Un anciano de 83 años habría matado al pequeño Gerardo Vázquez porque "lo molestaba". Luego le cortó los brazos y lo arrojó a un pantano. Los papás denunciaron la desaparición y fueron torturados en la comisaría.

Imagen
© Síntesis de Esquina
La búsqueda de la criatura tuvo el peor de los finales
Luis Juani, uno de los detenidos por el asesinato del niño Gerardo Vázquez en Esquina, Corrientes, dio "a entender que él fue el autor del crimen", según declaraciones del fiscal de Instrucción Carlos Gallardo reproducidas por el diario El Libertador. Además, será investigado por la muerte de otra persona, hallada en el mismo lugar días atrás.

"Yo lo maté con un machete", se manifestó el imputado, cuando dio a conocer su relato a la policía. Al preguntarle por qué mato al niño, éste dijo "porque me sacó a mi madre", haciendo referencia a que lo insultó faltando el respeto a su mamá. Señala que lo hizo en una casa contigua a la suya. Luego de asesinarlo lo dejó en el lugar, en horas de la siesta lo tiró entre los yuyos y durante la noche lo llevó a la laguna.

La víctima y otros dos hermanitos, el mayor de 9 años, salieron hacia la casa de un familiar alrededor del mediodía del domingo 25. Pero la criatura no llegó a ese destino y empezó la dramática búsqueda. El trágico hecho tuvo como escenario una zona rural en el paraje Santa Librada, distante a unos 7 kilómetros del casco urbano de la ciudad de Esquina.

El fiscal se refirió sobre el caso como "uno de los hechos más horrorosos ocurridos en la historia de Esquina" y agregó que "con el correr de las horas tendrán más novedades". Y agregó: "Si bien el anciano no declaró, puede decirse que estamos en presencia del supuesto homicida".

De acuerdo a lo que la autoridad judicial detalló, a partir de las contradicciones se suscitó la indagatoria a la pareja. Al parecer, una información que emitió uno de los hermanos de la criatura llevó a un dato primordial: el pequeño Gerardo "se había quedado en el hogar (de los ancianos)" y, además habría reconocido que "la mujer les habría permitido ir a casa de su tía y estaba enojada". Así, dieron con el cadáver del nene de casi dos años.

Respecto de las tareas de allanamiento que tuvieron lugar en casa de la pareja detenida y en otro lugar donde el anciano hacía de "casero", el fiscal dijo que "se secuestraron ropas y elementos cortantes manchados con sangre que pudieron ser utilizados en el crimen de Gerardo". También sostuvo que el detenido "será indagado y podría existir una línea de investigación paralela sobre el otro cuerpo hallado días antes en el mismo lugar".

Gallardo fundamentó que "el cadáver de Gerardo está sometiéndose a la autopsia en la capital" provincial y agregó que "se estudia la posibilidad de que haya sido abusado sexualmente".

Además, cabe destacar que ambos, tanto Luis Juani (83) como su mujer Eusebia Gonzalez (71), habrían prestado declaración el jueves ante la juez Subrogante Lourdes Silvero. Los dichos de los detenidos son fundamentales; el funcionario judicial dijo que las primeras impresiones llevaron a considerar a Juani como "un hombre normal" y agregó también que: "seguramente se harán pruebas psiquiátricas para tener un panorama más certero".

Sobre la situación judicial de González, el fiscal aclaró que "en principio a la mujer se le podría imputar el delito de encubrimiento agravado" y sobre esta cuestión sostuvo que "esta madrugada estuvo variando sus estados de ánimo".

Gallardo además precisó datos sobre el lugar en el cual tuvo lugar el crimen. Sobre esto sostuvo: "Creemos que ocurrió en la misma casa". Éste fundamentó las razones que tiene para considerar esta cuestión, pues "el trabajo lo tuvo que hacer dentro de la vivienda para evitar ser observado", detalló.

Gerardo tenía un corte profundo en el abdomen. Las primeras investigaciones detallan que el autor del crimen tuvo por objetivo evitar que el cuerpo flotara y, respecto de esto agregó que "lo hizo convencido de que eso iba a ocurrir; abrió su abdomen para que el cuerpo no aparezca", explicó Gallardo.

En cuanto al cambio de ruta de búsqueda, expresó que se guiaron de los datos entregados por los hermanos del pequeño; destacó que puede existir una cuestión oculta aún que los pequeños no han revelado.

Gallardo declaró que: "Juani confesó el crimen del pequeño porque éste lo molestaba". Además, agregaron que lo habría confesado en medio de un quiebre emocional que lo llevó a blanquear el hecho.

Para los investigadores, lo más extraño es que los pequeños frecuentaban la casa de los detenidos. Además recalcaron que, a pesar de la apariencia normal que Juani presenta, "a veces divaga en lo que dice", sostuvieron.

La policía torturó a los padres

Ramón Vázquez hermano de Mario, padre del nene asesinado brutalmente por un vecino de 83 años, contó al diario Síntesis la trágica situación que atraviesan y sobre todo por la actitud de la policía local que torturó a los padres del menor, en momentos en que la víctima era intensamente buscada.

Señaló que llegaron desde Buenos Aires a acompañar a sus familiares y aprovechando el contacto con la prensa exigió "justicia, porque supuestamente está el autor y él tendría que estar torturado y no mi hermano que sin averiguar qué pasó fue torturado". Esto dice que sucedió ante la sospecha de los investigadores de que los padres habrían vendido a la criatura.

"Jamás se me cruzó por la cabeza que ese podría ser mi hermano. Esto no puede quedar así", indicó. Su hermano le comentó que fue bien esposado, lo colgaron, lo castigaron y le apuntaron con el arma en la cabeza y le colocaron la pistola en la boca, para que dijera a quién vendió el menor.

Dijo contar con imágenes que muestran los apremios ilegales que recibió de parte de efectivos de la Policía local, como patadas y trompadas, "tiene el ojo hinchado y además le pegaron con botellas de agua cargada con agua para no dejarle marcas. Es una barbaridad una extorsión totalmente, no estamos en la época de la tortura, para eso estamos en democracia", acusó ante Ramón Vázquez, tío del menor brutalmente asesinado por el vecino de confesó la autoría del hecho.

"Me decían que cante, que diga donde vendí a mi hijo".

En otra parte del relato a Síntesis, tomó intervención Mario Vázquez padre del menor asesinado quien ratificó ante la prensa los vejámenes que sufrió por parte de la Policía. "Me dijeron que yo vendí la criatura; les dije que no y me decían tenés que cantar, si no te vamos a matar".

Dijo que lo castigaron a patadas y trompadas por todo el cuerpo, la cabeza y los ojos. Todo sucedió durante la tardecita del día en que lo apresaron. Su señora fue esposada, "no sé si le pegaron. A mí me pusieron una bolsa en la cabeza y casi me ahogaron y ahí fue cuando le dije que maten si me iban a seguir castigando así".

Finalmente dos familiares más relataron el duro momento que atraviesan y volvieron a acusar directamente a la Policía de Esquina, "ellos no tenían por qué estar presos, debían estar buscando a su hijo. El asesino le abrió la panza para que mi sobrino se hunda, así como cortarle los bracitos. Pensamos que ellos tenían todo planeado, porque ella (Eusebia González de 71 años la concubina del anciano) se lo llevó solito a mi sobrino y a los otros hermanos los echó".