- La Asociación de Afectados por Campos Electromagnéticos de Navarra (Asanacem) entiende que este tipo de radiaciones podrían ser cancerígenas.

- Además, afirma que, con la instalación de sistemas wifi en los colegios, "se ha roto" el principio de precaución.
Redes wifi
© Paula Zubiaur ( Archivo )
Redes wifi que detecta el móvil desde Yamaguchi.
La Asociación de Afectados por Campos Electromagnéticos de Navarra (Asanacem) inicia este sábado en Burlada una campaña informativa para la retirada de los sistemas wifi de las escuelas, al entender que este tipo de radiaciones podrían ser cancerígenas.

Asanacem muestra en un comunicado su "preocupación" por la incidencia de las radiaciones de microondas de las últimas tecnologías, como el móvil, el wifi, los teléfonos inalámbricos DECT, antenas, líneas de alta tensión o transformadores y recuerda que la OMS las ha clasificado como un posible cancerígeno.

Además, agrega, la asamblea general del Consejo de Europa instaba en 2011 a los gobiernos europeos a aplicar el principio de precaución y proteger e informar a la población sobre las radiaciones de microondas, ya que "no se ha realizado ningún estudio completo sobre su seguridad a largo plazo".

La asociación considera que, con la instalación de sistemas wifi en los colegios, "se ha roto" el principio de precaución y aboga en ese sentido por "implementar la prevención especialmente en la población infantil y juvenil".

"También creemos que los trabajadores de los centros educativos tienen derecho a un entorno seguro, ya que la ley establece muy claramente el principio de protección de la salud de las personas", subraya Asanacem.

Para informar sobre estas cuestiones, se va a desarrollar en toda España una campaña informativa llamada "Escuela sin wifi" para que se retiren "cuanto antes" estos sistemas en los colegios y sean sustituidos por conexiones por cable o fibra óptica, "opción que garantiza la conexión a internet incluso con mayor velocidad y fiabilidad".

Otros países como Francia, Alemania, Inglaterra, Suiza, Austria o Canadá ya están retirando el wifi de escuelas, hospitales, bibliotecas y otros lugares públicos, afirma Asanacem, que resalta que "la salud de nuestros hijos y en general de toda la comunidad escolar navarra merecen la misma consideración", motivo por el que la entidad se ha sumado a esta campaña.