Imagen
© Desconocido
La producción orgánica ayuda obtener alimentos más sanos y naturales.
Desde hace muchos años se celebra en más de 150 naciones el Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre). Esta fecha fue instaurada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) con la finalidad de enfatizar en la búsqueda de soluciones al problema del hambre en el mundo.

En el último informe presentado por la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) se destacó la preocupación que existe por el alza en los precios de los alimentos, ya que serían los países pobres los más vulnerables a la inseguridad alimentaria.

Cambios en la producción

Para Kelvin Cueva, técnico del proyecto de Desarrollo Forestal ante el Cambio Climático de la FAO, "las variaciones en el clima inciden en el calendario de producción que tienen los agricultores porque sus cultivos se dan en ciertos meses secos o de lluvias según las plantaciones". Este desequilibrio en la planificación de las cosechas repercute directamente en la alimentación de las poblaciones.

Según el experto, los productores ven más sensible a que sus cultivos se pierdan por lo que optan por trabajar con productos más resistentes o cambiar el aprovechamiento del suelo. "Por ejemplo, en las partes altas de Chimborazo ya se ha observado que han reemplazado la producción de alimentos por pastizales para la ganadería", menciona.

Por esto, se estima que en el futuro existirán menos áreas de producción de alimentos y este problema hará que se encarezca la comida.

El Banco Mundial determinó que en 2010-2011, la elevación de estos costos llevó a aproximadamente 70 millones de personas a la pobreza extrema.

Otro factor que complicará esta actividad será la presencia de plagas por la variación climática, que desencadenará el uso de plaguicidas y, por ende, la disminución de la calidad.

Región potencial

Por su parte, el experto de la FAO reconoce que Latinoamérica es muy importante "por el tema de diversidad genética que se podría aprovechar para revalorizar los cultivos que necesitan ser resistentes al clima. Esos productos son vitales para implementar la base de alimentos a nivel mundial". Otro factor que influye es la variedad de nichos ecológicos que brinda mayor seguridad en la producción.

Fortaleciendo la agroecológico

"En Ecuador se ha avanzado bastante en la producción agroecológica, porque se busca pasar de una agricultura convencional a una amigable con el ambiente", enfatiza Kelvin Cueva, experto de la FAO.

Los agricultores han estado acostumbrados al uso de químicos para los cultivos, pero -según el especialista- es importante revalorizar las prácticas ecológicas de los pueblos porque ayudarán a adaptarse a los cambios del clima.