien puede considerarse pasajera, se puede prolongar por mucho tiempo. El animal no puede andar por el campo y prefiere quedarse quieto".

Simón dijo que para poder recuperar a los animales se utilizan colirios pero no todos los productores pueden comprarlo. "Entonces se recurre a remedios caseros como el te negro que se le pasa por los ojos a las ovejas para aliviarla y que pueda recuperar la vista lo antes posible. Pero no siempre funciona".

Estas dolencias son una consecuencia más del efecto devastador que la ceniza está provocando en los campos de Chubut sobre todo en las localidades de Gan Gan y Gaste. En esta última la situación es desesperante. Hay campos prácticamente tapados por la ceniza. Lugares donde llega a casi un metro de altura. Los animales mueren y la gente del campo no encuentra consuelo. Andar entre las sierras es muy dificultoso y cuando el viento sopla con intensidad la gente no puede desarrollar con normalidad sus tareas al aire libre.

El presidente de la comuna rural, Rolando Jara, calificó la situación como "desesperante" y se mostró muy molesto por la actitud del Gobierno nacional de no mandar ayuda a la provincia. "Yo se que puede haber problemas políticos. Pero ¿qué le hicimos nosotros al Gobierno nacional para que nos trate así?", se preguntó. "Sólo queremos que nos ayude como lo hace con otras provincias porque de lo contrario los productores de Gastre van a desaparecer".

Jara recordó que "cuando Néstor Kirchner venía a la provincia nosotros teníamos la obligación de ir a verlo, pero ahora nadie se acuerda y nos tiene marginados". Y dijo que están preparando "fotos y un video para entregarle a la presidenta Cristina Kirchner el viernes" cuando visite Rawson. "Ahí se va a enterar que la ceniza también castigó a Chubut. Ustedes mismos lo ven. Los animales se caen en medio del campo a esperar la muerte. Están débiles porque no tienen comida. Y además la ceniza les pesa en el cuerpo por lo que no pueden caminar".

El titular de la comuna dijo que admira a la gente porque a pesar de todo mantiene el buen humor. "Pero está con mucha bronca. Ve que pasa el tiempo, que cada vez hay más ceniza y nadie viene a ver como estamos. Necesitamos ayuda ya porque de lo contrario la ganadería y los productores van a desaparecer".

Al igual que en Gan Gan, la gente perdió más del 50 por ciento de sus animales. Ovejas, chivas, vacas y caballos aparecen tirados en el medio del campo. Y nada se puede hacer. La falta de agua y de comida les resulta letal. Algunos agonizan durante tres días antes de morir. Y hay una gran cantidad que no puede parir porque está débil.

La recorrida por cascos que están ubicados en las afueras de Gastre permitió comprobar el desastre que la caída de ceniza del volcán chileno provocó en toda la zona. Los productores están desalentados y muestran su indignación. Saben, además, que esto durará varios años. Y que si no llueve con fuerza o no se producen nevadas la situación va a empeorar. "No nos queremos imaginar lo que va a pasar cuando llegue el verano. La mortandad de animales va a crecer aún más. Nosotros necesitamos una ayuda inmediata porque de lo contrario será mucha la gente que se quedará sin trabajo en los campos y muchos también los animales que van a morir", aseguró Jara quien también es productor y sus campos han quedado prácticamente tapados por la ceniza. "Esto hay que verlo. Yo les pido a todos quienes tienen poder de decisión que se den una vuelta por Gastre para comprobar que lo que contamos en Rawson es verdad. Hasta ahora acá no ha venido nadie. Por eso yo les agradezco a ustedes que estén en estos lugares para mostrarles a todos que la situación en los campos es caótica. Por eso tenemos bronca, mucha bronca. Pero estamos dispuestos a resistir. La gente del campo es así", dijo Jara.